×
Publicidad
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
18 nov. 2022
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Haider Ackermann firma un desfile ultra enérgico para Fila en Manchester

Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
18 nov. 2022

Un antiguo depósito ferroviario en el sureste de Manchester, con la lluvia cayendo aquí y allá. La música suena en el enorme espacio oscuro. Este es el escenario elegido por Haider Ackermann para su regreso a la pasarela tras más de dos años de ausencia, con motivo de su colaboración con Fila, desvelada el jueves por la noche durante un enérgico desfile. El resultado es una colección con una fuerte estética deportiva en una paleta divertida y fresca.


La visión deportiva y sexy de los jóvenes por Haider Ackermann - Fila

 
Con shorts para correr llevados sobre leggings, chándales sueltos, pequeñas chaquetas de nylon, colores llamativos que se rozan entre sí (azul cielo, verde manzana, rosa salmón, amarillo ácido, naranja vitaminada), el espíritu es claramente noventero, como si el diseñador francés de origen colombiano hubiera ido a buscar su inspiración en las fiestas rave de la época con reminiscencias del norte de Europa al estilo de Ken Loach, para escupirlas treinta años después en una versión acelerada y contemporánea.
 
Los primeros modelos aparecen en la distancia en un halo de luz brillante, con un aspecto totalmente blanco. Se lanzaron a la interminable pasarela cándida, vestidas como Catwoman con un mono que resaltaba las curvas del cuerpo y un abrigo, o con trajes de nylon que las cubrían de pies a cabeza con guantes a juego, un poco como los trajes anti-Covid. Los colores se introducen poco a poco. Primero un verde fluorescente en un traje ajustado, un anorak brillante, una camiseta o un par de calcetines. Luego un verde más pronunciado en un gorro de lana.

De pronto aparecen los gráficos. Cuadros, grandes cuadros o rayas en blanco y negro, en shorts, pantalones de seda, impermeables reversibles forrados de verde, trajes de pantalón. A continuación, estalla el azul eléctrico de un vestido corto con recortes que dejan al descubierto los hombros, asociado a unas polainas y mangas de lycra desmontables, o el verde agua de un chándal oversize, seguido de elegantes conjuntos de punto monocromos, formados por pantalón y chaqueta de punto, en un verde brillante o azul turquesa.
 
También hay minishorts multicolores, bodys, sudaderas con capucha, vestiditos calados y trajes de baño de imitación de cuero. Los materiales técnicos elásticos moldean la silueta, envolviendo todo el cuerpo, desde las piernas hasta los talones, los brazos y las manos, e incluso la cabeza, que se envuelve en gorros de baño, para un aspecto futurista. 


Haider Ackermann al final del show - Fila

 
De repente, aparecen cuatro deportistas en leggings, con camisetas pegadas al cuerpo de colores contrastados (morado-naranja, verde-rosa, amarillo-turquesa). Avanzan a gran ritmo al ritmo de la música tecno minimalista que acompaña el espectáculo de forma repetitiva, hasta que alcanzan a una joven que se les adelanta, toda ella vestida de morado. Al final de la etapa, un grupo se desplaza hacia atrás, pasando los modelos que avanzan. La música se acelera y el ritmo también. Este ritmo sincopado se refleja en el logotipo de Haider + Fila, que recorre las piernas o las mangas, en el fondo de un punto o en los cuellos desmontables.
 
Haider Ackermann juega con los códigos del deporte. A través de los detalles, como el acanalado elástico de las mangas de las camisetas o las gafas de natación transformadas en gafas de sol retro. Un traje negro ribeteado con una trenza lateral de color recuerda el léxico del chándal. Un par de shorts para correr hasta la pantorrilla en terciopelo color chocolate. Una chaqueta clásica, con un bolsillo abotonado y una hilera de botones negros en el puño, está cortada en nylon amarillo fluorescente. Del mismo modo, un abrigo negro tradicional, también cortado en nylon, es impalpable.
 
"El deporte es el nuevo sexy", dijo Haider Ackermann entre bastidores.
 
"En comparación con el pasado, ahora todos los jóvenes hacen deporte, son mucho más conscientes del cuerpo que nosotros”, añadió. En cuanto a esta mezcla entre deporte y alta costura, "surgió de forma natural. Vemos tanta ropa deportiva en la calle que no es de extrañar. Es precisamente la infusión de la sastrería lo que le da más fuerza. Eso es lo que me gusta. Me gusta la idea de un traje deportivo", destacó.
 
"Para mí fue un nuevo enfoque. Quería buscar una forma de energía eléctrica con Fila, mientras que mi trabajo habitual es mucho más errante, romántico y distante. Aquí quise estar realmente conectado a la vida", afirmó el diseñador, que ha conseguido inyectar un sutil toque de moda underground en Fila.


Una silueta de la colección Haider + Fila - Fila


Conocido por su talento en los cortes y las construcciones, este inclasificable diseñador, influenciado desde hace tiempo por las culturas del mundo, se muestra en esta ocasión bajo una nueva luz... a la espera de desvelar otra de sus facetas el próximo enero al frente de la colección de alta costura de Jean Paul Gaultier.
 
"¡Este es el siguiente paso! Pasar de la ropa deportiva a la alta costura son dos mundos totalmente diferentes, pero al mismo tiempo similares, porque hablan del cuerpo", señaló.
 
Con la crisis vinculada al Covid, el diseñador conocido por haber impuesto una silueta atemporal y sensual, que también era el director artístico de Berluti, se vio obligado a suspender su marca de prêt-à-porter. Desde entonces, Haider Ackermann ha estado trabajando en una serie de colaboraciones.
 
Antes de Fila y Jean Paul Gaultier, trabajó en 2021 para la marca belga confidencial de alta gama para mujeres Maison Ullens. Cuando se le pregunta si tiene previsto relanzar su marca, fundada a principios de la década de 2000, y que estuvo expuesta en París hasta febrero de 2020, responde con una pirueta: "¡Ya os iré contando!"
 
Con este desfile, tras su colaboración con Y/Project y Glenn Martens, la marca deportiva italiana, propiedad desde 2007 del empresario surcoreano Gene Yoon a través de la empresa Fila Korea, adquiere aún más visibilidad, sobre todo porque ha invertido en un evento muy mediático. Cerca de 200 invitados asistieron a esta velada especial, que concluyó con una suntuosa cena a la luz de las velas, entre los que se encontraban numerosas personalidades, como la actriz estadounidense Chloe Grace Moretz, su colega inglesa Emma d'Arcy y la estrella Andrew Garfield.
 
También estuvieron presentes el actor australiano Cody Fern, su compatriota Jordan Barrett y el modelo español Manu Ríos. No podían faltar, por supuesto, las estrellas coreanas Krystal Jung y Kim Woo-Seok.
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.