La casa de moda Carven al borde de la liquidación

El futuro de Carven pende de un hilo. La casa de moda parisina, en proceso de administración judicial desde mayo pasado, contaba con Emmanuel Diemoz, exdirigente de Balmain, para que presente un plan de salida de la crisis frente al Tribunal de Comercio. Sin embargo, acaba de tirar la toalla pese a que se acercaba a un acuerdo con el accionista mayoritario de la firma, el grupo hongkonés Bluebell, según confirmó FashionNetwork.com.


Precolección otoño 2018 por Serge Ruffieux, director artístico desde 2017 - Carven

Carven está ahora al borde de la liquidación. A falta de presentar un plan de recuperación junto a los accionarios actuales y de eventuales refuerzos, la única alternativa para evitar la liquidación es la intervención de nuevos compradores ante el tribunal. Pero el plazo para ello es corto: la fecha límite para presentar una oferta para retomar la compañía vence este viernes a la medianoche.

El tribunal ofrecerá la posibilidad de mejorar las ofertas hasta el lunes 1 de octubre hasta la medianoche, antes de escoger las proposiciones el 4 de octubre. Para entonces, los candidatos a retomar este gran nombre del patrimonio de moda francés serán invitados a conocerse, señaló el gabinete del administrador judicial, Abitol & Rousselet.

Según nuestras fuentes de información, si bien existen nuevos interesados, existe una sola oferta formulada hasta este momento. Ésta es la única de las tres propuestas hechas en julio pasado durante la primera audiencia celebrada. La propuesta fue presentada por la sociedad Cashtex, actor de la industria textil y mayorista de marroquinería. La familia propietaria de dicha sociedad gestiona la marca de moda femenina de gama media LM Lulu y desarrolla accesorios bajo licencia, como los sacos Jean-Louis Scherrer.

Según los documentos a los que FashionNetwork.com tuvo acceso este verano, esta oferta propone retomar las marcas, enseñas, licencias y brevetes, así como los contratos de alquiler, el material y el personal de Carven por un monto de 500 010 euros. El proyecto anunciado prevé de “relanzar la marca a partir de una estructura reducida y más fácil de controlar”. Incluye retomar 50 trabajadores y reclasificar otros 39. Se estima que las cifras de negocio del primer año de explotación ascenderán a  15 millones de euros y que puede alcanzar los 20 millones dos años más tarde.

Las últimas cifras de negocios de Carven fueron de 21,5 millones de euros en 2017, pero la firma tenía la carga de una deuda de 5,5 millones de euros. Según el último censo de 2017, la sociedad empleaba a 103 personas, una cifra que parece haberse reducido al día de hoy.

La firma Carven, figura del patrimonio de moda francés, fue fundada en 1945 por Carmen Tommaso, también conocida bajo el nombre de Marie-Louise Carven. La casa de costura conoció varias décadas de éxito antes de la crisis que sufrió entre los años 80 y 90. Desde ese momento, cambió de manos con frecuencia y vio desfilar a diversas personas en la dirección artística, hasta que en 2008 uno de los trabajadores despedidos retomó la compañía bajo el impulso de Henri Sebaoun. Un próspero periodo comenzó frente al reposicionamiento de la marca en un segmento premium menos lujoso y más accesible, además del impulso creativo de Guillaume Henry. En 2016, Carven pasa a ser controlado por su socio de distribución en Asia, Bluebell.

Dos años más tarde, la firma se encuentra a la espera de precisiones sobre su futuro por parte del tribunal, para saber si habrá una oferta sólida que evite la liquidación de esta casa de moda fundada hace 73 años.

Traducido por Diana León Banda

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER