×
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
24 nov. 2021
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Kering Eyewear crea una plataforma para evaluar el impacto de su cadena de valor

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
24 nov. 2021

Kering Eyewear adopta un enfoque sostenible con el proyecto Virtus. La empresa dedicada a las gafas del grupo de lujo francés Kering ha desarrollado una plataforma de intercambio de datos basada en la tecnología de cadena de bloques (blockchain) para medir el impacto ambiental de su cadena de producción.


Villa Zaguri cerca de Padua, hogar de la sede del fabricante de gafas - Kering Eyewear


Virtus, acrónimo de “Verified, integrated, reliable, trustworthy, unique and secure” (verificado, integrado, confiable, confiable, único y seguro), tiene como objetivo evaluar y rastrear todas las operaciones relacionadas con el sistema de producción de la empresa con sede en Padua, Italia.

"Todos los socios de la red de Kering Eyewear deberán conectarse directamente a la plataforma digital para registrar los datos y la información necesarios para verificar y confirmar que cada eslabón de la cadena se adhiere a los estándares de calidad y las prácticas ambientales, sociales y éticas de Kering Eyewear", dijo la compañía en un comunicado.

"Todos los datos cargados en el libro mayor de la cuenta brindan una trazabilidad total de los bienes manufacturados y siguen la ruta del producto directamente desde su origen, desde la fuente de las materias primas hasta el ensamblaje final y las certificaciones asociadas. Brindan un conjunto preciso, completo y confiable de cada acción realizada para la fabricación de las gafas de hoy y de mañana”, informó la marca.

En 2018 se lanzó un proyecto piloto de Virtus con cinco socios, que ahora han pasado a ser dieciséis. El objetivo es que Kering Eyewear, que actualmente cuenta con más de 20 proveedores clave, extienda esta plataforma "a toda la cadena de suministro desde principios del próximo año, con la participación directa de Certottica, el Instituto. Italiano de certificación de productos ópticos".

A través de esta iniciativa, el grupo "pretende fomentar una mayor transparencia y concienciar a cada parte interesada de su impacto en la cadena de valor".

“Después de una fase de lanzamiento de tres años, ahora podemos definir un plan de acción preciso y transparente para toda nuestra cadena de suministro, gracias a un análisis y un conocimiento detallados del origen y las características de cada componente y cada técnica de fabricación”, explicó Bárbara Lissi, directora de la cadena de suministro internacional de Kering Eyewear.

“Estamos convencidos de que la recopilación y el intercambio de información confiable, desde el abastecimiento de las materias primas utilizadas, son el medio más consistente y respetuoso de asegurar la calidad de nuestros productos y el cumplimiento de nuestros estándares éticos y estéticos”, añadió.

La empresa, fundada en 2014, diseña, desarrolla y distribuye colecciones de gafas de 15 marcas (Gucci, Cartier, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Chloé, Alexander McQueen, Montblanc, Brioni, Dunhill, Boucheron, Pomellato, Alaïa, McQ y Puma), a las que se suman las de la marca de lujo danesa Lindberg, adquiridas el pasado verano. En el tercer trimestre, Kering Eyewear alcanzó ventas por 138 millones de euros, un 25 % más que en el mismo período del año anterior.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.