×
Publicidad
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
25 ene. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La Alta Costura de la comunidad creativa de Christian Dior

Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
25 ene. 2022

La muestra colectiva de Christian Dior del lunes, era una colección sobria y sombría de Alta Costura internacional, donde el mensaje clave se centraba menos en la visión de un diseñador singular, sino en un esfuerzo colectivo de equipo.
 
 

Christian Dior - Spring-Summer2022 - Haute Couture - Paris - © PixelFormula


 
La clave de esta colección fue la sinfonía de la moda, que es un gran atelier de alta costura, y las prendas se basaron en la proporción armoniosa y la experimentación sutil.
 
"Creo que demasiada gente piensa que la moda, e incluso la alta costura, consiste en que un solo modisto y el primero del taller realicen su visión y ya está. Especialmente ahora, durante esta pandemia. Pero la alta costura es un enorme esfuerzo colectivo, de cientos de personas calificadas que trabajan muy duro para realizar algo nuevo y único", insistió Chiuri, en un preestreno el domingo en su atelier del Sena.

Desde la apertura, la pureza de la línea fue preeminente en esta colección de Alta Costura primavera-verano 2022: desde el top de organza con estampado brillante de rejilla y la falda expansiva del abrigo de sarga de lana negra que barre el suelo.  Pero también se trata de un Dior deportivo, con trajes de patchwork en tonos negros y plateados, de nuevo rematados con perfectos bordados a mano. Un tipo de prenda que sólo se ve en la pasarela de París.
 
Por su parte, el abrigo de corte A de lana crudo a medio muslo de Chiuri, acabado con un tapiz plateado de trenzas, fragmentos y minicuerdas, era perfecto, y estaba elegantemente rematado con medias de rejilla con incrustaciones de perlas y un nuevo zapato de alta costura muy elegante. Un zapato de corte cubierto de perlas hábilmente cosidas, cuentas, rombos o hebras grises.
 
En todo momento, la modista trabajó con una paleta muy ajustada y centrada en el crudo, el lamé plateado, el oro desteñido y, por supuesto, el gris paloma de Dior.
 
Para la noche, se propuso vestidos de línea A en crepé esponjoso, cortados con espaldas abiertas; vestidos de tul plisado en cascada en muchos tonos grises brillantes y un voluminoso vestido de reverenda blanco con bolsillos laterales. Todos ellos elegantes y femeninos.
 
En una sorprendente yuxtaposición, Chiuri encargó a dos brillantes artistas indios, Manu Parekh y Madhvi Parekh, la creación de atrevidas obras de arte gráficas que hicieran referencia a la cultura india, centrándose en los numerosos dioses del país, la vida en los pueblos, el misticismo y, sobre todo, la diosa Kali.
 
Estas pinturas se convirtieron a su vez en enormes tapices de 3x5 metros, bordados en algodón orgánico, y producidos por los estudiantes y graduados de la Escuela de Artesanía Chanakya de Bombay. Esto fue un telón de fondo precioso para el show.
 
"Es un verdadero honor para nuestro equipo trabajar con una casa tan prestigiosa como Dior. Sobre todo, porque esta gran casa parisina ha elegido a una pareja de grandes artistas indios modernos. Todo el país está orgulloso", explicó Karishma Swali, directora creativa de Chanakya y vieja amiga de Chiuri.
 
Karishma conoció a Maria Grazia a mediados de los noventa, cuando Chiuri diseñaba para Fendi, y quiso bordar flores de tela en el bolso baguette de la marca romana.
 
Su última unión ha dado lugar a una hermosa instalación dentro de la carpa del desfile de Dior en el jardín del Museo Rodin. También se ha convertido en una exposición abierta al público durante los próximos seis días. Continuando con una idea novedosa iniciada con Dior cuando la artista estadounidense Judy Chicago creó una instalación gigante del cuerpo femenino en otra muestra del Museo Rodin para la casa.
 
Dior lleva colaborando con la escuela de Bombay desde 2016, ayudando a financiar una escuela de artesanía para mujeres en la ciudad, un cambio vital en una cultura en la que estas habilidades estaban históricamente dominadas por los hombres.
 
"Creo que este tipo de colaboraciones son esenciales, doblemente durante el Covid, donde la vida se ha convertido en una serie interminable de zooms. También creo que estas habilidades especiales hechas a mano están infravaloradas por muchas culturas, precisamente porque a menudo las hacían las mujeres", se encoge de hombros Maria Grazia.
 
"Si lo piensas, es increíble que en mi país, Italia, no haya un museo de la moda. Que haya que ir al V&A de Londres o al Louvre de París para ver una exposición de mi trabajo para Dior. Me sentí muy honrada. Tienen museos de la moda en Londres, Nueva York y París, pero no en Roma. Increíble", se lamenta la modista de origen romano.
 
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.