Francia prohibirá la destrucción de productos sin vender, con la vista puesta en Amazon y las marcas de lujo

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció este martes una ofensiva contra la destrucción de productos de consumo no vendidos o devueltos que afectará a minoristas en línea como Amazon y a las marcas de lujo. El político indicó que la prohibición de destruir productos no alimentarios como ropa, electrodomésticos, productos de higiene y cosméticos entrará en vigor en los próximos cuatro años.


Ver desfile
​La marca británica Burberry escandalizó al mundo al revelar que quemaba productos sin vender por un valor de 32,24 millones de euros - Foto: Burberry - © PixelFormula

El anuncio se produjo después de que los partidos verdes aumentasen su representación en toda Europa en las elecciones europeas del mes pasado, sobre todo en Francia, donde el partido EELV obtuvo el tercer lugar con el 13,5 % de los votos.

Según la oficina del primer ministro francés, cada año se tiran o destruyen en Francia 650 millones de euros en productos de consumo nuevos, cinco veces más que las donaciones que se hacen de los mismos productos. La medida obligaría a reciclar o reutilizar estos productos.

"Es un despilfarro ofensivo, atenta contra el sentido común. Es un escándalo", declaró Philippe al anunciar la medida en un outlet de París.

La medida forma parte de un proyecto de ley sobre economía que se presentará en consejo de ministros el próximo mes de julio. Se aplicaría entre 2021 y 2023.

El ministro de Medio Ambiente francés, Brune Poirson, prometió en enero una ley para hacer frente al despilfarro, después de que un documental mostrase cómo Amazon destruye millones de productos devueltos por los consumidores.

Con imágenes captadas por cámaras ocultas, el documental del canal M6 mostraba contenedores de productos no vendidos o devueltos en un almacén de Amazon que se destruyen según los acuerdos firmados entre el gigante en línea y los minoristas externos.

La marca británica Burberry escandalizó al mundo el año pasado al revelar que quemaba ropa, accesorios y perfumes sin vender por un valor de 28,6 libras al año (32,24 millones de euros) para evitar que se vendan más baratos. El objetivo era mantener la exclusividad y la mística del lujo de la marca y quedó claro que la práctica es relativamente común en la industria.

La oficina del primer ministro francés explicó que se prevén arreglos especiales para el sector del lujo. Habrá excepciones para los productos que no pueden utilizarse después de una determinada fecha.

El presidente Emmanuel Macron ha tratado de mostrarse como un simpatizante del movimiento verde, especialmente en la lucha contra el cambio climático.

Pero su imagen se vio empañada cuando el destacado activista Nicolas Hulot, a quien Macron nombró ministro de Medio Ambiente, abandonó el Gobierno estrepitosamente el pasado mes de agosto alegando que sus compañeros hacían muy poco por frenar el cambio climático.

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © AFP. Todos los derechos reservados. La reedición o redifusión de los contenidos en esta pantalla está expresamente prohibida sin el consentimiento escrito de AFP.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterLujo - OtroIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER