×

Green Carpet Fashion Awards: Premios para Donatella Versace, Suzy Menkes y la región de Calabria

Publicado el
today 25 sept. 2018
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Cate Blanchett, Julianne Moore y Cindy Crawford presentaron premios este año en los Green Carpet Fashion Awards en La Scala de Milán, la ceremonia de premios más glamurosa del continente, en una noche que empezó con una defensa a Italia.


Versace - Spring-Summer2019 - Womenswear - Milán - © PixelFormula


Un cuarteto de mujeres destacadas, la región de Calabria, criadores de Ganado lanar de Tasmania y dos billonarios italianos recogieron premios en la ceremonia que fomenta la sostenibilidad en la moda y celebra la artesanía local, que comenzó con una robusta defensa de Italia.

Abriendo la ceremonia, Carlo Capasa, presidente de la Camera Nazionale della Moda Italiana, el consejo de administración de la temporada de pasarelas en Italia, respondió a una historia del New York Times titulada “Dentro de la sombra de la economía italiana”, reclamando que cientos de trabajadores mal remunerados están siendo explotados en el sur de Italia para producir prendas caras para marcas como Max Mara, Louis Vuitton y Fendi.

“Según académicos Americanos de inmigración, alrededor de 12 000 costureras irregulares y no declaradas trabajan cosiendo prendas solo en Nueva York. En muchos países los trabajadores irregulares ni siquiera son contados. Entonces, en vez de decir que esto pasa en Italia, yo diría que pasa en todo el mundo”, dijo Capasa recibiendo un fuerte aplauso de un público formado por 2000 personas en el teatro de seis pisos.

“Sabemos que la fast-fashion tiene gran parte de la culpa. En Italia, todas las casas de moda de lujo están unidad para solventar el asunto de la explotación y el trabajo irregular”, añadía Capasa, alegando que habían reducido la cantidad de irregulares un 60% en los últimos años.

Los Green Carpets son obra de Livia Firth, esposa del actor ganador de un Oscar, Colin Firth, que se unió a Capasa en el escenario.

“Estos son los premios en los que devolvemos el corazón a la industria global de la moda. Oiremos historias de cambio transformativo y de soluciones reales para un futuro en el que la moda es finalmente sostenible”, dijo Firth, invitando al escenario a Pierpaolo Piccioli, Director Creativo de Valentino, para presentar el primer Visionary Award, que iría para la editora de moda Suzy Menkes.

“No es una tarea fácil escribir sobre Suzy…siento que estoy siendo invasivo con sus propios poderes y palabras”, decía Piccioli.

Aceptando el premio, la estatuilla de una diva con un vestido largo envuelto en una hoja, Menkes causo risas bromeando: “¡Qué extraordinario momento es aceptar este premio, ya que vosotros en el público siempre me veis vestida de morado y hoy voy de verde!”.

“Realmente admiro a Italia, porque sé que es el único país en el que todavía hay manos humanas produciendo ropa bonita”, añadía Menkes, la editora internacional de 21 ediciones internacionales de Vogue online, prolongando el aplauso.

Después, Moore entregó el Handcraft Award a los zapateros de Salvatore Ferragamo, antes de que un grupo de ellos se le unieran con abrigos blancos en el escenario. Por otro lado, su compañera Blanchett entregó el Eco Stewardship Award a cuatro criadores de ovejas de Tasmania, todos con sombrero en el legendario escenario, que ha acogido el debut de representaciones como Madame Butterfly de Puccini y siete óperas de Giuseppe Verdi.

La plaza central de la ciudad fue transformada en una serie de jardines durante los seis días de la temporada de Milán, que terminó el lunes por la mañana, y la fachada de La Scala fue cubierta por un tapete representando la naturaleza bucólica, aunque estaba hecho con 1600 kg de botellas de plástico recicladas. 

Después, las modelos Petra Nemcova y Emily Ratajkowski entregaron a Renzo Rosso y Diego Della Valle, propietarios de los imperios Diesel y Tod’s, los premios de Comunidad y Justicia Social. Mientras que el deseado premio a Mejor Diseñador Emergente fue para Gilberto Calzolari, cuyos vestidos hechos con filtros de café usados fueron gratamente admirados.

El CEO de Gucci de dos metros de alto, Marco Bizzari se arrodilló ante la escritora de moda Sinead Burke, que tiene acondroplasia y mide 1’06 metros.

“Gracias a Livia Firth por este premio excepcional. Gracias, Marco, por tus amables palabras. No se me ha escapado que le hayan preguntado al hombre más alto en la moda que me diera el premio”, bromeaba Burke, en el discurso más sentido desde el estrado.
 
“He estado enamorada de la moda desde mi niñez, para mí la moda es importante porque es la única industria con la que todos interaccionamos. Legalmente, debemos llevar ropa”, dijo Burke, ganando un mayor aplauso del público.

El último premio fue para Donatella Versace, entregado por Crawford.

“Sé que puede sonar evidente, pero se nos está acabando el tiempo para salvar el planeta. Si todo el mundo hiciera algo pequeño para contribuir, las cosas podrían mejorar increíblemente…pero es la única manera posible”, decía la diseñadora rubia ante un selecto grupo de unos 200 invitados que cruzaron la plaza y gozaron de una cena con risotto y gambas en el ayuntamiento de Milán, organizado por el alcalde Giuseppe Sala.