×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
16 feb. 2022
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Javier Goyeneche (Ecoalf): "Nadie es 100 % sostenible"

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
16 feb. 2022

Hay pocas palabras usadas más exageradamente en la moda hoy en día que sostenibilidad, aunque una marca que apuesta sinceramente por el concepto ecológico es Ecoalf.


Foto: Ecoalf



La marca con sede en Madrid ha estado reciclando desde sus inicios hace una década: primero con los arrastreros coreanos que recolectan desechos plásticos en el mar, y actualmente con más de 3500 pescadores en el Mediterráneo, que semanalmente recolectan desechos del fondo del mar.

Su eslogan, “There Is No Planet B”, ha sido copiado con frecuencia, pero constituye la base del espíritu particular y único de Ecoalf. En particular, un elemento clave en Ecoalf es que la marca renuncia regularmente a obtener un resultado final más importante para respetar su credo ecológico.

El mes pasado, Ecoalf se hizo con una ubicación privilegiada en Pitti, el salón de moda mejor organizado del mundo, con sede en Florencia. Esta semana nos reunimos con el fundador de la marca, Javier Goyeneche. Obtuvo el nombre de la marca de sus dos hijos, Alfredo y Alvaro, cuando tuvo la idea inicial de crear una marca de moda totalmente sostenible.


Javier Goyeneche - Foto: Ecoalf


 
“Pensé que lo más sostenible era no seguir usando los recursos naturales. Entonces, reciclar fue la solución. Pero con la misma calidad y diseño que las marcas que no reciclaban”, explica Goyeneche, dentro de la espaciosa nueva tienda de 150 metros cuadrados de Ecoalf en Le Marais, cuyas paredes y suelos de color gris pálido están hechos de una mezcla de algodón reciclado y cemento.

En 2009 no había buenos materiales reciclados disponibles, por lo que Goyeneche y su equipo comenzaron a desarrollar los suyos propios. Su santo grial comenzó con una mujer jubilada en Taiwán, que reciclaba botellas de plástico para hacer alfombras y luego se mudó a Corea, donde comenzó a crear telas hechas con redes de pesca de nylon desechadas.

Para 2013, finalmente lanzó la marca con solo seis chaquetas y dos mochilas. Hoy Ecoalf vende al por menor en más de 2000 puntos de venta a nivel internacional.
 
“Desde nuestra primera colección, hemos desarrollado más de 500 telas diferentes”, explicó Goyeneche, cuyo conocimiento de los textiles y los nuevos materiales a menudo lo hacen parecer más un científico que un ejecutivo de la moda.

Sorprendentemente, muchas de las telas tienen un tacto muy agradable, como las camisetas de algodón reciclado, que son suaves y un poco pequeñas pero esponjosas. Ecoalf también ha logrado evitar que el poliéster reciclado parezca demasiado brillante y lo hizo parecer prácticamente mate. Visto en algunos elegantes chalecos y abrigos dentro de la tienda parisina.


Línea femenina de Ecoalf


 
Su cachemir reciclado es posindustrial, generalmente de desechos, y la mayor parte de su lana proviene de Prato, el centro neurálgico del reciclaje de prendas italianas fuera de Florencia. Dentro de la tienda hay incluso un Ocean Room, una instalación con vídeos y testimonios de su proyecto en el Mediterráneo.

“Nuestro mayor programa es el reciclaje del océano. Con nuestro programa empezamos con unos pocos pescadores. Ahora tenemos más de 3500 pescadores con los que trabajamos; y más de 1000 toneladas de residuos recuperados del fondo del mar”, explicó Goyeneche.

Un patrocinador clave es Kingspan, que toma los restos de los desechos para usarlos en paneles aislantes. Kingspan, con sede en Irlanda, predice que reciclará 1000 millones de botellas para 2025.
 
Apuesto como una estrella de cine, Goyeneche es directo y franco. Cuando se le sugiere que la sostenibilidad es a menudo solo una estrategia de relaciones públicas y un lavado de marca por parte de las marcas de lujo, responde directamente.

“Sí, probablemente lo sea. Nadie es 100 % sostenible, eso es lo primero de lo que hay que darse cuenta. Mucha gente en la moda dice: 'Planeamos usar telas 100 % sostenibles'. Pero yo digo que el problema con ellos es que sus modelos comerciales no son sostenibles. No son solo los tejidos, tienen que ir mucho más allá. Tienen que tomar decisiones reales. Por eso no hacemos rebajas en Ecoalf. No hacemos descuentos. No sobreproducimos. Lo que significa que perdemos muchas ventas porque no tenemos exceso de existencias”, explica.

En 2014, Ecoalf dejó de fabricar su artículo más vendido: un forro polar. “Porque es el peor material del mundo. ¿Por qué? Porque está hecho de filamento roto. Entonces, cada vez que lavas un forro polar, vuelves a poner 20 000 pequeños filamentos en el agua”.
 
Ahora, Ecoalf solo trabaja con filamento continuo, y no mezcla materiales, lo que complica más las cosas.


 


 
“Comenzamos haciendo camisetas en algodón reciclado y poliéster reciclado, 50/50. Pero luego nos dimos cuenta de que esto era un desastre para la economía circular, así que a partir de 2016 lo detuvimos. Hay que aceptar que determinadas decisiones no son comercialmente positivas en términos de rentabilidad. Pero hay que llevarlas a cabo”, subraya el eco-emprendedor, que habla un inglés fluido, aunque con un fuerte acento.

“Estuve en Uniqlo en Londres recientemente, y tenían una pared que decía el denim más sostenible. Pero para mí no lo era. Porque su denim estaba hecho por una empresa cuya tela vaquera tiene un hilo interior de poliéster rodeado de algodón. Por lo tanto, nunca se puede reciclar. Y en la pared de enfrente, tienes 30 metros de forro polar, alegando que ahorran mucha agua, ¡pero en realidad es lo peor para el agua que puedes tener!”, afirmó con expresión disgustada.

Goyeneche señala que el algodón de los vaqueros reciclados suele ser muy débil, razón por la cual la gente usa poliéster. Pero eso significa que el material solo se puede reciclar hasta en un 15 %. Entonces Ecoalf no produce denim.

A pesar de las restricciones éticas en ciertas categorías de productos, Ecoalf está en auge. El año pasado, las ventas ascendieron a 39 millones de euros y Javier prevé un crecimiento superior al 50 % en 2022.
 
Ecoalf abrió su primera tienda en Madrid en 2013, con la trastienda como oficina de Goyeneche. Ahora tienen seis, incluida la de Barcelona, con planes de abrir en Milán este año. Mientras que a raíz de su última visita a Pitti, aumentaron sus puntos de venta italianos a más de 200.

No poseen fábricas y les gusta realizar las prendas donde recogen los desechos. Como las redes de nylon en España o el algodón reciclado en Portugal, explicó el CEO, mostrando redes de pesca recicladas convertidas en suaves bañadores azul medianoche y un gran impermeable elegante con cinturón y un acabado rígido.


Línea masculina de Ecoalf


 
“¡Me encanta la poliamida e incluso la prefiero al poliéster!” se entusiasma. “El problema es que no tenemos suficientes redes de pesca, incluso trabajando a lo largo de las costas mediterráneas españolas, alrededor de Cádiz e incluso en el noroeste de Galicia en el Atlántico. El mes que viene empezamos a trabajar en Francia, ya estamos en Grecia e Italia. Antes, cuando los pescadores sacaban sus redes, solían arrojar los desechos al océano. ¡Ahora nos los guardan!”.

Una vez a la semana, los camiones de Ecoalf recogen los residuos de decenas de puertos y luego los llevan a las plantas de categorización, lo que permite que el 68 % de los residuos vuelvan a su sistema. Además del reciclaje, Ecoalf utiliza todo tipo de materiales inesperados. Incluso hay una tela hecha de la fruta muerta del árbol Kapok de la India, utilizada en su nueva colección premium Ecoalf 1.0. Además, sus etiquetas vienen con códigos QR, que brindan información precisa sobre la composición textil en varios idiomas.

Definiendo su ADN como innovación, sostenibilidad y diseño, Goyeneche muestra looks clave, desde grandes plumíferos hasta hermosas camisas de lino indio. Ecoalf puede no ser muy vanguardista, pero sus siluetas son ciertamente favorecedoras, con materiales interesantes y unos objetivos valiosos.

 
 
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.