×
Publicado el
15 dic. 2021
Tiempo de lectura
8 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Kiev, la capital desconocida que aspira a ser un espacio de moda, arte y cultura

Publicado el
15 dic. 2021

Cuando la pandemia obligó a impulsar la digitalización de las presentaciones de moda y fashion weeks, el futuro de la organización de eventos físicos se puso sobre la mesa, cuestionando el interés y el impacto mediático de las celebraciones presenciales. Algo de razón llevaban por aquel entonces los que criticaban los excesos, en muchos casos insostenibles, de las épocas de bonanza. Pero tampoco faltaban de argumentos los defensores acérrimos de lo físico como experiencia de valor añadido difícilmente sustituible. Y, precisamente en la búsqueda de la justa medida, surgió la plataforma creativa multidisciplinar “Kyiv Art & Fashion Days”, una iniciativa con la que fusionar cultura, moda y talento emergente, al tiempo que dar a conocer la escena artística y los encantos de una capital todavía tremendamente desconocida.


Gudu - Kyiv Art & Fashion Days



“Esta aventura en forma de plataforma es imprescindible para este tipo de países. Los diseñadores de Ucrania y Georgia ponen la mirada en París y Milán, ciudades muy saturadas de propuestas”, analizó la impulsora del proyecto creativo Sofia Tchkonia. Para la emprendedora, también responsable de la MBFW Tbilisi, “es necesario dejar atrás esta mentalidad” con el objetivo de abrir espacios en “escenas alternativas” que no sufren la presión de las ciudades consolidadas en la industria de la moda internacional y que generan movimientos de energías más valientes y alternativas. “Hay que hacer que la gente venga a estos lugares, conozca la escena local y se acerque a la creatividad de sus diseñadores. Estos talentos tienen que ser descubiertos y hay que apoyarles para que encuentren la manera de presentarse al mundo”, explicó sobre su estrategia la anfitriona, quien pretende ampliar este proyecto en una segunda edición el próximo año tras “el éxito” de la primera cita.

De las capitales emergentes a los eventos experienciales

Una idea de búsqueda de nuevos centros de atractivo para el sector con la que, durante un coloquio organizado en una de las salas de los imponentes grandes almacenes Tsum, coincidió el cineasta y director creativo de la plataforma cultural “Liberatum”, Tomas Auskas, quien subrayó el potencial de la “efervescencia de ciudades menos desarrolladas como capitales de moda”, tales como Kiev, Tbilisi o Ciudad de México. Y es que entre los efectos de la pandemia, el diseñador y docente de Parsons School of Design, Keanan Duffy, subrayó la “oportunidad de repensar” la forma de hacer las cosas y de entender la industria.  “El éxito en la moda parece estar siempre ligado con escalar y vender más productos, pero, en mi experiencia, la colaboración artística y no tener miedo al fracaso son totalmente fundamentales”, añadió, valorando la creatividad como respuesta positiva a los tiempos de cambio. 


Sofia Tchkonia



Si bien el director de moda de Vogue Ucrania, Vena Brykalin, estimó que el desafío de la creación local es importante y que París, Milán, Londres o Nueva York mantendrán su estatus, el editor insistió en un cambio de tendencia tras la pandemia. “Las grandes marcas continuarán organizando inmensos shows masivos, mientras que las emergentes no deberán competir en este ámbito por cuestiones de presupuesto, sino buscar alternativas en el plano digital o en eventos en ciudades emergentes”, reflexionó. Un nicho de mercado que se ha convertido en la especialidad de Tchkonia y cuyo éxito radica en la agrupación de talento, el desarrollo de sinergias y la definición de seductoras alianzas con el turismo, la gastronomía y la historia de capitales menos conocidas mediáticamente. No crear fashion weeks periféricas de pequeño tamaño, sino plataformas de experiencias e interacciones capaces de despertar curiosidad e interés.

El magnetismo de Kiev



“Kiev es una ciudad magnética. Atrae a la gente creativa y une su energía en una corriente única y poderosa”, reflexionó el diseñador georgiano Lasha Mdinaradze, consciente del soplo de aire fresco que se respira en la escena artística de la ciudad. Su historia de amor con la capital de las cúpulas doradas y las reliquias arquitectónicas de la era soviética se remonta al año 2015, cuando la escogió como lugar en el que asentar las raíces de su firma Gudu. Un proyecto caracterizado por su sastrería empoderadora, en el que el arte converge con referencias musicales, y cuya colección para la próxima primavera-verano 2022 fue presentada en el histórico museo dedicado a la obra del humanista ucraniano Tara Shevchenko. Una localización que podría haber resultado meramente anecdótica de no haber sido por haber marcado el tono de estimulantes contrastes que caracterizaron al evento.

En Gudu, los irreverentes diseños de logos reinterpretando la cruz Bolnisi confluyeron con pinceladas de nocturnidad, inevitablemente vinculadas al misterioso club de moda en la ciudad, conocido por el nombre de su calle: Kyrylivska. Un heredero del berlinés Berghain en la emergente Kiev que resume el espíritu entusiasta y cosmopolita de su escena creativa. “Este evento habla de cómo el arte colabora con la moda y viceversa, es una gran oportunidad de unir a artistas diferentes en una única plataforma”. Por su parte, su compatriota Irakli Rusadze, fundador de la firma minimalista Situationist, también hizo referencias a su tierra de origen en la presentación de su colección otoño-invierno 2021 en Tsum, plagada de accesorios tejidos a mano y reflejo de las tradiciones de alta montaña de la región de Svanetia.


Valery Kovalska - Valery Kovalska x Tsum


En el caso de Lake Studio, la firma de inspiración natural impulsada por el dúo conformado por Anastasia Riabokon y Olesya Kononova, la fusión de disciplinas tuvo lugar en el teatro Suzir’ya, con una presentación en formato “see now, buy now” protagonizada por la performance del colectivo Dakh Daughters, responsable de mezclar dialectos e instrumentos con una reflexión sobre la identidad de la mujer. “Nuestra marca es una simbiosis de capas culturales, arte contemporáneo y moda intelectual” explicaron sobre la rítmica actuación de tintes folclóricos, detallando que gran parte de sus colecciones son colaboraciones con artistas, ilustradores o joyeros. “Nuestra principal motivación para participar en este evento fue apoyar una iniciativa sin precedentes y llamar la atención del público sobre el arte contemporáneo”, prosiguieron, insistiendo en la “bandera educativa” que siempre ha llevado su firma.

Una meta que también corresponde a la de la galería Avangarden, en la que la música tradicional ucraniana se fusionó con un diálogo entre la artista textil especializada en tapices gráficos Oksana Levchenya y la firma de artesanía Gunia Project. “Al unir a artistas bajo una misma declaración queremos mostrar la Ucrania moderna: elegante y un poco atrevida, honrando las tradiciones al tiempo que desafiándolas. La estética ucraniana es siempre fresca y relevante aunque tenga su origen en el pasado”, analizaron los responsables de la exposición sobre el contraste de folclore y vanguardia del que beben las propuestas.

Algo que comparte la firma de tailoring tradicional Litkovskaya, en la que confluyen diseños para mujeres modernas con elementos tradicionales heredados a lo largo de cuatro generaciones de sastres. Su fundadora, Lilia, también está detrás de una línea que recupera las técnicas ancestrales de tejido de alfombras para elaborar abrigos y chaquetas
únicos. Un proyecto con el que preservar el savoir-faire de los Cárpatos y crear empleo para las mujeres de la región. 


Grandes almacenes Tsum en Kiev - Tsum



Entre las propuestas más pop, destacaron la de Frolov, una firma de couture-to-wear que seduce a las estrellas del pop con su corsetería y bordados artesanales; así como la de Valery Kovalska, diseñadora detrás de su firma homónima fundada en 2010. Responsable de looks recientes de Jennifer Lopez, Cardi B o Charlène de Mónaco, la creadora independiente, especializada en modernos tuxedos y vestidos sensuales, es uno de los rostros de la escena joven ucraniana más conocidos a nivel internacional. “La marca se hizo primero famosa en el extranjero, lo que ayudó a desarrollar el negocio en el mercado local”, explicó Kovalska durante la visita a su showroom, destacando el buen desempeño de las ventas en Estados Unidos y Emiratos Árabes, dos mercados que se repiten a la hora de hablar con los creadores locales sobre sus principales compradores.

Vanguardia post soviética



El plano vanguardista y reivindicativo corrió a cargo del colectivo georgiano de arte visual y moda The Fungus, que celebró una exposición performance sobre los límites de la moda mainstream, subrayando su carácter reivindicativo. “La ropa es uno de los atributos más significativos de la autoexpresión humana. En países patriarcales, tradicionales y a menudo discriminatorios, la ropa se convierte en una forma de protesta o adquiere el significado de armadura”, defendieron a través de sus obras, criticando el “ejercicio de desacreditación” de la industria: que “La moda se inspira en las culturas y subculturas queer y underground, pero con frecuencia se limita a tomar la forma sin contexto, de modo que el contenido principal de la cultura queer permanece silenciado”.


Lake studio



La contracultura también cobró fuerza en la puesta de largo de “Hrishnytsia”, un nuevo fanzine artístico impulsado por la fotógrafa Julie Poley. Con la idea de subvertir ideas, la artista referente de la nueva ola feminista ucraniana opto por organizar una irreverente presentación en el Star Rhino, uno de los clubs de striptease emblématicos de la ciudad. No había, sin embargo, mujeres explotadas, sino que drag-queens liberadas, tatuadores o bailarinas deportistas se apropiaban del escenario, dotándolo de un nuevo significado. Y de nuevo, la escena cultural de Kiev demostraba cómo pretende responder al conservadurismo o a la opresión de las mujeres y otras minorías: a golpe de propuestas libres e innovadoras. 

Ahora, ante la nueva amenaza de un despliegue militar ruso tras la controvertida adhesión de Crimea en 2014 y bajo la atenta mirada de Washington y del Kremlin, el talento ucraniano tiene un reto aún más grande por delante: seguir creciendo pese al contexto turbulento. Valor y carácter luchador no le faltan. Al contrario, podría parecer que el espíritu combatiente es clave en su encanto.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.