Karl Lagerfeld fallece a los 85 años

Karl Lagerfeld, el primer diseñador superestrella mundial de la moda y el director creativo de Chanel durante las últimas tres décadas, ha muerto este 19 de febrero por la mañana, en el hospital americano de Neuilly-sur-Seine, a los 85 años.


Karl Lagerfeld - DR

Su muerte marca el adiós del diseñador vivo más famoso del planeta, una figura enormemente enérgica que creó más de una docena de colecciones por año para tres marcas de moda, Chanel, Fendi y su propia casa homónima. Además de diseñar ropa, Lagerfeld fue el orador expatriado más ingenioso de París desde Oscar Wilde, el ilustrador vivo más distinguido de la moda, un fotógrafo con frecuencia brillante cuyo trabajo aparece en decenas de exposiciones y cientos de libros. Será mejor recordado como director creativo, desde 1983, de Chanel, dirigiendo una casa conocida por el estilo único de su fundadora y convirtiéndola en una marca legendaria por su calidad superlativa y su sentido de la elegancia. Hizo a Chanel la incontestable marca estrella en el firmamento de la moda, la marca de lujo con la que todas las demás son comparadas.

La capacidad de Lagerfeld para variar la estética era extraordinaria. Mientras que su propia marca se distinguió por una silueta neoexpresionista y un estilo gráfico estrictos, en Fendi repasó la historia de la moda creando formas escalonadas y a capas y colecciones altamente imaginativas, como las nuevas e innovadoras técnicas de la casa de pieles de Roma, como la piel tricotada o la piel de vison afeitada y recortada. En Chanel, reinventaba continuamente el ADN de la marca, sumergiéndose en la rica historia de Coco para modernizar su ADN distintivo: la característica chaqueta de cuatro bolsillos, los gemelos, tweeds masculinos, el pequeño vestido negro y sus accesorios clásicos, el bolso de cuero acolchado, los zapatos de dos tonos o las múltiples hebras de perlas.

Aunque recibió críticas como fotógrafo de moda, ya que algunos veían su trabajo demasiado rígido y planeado, era un fotógrafo de retratos altamente cualificado. Su libro "The Little Black Jacket" mostraba más de 100 retratos en blanco y negro de su extenso séquito de Chanel. Tuvo una la inaudita cantidad de 16 exposiciones en diferentes ciudades. La copia de mesa de pasta dura finalmente vendió más de 250 000 copias, el libro de fotografías de moda más vendido de todos los tiempos. Sus imágenes aparecieron en decenas de ediciones internacionales de Vogue, Elle, Madame Figaro y Harper’s Bazaar, a menudo en sus portadas.

Una industria virtual surgió de libros de y sobre Lagerfeld: Karl sobre la cocina, Karl sobre sus aforismos, uno de dibujos animados titulado "¿Dónde está Karl?", que cubre sus viajes y su círculo interno, muchos sobre sus amigos más cercanos cuando cumplió ochenta años, su gata Choupette. Fue caricaturizado en todo, desde Los Guiñoles hasta Grand Theft Auto VI, pasando por el clásico de dibujos animados Los Increíbles, donde la personalidad de Edna ‘E’ Moda es una mezcla de la de Lagerfeld y la de Diana Vreeland.


Saludo de Karl junto a su mano derecha, Virginie Viard, durante el desfile prêt-à-porter femenino de primavera-verano 2019 - PixelFormula

Era famoso por su look reconocible al instante: pelo blanco, gafas oscuras, collares altos, redingotes delgados, jeans ajustados y botas Massaro cubanas. Generalmente llevaba joyas, ya que Lagerfeld, el mayor coleccionista privado de broches de Belperron, unía sus joyas a las corbatas Hilditch & Key. Curiosamente para un fanático de los libros confeso, su biblioteca principal en Marne contaba con más de 300 000 libros, nunca escribió sus memorias. "Escribir sobre el pasado de uno mismo es el comienzo de la falta de un futuro", solía gruñir.


Un pasado voluntariamente borroso

A Lagerfeld le gustaba envolver sus orígenes e incluso la fecha de nacimiento en un misterio. No obstante, en general se acepta que Karl Otto Lagerfeld (más tarde abandonaría el Otto) nació el 10 de septiembre de 1933 en Hamburgo. Su propio padre, Christian Ludwig Otto Lagerfeld, era un empresario trotamundos que había presenciado el terremoto de San Francisco y escapó por poco de la Revolución Rusa antes de establecerse en Hamburgo como director general de la principal marca de leche en polvo de Alemania. Su madre, Elisabeth Bahlmann (nombre de nacimiento), era una vendedora de lencería de Berlín. La primera esposa de su padre murió dejando a Lagerfeld una media hermana, Thea, y tenía otra hermana llamada Martha Christiane.

Afirmaba que su apellido era de origen sueco, Lagerfelt. Al modisto le gustaba alardear de que un antepasado, miembro del Riksdag sueco, había sido uno de los dignatarios que saludó al Marshall Jean Bernadotte en los muelles de la ciudad cuando llegó en 1810 para ser elegido Príncipe Heredero. Sus primeros años los pasó en el frondoso suburbio de Baurs Park en Blankenese en Hamburgo. Después, la familia se mudó 40 kilómetros al noreste a Bad Darmstadt, una pequeña ciudad de unos 3500 habitantes, cuya población se disparó durante la Segunda Guerra Mundial con una afluencia de refugiados del este, prisioneros de guerra y personas sin hogar que escaparon del bombardeo aliado de Hamburgo. En mayo de 1945, el ejército británico requisó su mansión familiar, y su familia se vio obligada a dormir en un establo de dos habitaciones durante un año.

De pequeño, Karl fue precoz, pasaba horas dibujando, leyendo o recortando imágenes de chicas guapas en revistas, sentado en la terraza de la casa familiar. Lagerfeld se mudó a París en la mitad de su adolescencia, y terminó la secundaria en el Lycée Montaigne, comenzando una larga residencia en la orilla izquierda. Cuando el éxito trajo riquezas, residió en el palacio renacentista de la familia Pozzo di Borgo. Últimamente, vivía en un apartamento hipermodernista en el Sena con vistas al Louvre, decorado, bromeaba, "como un quirófano para niños prematuros".


La rivalidad con Yves Saint Laurent

Estudiando en la Ecole de la Chambre Syndicale de la Couture Parisienne en la rue St Roch, se hizo amigo de su compañero Yves Saint Laurent, tres años menor que él. La pareja saltó a la fama en 1954, cuando ganaron los primeros premios (Yves por un vestido y Karl por un abrigo) en el concurso de diseño del Secretariado Internacional de la Lana. Eso encendió una rivalidad que iba a durar 44 años, inicialmente amistosa pero luego profundamente amarga cuando la pareja de Karl, el aristócrata Jacques de Bascher, se convirtió en amante de Saint Laurent.

Las opiniones se dividirán para siempre sobre lo que se convirtió en el conflicto más legendario de la moda. Muchos en Francia consideraron a Lagerfeld como el talentoso pero celoso Salieri del Mozart de Saint Laurent. Sin embargo, mientras que la alegría de vivir de Mozart terminó en la tumba de un pobre, Saint Laurent ganó enormes riquezas pero murió como un miserable recluso en 2008, con 71 años. Su partida ayudó a liberar a Lagerfeld en una notable explosión de creatividad, un período de magníficos shows y colecciones para Chanel y Fendi, donde llevó el concepto del espectáculo de pasarela a niveles de sofisticación inauditos: viajando a la Gran Muralla China, al Lido de Venecia y abriendo La Habana a la moda.


Karl Lagerfeld, a la izquierda, e Yves Saint Laurent, tercero desde la derecha, in 1957 en el Prix du Secrétariat de la laine, precursor del International Woolmark Prize. Foto: Colección Karl Lagerfeld - Karl Lagerfeld collection particulière

Sus decorados de Chanel eran más elaborados que Cecil B. DeMille o un show de Broadway, recreando Versalles, un paisaje lunar o los residuos árticos en el Grand Palais. Un show mostraba una versión de falso hormigón de 50 metros de altura de la chaqueta Chanel, otro, un imponente león veneciano dorado, el animal de Coco.

Con su mano izquierda, escribió y dirigió una excéntrica serie de cortometrajes de ficción sobre la vida de Coco Chanel, mezclando hechos, ficción y mitos. Estaban protagonizados por estrellas cuidadosamente seleccionadas: como Keira Knightley, Diane Kruger, Vanessa Paradis, Kristen Stewart, Anna Mouglalis, Astrid Bergès-Frisbey, Rooney Mara, Julianne Moore y Cara Delevingne, cada nombre más brillante que el anterior. Bajo su mando, el taller de Chanel se convirtió en el laboratorio más innovador de la moda. Visto brillantemente cuando vistió a Moore cuando recogió el Oscar a Mejor Actriz por Still Alive en 2015, con un vestido de Alta Costura blanco hecho de 80 000 lentejuelas pintadas a mano, en el que que 27 trabajadores trabajaron un total de 987 horas. O a Nicole Kidman, con un vestido de gasa rosa en capas legendariamente hermoso en la misma ceremonia.

En su primer trabajo como asistente en Pierre Balmain en la década los 50, trabajó de manera servil pero aprendió las técnicas y los conocimientos que usaría para dirigir el taller de Chanel. Aunque le pagaban una miseria, una generosa asignación de su padre le permitió a Lagerfeld conducir por París en un Mercedes Gullwing. Como octogenario iba con chófer en un Bentley Continental o un Hummer.

En 1964, consiguió el primer trabajo importante en su carrera en Chloé. Inicialmente contratado por el fundador Gaby Aghion para diseñar solo dos looks por temporada, pero a finales de la década se había convertido en el creador líder de la marca. Creando los legendarios vestidos “nude” de Chloé, inspirándose en el taller de un estudiante del Barrio Latino y grabando anuncios de Chloé icónicos con Helmut Newton.

Irónicamente, aunque pasó su vida desarrollando un personaje único de Karl Lagerfeld, dedicó mucha menos atención a crear su propia marca. "Soy un arma de alquiler", afirmaba con frecuencia. Al final, su talón de Aquiles fue su propia marca, la cual fue comprada y vendida cinco veces en las mismas décadas, registrando pérdidas en la mayoría de los años. Sin embargo, tal fue su fama mundial en la era digital que su casa, llamada K Karl Lagerfeld, finalmente se volvió rentable en el siglo XXI. Aunque con estanterías llenas de artículos que horrorizaban a la mayoría de los fashionistas, como una serie de muñecos Karl. Reconociendo eso, comentó: “Cuando era más joven quería ser caricaturista. Al final me convertí en una caricatura”.

Pronto, abrazó la era digital, pero en última instancia, había algo en Lagerfeld de hombre del siglo XVIII, cuyo material preferido no eran la seda o la gasa, sino el papel. En una época en la que muchos diseñadores importantes no pueden, literalmente, dibujar, fue un prodigioso ilustrador. La curadora de su primera retrospectiva verdadera en Bonn en 2014, su musa intelectual, Amanda Harlech, señaló que tenía 40 000 bocetos para elegir.

“Diseño por tener flashes electrónicos. Veo eso y nada más. Mis bocetos se parecen a lo último. ¡No estoy vistiendo a alguien y escuchando a Verdi! Soy un diseñador", dijo una vez a Le Figaro.

Su gama se extendió desde el diseño de vestuario para cine, en particular El Festín de Babette, ganadora del Oscar, hasta la ópera, presentando producciones en La Scala, Milán, el Burgtheater de Viena y el Festival de Salzburgo. E incluso para divas el rock desde Madonna en su gira Re-Invention hasta la gira Showgirl de Kylie Minogue.


El inventor del Masstige

En noviembre de 2004, inventó de manera efectiva una nueva categoría de moda, Masstige, una unión de ropa a precio de mercado con marcas de prestigio, cuando diseñó la primera colaboración de diseñador con H&M. En dos días, su limitada gama de ropa para hombres y mujeres se agotó en varios cientos de tiendas de H&M, donde los fanáticos de la moda lucharon en mini-disturbios por la ropa.


Karl Lagerfeld rodeado de sus modelos tras el desfile Primavera -Verano 2010 - PixelFormula

Era estajanovista en sus hábitos de trabajo, incluso en vacaciones. Agosto siempre lo pasaba en St Tropez, desde un primer viaje en 1970 en el tren Bleu. Últimamente iba en jets privados a La Ramatuelle, donde dibujaba junto al mar durante semanas. Los editores nunca dejaron de sentirse impresionados por su conocimiento enciclopédico de la cultura, el diseño y los muebles franceses, su apreciación de las artes y su capacidad para hacer juegos de palabras en cuatro idiomas diferentes, siempre con una corriente de conciencia de ametralladora, casi escupiendo todo lo que sabía. Su juicio sobre su profesión elegida: "La moda no es ni moral ni amoral, pero puede elevar su moral". Considerado como un elitista, pero cortés, hablaba a las mujeres que barrían el suelo de Chanel con el mismo tono de voz con el que hablaba a una princesa o un multimillonario.

En sus últimos días, su amiga más cercana fue su querida gata Choupette. La señorita Choupette incluso inspiró una colección cápsula del diseñador alemán, gorros de punto con orejas de gato y bigotes de cuero, iPads y iPhones, o guantes de cuero sin dedos, como los que siempre llevaba Karl. Aunque muchas colecciones posteriores a menudo se dibujaban en iPads, sus momentos más felices probablemente los pasó trabajando con sus materiales preferidos: pluma y papel. Aunque, iconoclasta como siempre, en lugar de plumas, usaba lápices de ojos de Shu Uemura.

Aunque era el "arma contratada" mejor pagada en la historia de la moda, con un salario anual estimado de más de 30 millones de euros, Lagerfeld, a diferencia de la mayoría de los diseñadores, compraba poco más que libros, carteles alemanes de principios del siglo XX y una gran cantidad de propiedades. Pocos diseñadores serán tan generosos con los objetos e ideas: enviando regalos continuamente y notas de agradecimiento a un vasto círculo de amigos y editores influyentes.

En la era de Internet, se convirtió en el diseñador de moda más reconocible, rodeado permanentemente por fans a la caza de un selfie. “En Colette, me ponen un guardaespaldas especial. La gente casi ataca. Es realmente extraño, ya que no soy un cantante, actor o sex symbol”.

Como alguien que nunca bebió, fumó o consumió drogas, la longevidad era probable. Todos los familiares de Lagerfeld murieron hace muchos años. Su hermana murió en 2014, pero una "familia" mucho más grande de devotos de la moda en sus tres casas de moda prevalece. Al final, se quedó con un hermoso grupo de "hijos". Hombres jóvenes y astutos, que modelaron en los espectáculos de Chanel y se duplicaron como guardias de seguridad que lo protegían celosamente, como el modelo Brad Kroenig. Su claro favorito era su "nieto", el hijo mayor de Brad, Hudson Kroenig. No contiene una gota de sangre de Lagerfeld, pero muchos esperan que Hudson sea el destinatario principal en la voluntad del diseñador. Lagerfeld dijo, siempre mezclando la ironía con la verdad: “Me encantan los niños, siempre que no sean míos”.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

LujoGente
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER