Íñigo Larraya (L’Oréal): “Nuestro objetivo prioritario es llegar al consumidor dando mucha más información”

L’Oréal España reafirma su compromiso sostenible de cara a 2020, año clave para la consecución de sus objetivos, con la publicación de su primer informe de sostenibilidad. Varios hitos en sus páginas: de haberse convertido en el primer país neutro en emisiones de CO2 a contar con la primera fábrica seca del grupo, pasando por una apuesta por la igualdad, con un 59% de mujeres en los comités de dirección. Íñigo Larraya, director de responsabilidad corporativa del grupo en España, responde a las preguntas de FashionNetwork.com en una conversación sobre sostenibilidad, innovaciones, negocio, consumo y transparencia. ¿El objetivo? Ser cada vez más sostenibles y transparentes.

Íñigo Larraya, director de RSC de L'Oréal España - L'Oréal

FashionNetwork.com: ¿En qué contexto se publica el informe de sostenibilidad ‘Sharing Beauty With All’ 2017 en España?

Íñigo Larraya: Es el primer informe que publicamos a nivel nacional. Se publica porque, a nivel de grupo, tenemos unos compromisos muy ambiciosos de cara de 2020. En España hemos sido el primer país en ser neutro en emisiones de CO2, consiguiendo reducir desde 2005 el total de nuestras emisiones, aumentando la producción en un 12% en el mismo periodo de tiempo. Además, contamos con la primera fábrica seca del grupo a nivel mundial (ubicada en Burgos, ndr). Es un buen momento para la filial española por los resultados obtenidos y para dar un paso más en transparencia, dando a conocer al público todo lo que hay detrás del producto.

FNW: ¿Cuáles son las particularidades del mercado español en materia de sostenibilidad?

IL: En primer lugar, los grandes hitos de la filial como la reducción de las emisiones. En segundo, compartido con otros países, el hecho de que el 76% de los productos lanzados tienen un perfil social o medioambiental mejorado, lo que está realmente cambiando la forma en que trabajamos. En este año, el 100% de los productos que hemos puesto en el mercado, sean nuevos o renovados, han pasado por SPOT, una herramienta que nació en 2015 y es pionera en el sector del gran consumo. Ésta es capaz de evaluar el impacto social y medioambiental de cada producto para ponerle una nota final. Esto hace que cambiemos la forma en que trabajamos, tanto en laboratorios como con equipos de desarrollo y de marketing internacional, que tienen que demostrar que cada producto es mejor que el anterior, también bajo estos criterios. Se mide toda la cadena de valor: desde dónde se cultiva la materia prima, hasta cómo se produce, distribuye y se pone en el mercado. Queremos medir toda la huella que tiene un producto de principio a fin, hasta su fase de reciclaje o reutilización.

FNW: ¿Qué retos afronta L’Oréal para la transformación sostenible en España?

IL: Nuestros compromisos de cara a 2020 son reducir un 60% en materia de agua con respecto a 2005. El año que viene, con el proyecto de la fábrica seca ya estaremos reduciendo 30 000 metros cúbicos, llegando al 55%. Igualmente, que en vez del 76% de los productos sean el 100% los que cuenten con un perfil social mejorado, así como llegar a poder poner en manos del consumidor las informaciones que nos proporcione la herramienta SPOT. También queremos valorizar todos los residuos, algo que ya conseguimos en 2017, con el hito de por fin tener un 0% de los residuos fabricados tanto en sede como en fábrica que vayan a los vertederos. Como filial, nos queda un reto de tener más proyectos de economía circular y reintegrarlos en nuestra cadena de valor.

FNW: ¿Cuáles son las características del consumidor español y cómo se valora su compromiso e interés con la sostenibilidad?

IL: Cuando analizamos los estudios, en 2 años se ha pasado de que el 44% de los españoles estuviera dispuesto a pagar más por productos responsables al actual casi 70%. Se detecta esta tendencia, si bien vamos retrasados con respecto a otros países de la Unión Europea, como Alemania o Inglaterra, donde el peso de los productos naturales y los productos ecológicos certificados es mucho mayor que en España. Ocurre también en el sector de la alimentación, con un claro crecimiento de la alimentación ecológica, y la cosmética va a seguir esta dirección. Por otra parte, los jóvenes, ya no sólo como consumidores, sino como empleados o fans de empresas, buscan es estar en compañías con valores.

FNW: ¿Son fundamentales la educación y la comunicación para concienciar a los consumidores?

IL: Es verdad que todavía falta mucha educación para entender realmente lo que es un producto sostenible. Muchas veces, aún hay confusión en el consumidor a la hora de hablar de un producto natural o de origen natural, lo cual no quiere decir que sea más sostenible que otro. De ahí la importancia de la herramienta que hemos lanzado. Puedes encontrarte con productos veganos o de origen natural, sin necesariamente saber si se están produciendo con energías renovables, ahorrando agua, con criterios éticos, de dónde vienen las materias primas. Por lo tanto, es muy importante educar e ir mucho más allá en materia de información.
    
Además, a través de los ‘Sharing Beauty Talks’ intentamos fomentar el diálogo a nivel nacional, no sólo en el mercado de la cosmética, sino en el resto de sectores para generar un consumo más responsable. Nuestro objetivo prioritario es llegar al consumidor final dando muchísima más información, proporcionando datos de toda la cadena de valor para que la gente entienda realmente todo lo que hay detrás de un producto. Todavía queda mucho trabajo para que los consumidores entiendan lo que es un producto sostenible porque aún nos quedamos en lo que vemos por fuera, que es fórmula y envase, y hay mucho más por dentro.


Lanzamiento de productos sostenibles de L'Oréal en 2017 - L'Oréal

FNW: ¿Qué impacto tiene la sostenibilidad en el precio de los productos?

IL: No tiene por qué haber una relación lineal, los productos sostenibles no tienen por qué tener un precio más elevado. Muchas veces ocurre que son más caros de producir porque la materia prima en concreto proviene del comercio justo, se está pagando más a lo largo de toda la cadena de valor y, normalmente, se necesita más tiempo para generar economías de escala. Pero hay otro tipo de innovaciones que hacen que los productos sean más sostenibles y, a la vez, se consigue que sea más barato para el consumidor final, como puede ser un lanzamiento de 2017 en la división profesional ‘Source Essentielle’. El propio producto está completamente codiseñado con plástico reciclado y en forma de cubo para maximizar su transporte y lo bueno es que se compra y recarga en la peluquería, de modo que el precio se ve afectado a la baja. Dependiendo de la innovación, habrá veces que será más caro por su materia prima, las dificultades de producción o porque todavía no se ha generado un volumen suficiente, mientras que en otras puede conseguirse que sea más barato.

FNW: ¿Cómo organiza la compañía su trabajo en sostenibilidad, hay alguna división que lleve ventaja?

IL: Los dos pilares estratégicos de la compañía que avanzan más rápido son lo digital y la sostenibilidad, de forma completamente transversal en toda la compañía, aunque cada división pueda tener retos concretos. Por ejemplo, la división de lujo con Lancôme ha sacado su primera crema con la que se irá a comprar una recarga del producto, sin necesidad del frasco entero, lo que implica ahorrar y ser más sostenible al mismo tiempo. Hay innovaciones también en gran consumo, en materias de plástico. De aquí a 2025, el 100% de todo el plástico será reciclado. No hay una división por delante de otras, depende de las marcas, de los países. La política es transversal. No hay ningún equipo de marketing de cualquier división que no tenga que demostrar que su nuevo producto es más sostenible que el anterior. Si no, no se lanza.

FNW: ¿Cuál es la motivación de la actual transparencia que ha llevado a L’Oréal España a comunicar estos datos y a aspirar a que el consumidor cada vez esté más informado?

IL: Es un compromiso. Como empresa del siglo XXI tenemos que contribuir más a la sociedad y generar un valor añadido. En general, somos bastante prudentes con lo que comunicamos, pero ha habido un momento en el que llevamos una trayectoria en materia de sostenibilidad que pensamos que la gente tiene que conocer. Preferimos haber hecho los deberes y ahora empezar a comunicar, que no haberlo comunicado desde el principio. Por eso hacemos esfuerzos ahora, para que el consumidor final conozca todo lo que hay detrás y que un empleado que quiera venir a trabajar a L’Oréal sepa todo lo que hacemos y sienta orgullo de trabajar aquí.

FNW: Algunas compañías son acusadas de ‘greenwashing’, según el que el trabajo en materia de sostenibilidad es utilizado como herramienta de marketing. ¿Cuál es la postura de L’Oréal ante el ‘greenwashing’ como posible crítica?

IL: Esto ocurre cuando comunicas mucho sin haber hecho los deberes. En L’Oréal podríamos haber sido mucho más activos desde hace 10 años, sinceramente. Cuando se ven las cifras y todo lo que hay detrás, se demuestra que es algo que se ha convertido en un pilar estratégico de la compañía, integrado en todos los departamentos y que los números lo demuestran. El ‘greenwashing’ fue una moda hace unos años, ahora ya está todo mucho más certificado, tenemos todo revisado por terceras partes y auditado. Por lo tanto, para L’Oréal no representa un problema. Queremos ser transparentes, comunicar lo que hay detrás y que la gente pueda tener acceso a ello.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

PerfumeríaCosméticaPeluqueríaBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER