×
Traducido por
Natalia Carrazon
Publicado el
21 sept. 2017
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Glamour de los 80 en la Semana de Milán

Traducido por
Natalia Carrazon
Publicado el
21 sept. 2017

El glamour ochentero está de vuelta en Milán, aunque con un aire sofisticado y un acabado deportivo y descarado. Algo así como la nueva Dinastía, pero sin aquella cantidad de pelo, en las colecciones de 3 diseñadores extranjeros durante el día de apertura de Milán.


Alberta Ferretti primavera-verano 2018 - Alberta Ferretti


Take No. 21 de Alessandro Dell’Acqua fue una mezcla de picardía napolitana y complejidad milanesa fusionada a la perfección por este talento nacido en Nápoles.

Revelador pero nunca barato, sugerente pero nunca vulgar; el diseñador presentó faldas de tubo acabadas en plumas, deslumbrantes vestidos de lentejuelas u otros de cuero fruncido. Dell’Acqua también sabe cómo convertir las influencias deportivas - atléticos sostenes y chaquetas de campo - en conjuntos de noche, como ningún otro diseñador ahora mismo.

“Soy yo, mi ADN pero un poco más arreglado y urbano” sonrió Dell’Acqua, quien se mudó a Milán en los años 80 para trabajar con Gianni Versace. En el caso de que no se hubiera cogido la referencia a los 80, la banda sonora fue un remix del himno del rock de la década de Shout, Tears for Fears que salió en 1985.

Tranquilo pero desafiante, Dell’Acqua ha construido un negocio substancial con una nueva sede en la via Archimede y ha registrado una facturación de cerca de 50 millones de euros.

Para los enamorados de los 80 más disco, nada más parecido que Alberta Ferretti, quien, claramente, cambió la dirección de la línea de su firma. Ferretti abandonó sus románticas impresiones por una colección en monocolores y metalizados, con formas que resaltaban la silueta.

El desfile abrió con media docena estilismos de baño en color negro. Aunque el punto álgido de la colección fueron sus glamurosos diseños bad girl. Desde un mini vestido de cóctel repleto de lentejuelas bajo una llamativa chaqueta de nylon, hasta un brillante vestido plateado con un escote más que profundo, llevado por Izabel Goulart, novia del portero del Paris St-Germain Kevin Trapp.

Farrah Fawcett-Majors podría perfectamente haber estado sentada en la primera línea de este desfile, en el patio central de un maravilloso hospital renacentista. Aunque lo más destacado fue un fantástico mini vestido de fiesta de color plata metalizada acabado en incrustaciones de cristales, perfecto para una revival de Grace Jones. Si alguien no comprendió la referencia, la música del desfile fue el ultimate himno disco Upside Down, escrito por Nile Rodgers y Bernard Edwards de Chic e interpretado por Diana Ross.

El tercer talento en completar la revival fue Francesco Scognamiglio, original de la antigua ciudad romana de Pompeya. Su desfile puso el énfasis en el romanticismo más puro, aunque con un importante giro. Si bien en su trabajo ha coqueteado con volantes y fantásticos estampados florales, su gran idea de la temporada ha sido pintar con spray sus vestidos de cóctel de seda.

“De hecho, es el mismo tipo de pintura metálica que se usa para pintar con spray los Cadillacs”, confesó Scognamiglio  tras un gran desfile en una habitación llena de poderosas mujeres, en la histórica Sala delle Cariatidi del Palazzo Reale en la Piazza Duomo, la principal plaza de Milán.

Como precaución, los gigantes peinados de Dinastía no estuvieron presentes en ninguno de los desfiles. En el revival de los ochenta de Milán los peinados fueron, más bien, elegantes moños y trenzas bajas.

El desfile terminó con una Wonderland Party de Cristales Swarovski, una versión más moderna con de vestidos glamurosos y brillos para todos.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.