Fosun espera convertir a Lanvin en su figura más destacada

Fosun, que acaba de confirmar la adquisición de la casa parisina Lanvin, no es por el momento el grupo más fuerte en el mundo de la moda, pero tampoco es un novato. El enorme conglomerado chino, conocido por sus adquisiciones de todo tipo en una multitud de sectores de actividad, cuenta con una participación mayoritaria o, al menos, considerable, en cinco marcas a través de Fosun Fashion Group: Folli Follie (Grecia), St John (Estados Unidos), Caruso (Italia), Tom Tailor (Alemania) e Iro (Francia).


Colección de verano 2018 - Lanvin
 
Además de Lanvin, el grupo registró en 2016 una cifra de ventas de 9 400 millones de euros y tiene previsto añadir un nuevo nombre a la lista: La firma de lujo italiana La Perla. La casa especialista en lencería ha ampliado su actividad al prêt-à-porter femenino y arrancó en diciembre negociaciones exclusivas con Fosun. Aunque este periodo de negociaciones ya ha finalizado, ninguno de los dos actores ha hecho comentarios al respecto hasta la fecha.

Las dos casas entran en el terreno del lujo, un campo en el que el grupo ya se aventuró con la joyera Fabergé y con la marca americana femenina St John, especialista en punto. El resto de participaciones de Fosun son mucho más diversas en su posicionamiento. Iro, del que el grupo chino es accionista mayoritario desde el verano de 2016, está enfocado en el segmento del prêt-à-porter premium y mixto, con 36 boutiques en el mundo.
El sector de alta gama también entra en el terreno de juego de Fosun con Caruso, su firma masculina italiana. Mientras que la marca de accesorios y joyería griega Folli Follie se posiciona en gama media y la alemana Tom Tailor, de la que el grupo es primer accionista con el 30%, se ubica en la confecció de gran difusión.
Fosun Fashion Group opera en varios sectores al mismo tiempo, tanto en cuanto al tamaño de las sociedades como en cuanto al posicionamiento. Pero el grupo espera convertir a Lanvin en su nueva referencia, la lanza de su división moda, en cuanto a la notoriedad de moda parisina, como su historia y potencial internacional a ojos de su nuevo propietario.

Hasta ahora, su primera marca era más bien el Club Med  que el grupo privado fundó en 1992 por estudiantes de la prestigiosa universidad Fudan en Shanghai. El conglomerado puso la mano en 2015 en el especialista francés de ‘ciudad de vacaciones’. Desde entonces, la compañía desarrolla sus actividades en China y es este éxito al que un portavoz del grupo ha hecho referencia para explicar cuál podría ser la estrategia a seguir con Lanvin. “Es el mejor ejemplo de lo que Fosun quiere hacer. La estrategia para el Club Med y Lanvin es similar: trabajar junto a la compañía, dar el apoyo necesario y desarrollarla a nivel internacional. Naturalmente en China, pero no únicamente, al modo de la última ‘ciudad de vacaciones’ abierta en Japón”.

Apoyo financiero en primer lugar, para sacar a Lanvin a flote mientras la situación contable de la casa es precaria, para pasar al desarrollo después. Por el momento no hay pistas en cuanto al posicionamiento de la firma. Habrá aún que descubrir si el nuevo propietario validará el cambio de dirección creativo tomado por Olivier Lapidus el pasado verano en cuanto a las colecciones femeninas, que tantas críticas ha recibido y que ha aumentado la caída de las ventas.


Guo Guangchang, presidente del conglomerado Fosun - STR/AFP/Archives

Fosun registró entre 2013 y 2017 al menos  13 500 millones de dólares (11 000 millones de euros) en adquisiciones en el extranjero, según la firma financiera Dealogic. El frenesí de adquisiciones en sectores eclécticos, desde las finanzas a la farmacéutica, pasando por el turismo, financiados fundamentalmente mediante deuda, ha acabado por inquietar a los reguladores chinos, que dieron la orden el pasado año de verificar el riesgo de los grandes conglomerados privados del país. Pero el director general de Fosun, Wang Qunbin, desmintió en agosto “una investigación formal de los reguladores” contra el grupo.

El emblemático director de Fosun, Guo Guangchang es, según Forbes, la 16 fortuna china con activos cercanos a los 9000 millones de dólares. Bien conectado a nivel político, es visto como oráculo del mercado y calificado el "Warren Buffett" local. Su misteriosa desaparición durante varios días a finales de 2015 tuvo un efecto de tornado en la comunidad empresarial. Fosun comunicó algo tarde que Guo Guangchang estaba prestando “ayuda a una investigación judicial”.

Este hecho no apagó la sed de inversión del millonario, que se ha adjudicado Lanvin, probablemente antes de lanzarse a otras adquisiciones de moda.


Anaïs Lerévérend avec AFP

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER