Gaultier explora el circo de la mano del payaso blanco y de los felinos

Jean Paul Gaultier costura otoño-invierno 2013 - PixelFormula
París - El payaso blanco se convirtió el miércoles en musa del modisto francés Jean Paul Gaultier, quien desarrolló la estética del circo para moldear una colección otoño-invierno de alta costura con referencias felinas y bolsillos en forma de cucurucho.

"Siempre me ha influido el cine", aseguró Gaultier tras el desfile, aunque "aquí era más (Federico) Fellini, y los payasos", sobre todo "una película suya que se llamaba 'Los clowns' ("I clowns", 1970)", explicó.

El modisto también destacó la canción de David Bowie "Ashes to Ashes", en cuyo videoclip "aparece un vestido de payaso".

La otra referencia de la colección fueron los felinos, y Gaultier citó el filme de Fellini "Roma", "en el que hay mujeres pantera".

El desfile, que comenzó con las notas de "La pantera rosa" ("The Pink Panther"), se celebró en las instalaciones de la firma, en el tercer distrito de París, en presencia de la actriz francesa Catherine Deneuve.

Las manchas del leopardo salpicaron medias, puños, estolas o abrigos, en una colección que rehuyó utilizar ningún tipo de piel, ya que Gaultier prefirió explotar las posibilidades del satén, los cristales Swarovski, el cuero o la seda para imitarla.

El gorro marinero se estiró en un pico más propio del circo, en un tocado que se convirtió en "leitmotif" de una presentación cuyos diseños fueron bautizados con nombres procedentes del universo "del cine, del teatro, de las novelas".

Así, la silueta "Lady of the Rings" ("Dama de los anillos") contó con motivos circulares bordados con cristales de Bohemia en el busto del vestido que se extendió en una falda de tul con estampados esféricos.

Para representar "Life on Mars", Gaultier desenfundó un vestido en "glitter" con tirabuzones multicolor en lamé, que rodeó con una boa que imitaba un zorro.

"Los pantalones son un poco como chaparreras (prenda que recubre las perneras, que se suele usar para montar a caballo)", describió Gaultier, quien explicó que así resultan "bolsillos como cucuruchos de frutas o de helado".

Su intención era exagerar las caderas, porque "la mayor parte del tiempo se intenta disimularlas y son bonitas", justificó.

Antes de que desfilara la novia, cerró la pasarela el modelo "Black Panther" ("Pantera negra"), que vistió Nabilla, una joven procedente de la telerrealidad francesa que imitaba zarpazos con los brazos, mientras sonaban rugidos en la sala.

A la joven que se case, Gaultier le propone pantalones decorados con sus característicos inmensos bolsillos, en los que puede guardar, como hizo la modelo, pétalos de rosa.

El icónico corsé que Gaultier diseñó para Madonna desfiló sobre la pasarela como vestido de cóctel con circunferencias que rodeaban los pechos.

La innovación de esta colección llegó también de la mano de cilindros abultados que, superpuestos los unos a los otros, moldearon los vestidos.

Gaultier también jugó con la paleta de colores y, como si de un pincel se tratara, imaginó que un bajo en tul naranja emergía de un vestido negro y que la tinta descendía hasta los pies.

El rojo se exprimió en el "look" "True Blood", que combinó un abrigo en forma de bola en organdi con terciopelo, con un vestido en cota de malla, y el verde imperial se hizo terciopelo en el pantalón del modelo "Downtown Abbey".

Gaultier describió el universo de Fellini como "surrealista y poético", lo que recogió esta colección que también recordaba a la que Elsa Schiaparelli dedicó al circo y que Christian Lacroix ha retomado en una colección cápsula que presentó el lunes pasado en la semana de la alta costura de París.

© EFE 2018. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Lujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER