La creadora de fragancias Amouage anuncia búsqueda de nuevas adquisiciones

La consolidación entre las firmas de perfumes de nicho se ha intensificado en años recientes con la americana Estée Lauder, la española Puig, la francesa L'Oréal y recientemente LVHM, devorando pequeñas marcas de fragancias para impulsar su propio crecimiento y ampliar su base de consumidores.

Amouage

Las marcas de nicho aceptan ser compradas por grandes grupos ya que les permite aumentar rápidamente sus volúmenes de ventas utilizando su amplia red minorista y obtener acceso a fondos más profundos para inversiones en publicidad, comunicación digital y desarrollo de productos.

En los últimos tres años, Estée Lauder, que actualmente posee Jo Malone, ha estado entre las compañías más activas en términos de compra de pequeñas firmas como Editions de parfums Frédéric Malle y Le Labo. En 2016, L'Oréal adquirió Atelier Cologne y la española Puig compró Penhaligon's y L'Artisan Parfumeur, mientras que este año LVMH se hizo con Francis Kurkdjian, creada en 2009,  ventas alrededor de 10 millones de euros. Hasta ese momento, LVMH se encontraba en el mercado de fragancias high-end con sus firmas Givenchy y Guerlain, que desarrollaban exclusivas y costosas colecciones vendidas solamente en un número limitado de tiendas.

En cuanto a los precios, consultores financieros aseguran que los grandes grupos han pagado de dos a cinco veces más las ventas anuales de las firmas de nicho.

Se espera que la consolidación entre las marcas de perfumes de nicho continúe en los próximos años, según ejecutivos de la industria como Frédéric Malle, fundador y presidente de la firma homónima. Malle advirtió que esta tendencia podría dificultar que las pequeñas y jóvenes marcas de nicho ganen participación de mercado por su propia cuenta.

"Realmente la pregunta es cómo competirán las pequeñas marcas con los grandes grupos que tienen el poder financiero", dijo Malle a FashionNetwork en la conferencia de lujo en Omán. Él señaló que la integración de las pequeñas marcas en sus sistemas internos representaba inversiones significativas para las grandes compañías de perfumes.

Tal es el caso de Amouage, una de las firmas más antiguas del Golfo. "Hemos sido abordados por grupos", dijo su director ejecutivo David Crickmore, en un entrevista en el marco de la conferencia sobre el lujo de Condé Nast International en Muscat, Oman. Crickmore aseguró que la estrategia de la marca es más cercada a la de una de firma de nicho: "No queremos vender a todo mundo, no hacemos grupos de enfoque ni seguimos tendencias."

Según estimaciones de analistas, el mercado de la marcas de nicho, que apenas existía hace una década, ya representa el 10% del mercado global, generando más de 1.000 millones de euros en ventas anuales. El mercado es dirigido principalmente por consumidores en Estados Unidos, Inglaterra, Italia, Francia, Oriente Medio y Rusia.

El crecimiento de ventas de las firmas high-end de nicho fue de aproximadamente 15% en 2015, varias veces mayor que el crecimiento del mercado global, que fue menor al 3%.

La demanda de fragancias de nicho ha sido impulsada por consumidores cansados de las marcas de celebridades, moda y de masa que tienden a parecerse entre ellas. Los consumidores buscan cada vez más fragancias que no sean ampliamente distribuidas, que sean naturales y que les permita sobresalir. 

Traducido por Francelia Rodriguez Ceballos

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

PerfumeríaBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER