×
322
Fashion Jobs

La crisis alcanza a la semana de la moda de Buenos Aires

Por
EFE
Publicado el
today 26 feb. 2009
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Buenos Aires, 26 feb (EFE).- Buenos Aires se transforma esta semana en la capital suramericana de la moda de la mano de la BAFWeek 2009 (Buenos Aires Fashion Week), que en esta edición no ha podido escapar al zarpazo de la crisis y ha recuperado un formato reducido.


Paula Cahen D`Anvers - desfile de febrero de 2009

La BAFWeek, que arrancó anoche con un desfile de la marca argentina Rapsodia, ha retomado el viejo formato de tres días después de ampliar a cinco el pasado año y ha reducido el número de pasarelas, de desfiles y la presencia de diseñadores independientes.

"El motivo claramente tiene que ver con la crisis que estamos viviendo tanto en el país como en el resto del mundo", explicó a Efe Carolina Lascano, portavoz de la organización.

"Todos los actores de la industria han tenido que adaptarse a la crisis", apuntó Lascano, quien, no obstante, subrayó el enorme esfuerzo realizado por los organizadores, las marcas comerciales y los diseñadores independientes por acudir a la cita de la moda más importante del país.

"Son muchos todavía los que creen que es precisamente este momento en el que hay que invertir, seguir ganando mercado y seguir incentivando a la industria indumentaria", agregó.

Pese a los cambios que la crisis ha obligado a introducir en la BAAFWeek, el encuentro se mantiene como un "lindo mix entre marcas comerciales y diseñadores", según Lascano, convencida de que atraerá a miles de personas durante esta semana, como en años anteriores.

Entre los que mantienen su apuesta por la moda sin haber sentido todavía el golpe de la crisis está la firma "Cosecha Vintage", especializada en ropa con elementos reciclados con precios medios de entre 200 y 800 pesos (entre 60 y 250 dólares).

El grupo, explicó a Efe su propietaria, Alejandra Gougy, tiene un público muy definido con un poder adquisitivo medio-alto que, por el momento, se ha mantenido fiel a la firma.

Por las dos pasarelas de la BAF desfilarán hasta el viernes modelos de las más importantes firmas nacionales y algunas internacionales, como Prune, Puma, Wanama, Cora Groppo, Lacoste, Mariana Dappiano, Paula Cahen D'Anvers o "Como quieres que te quiera", entre otros.

Este año, el protagonista de la campaña es la lana, un recurso natural renovable y reciclable, no contaminante y, sobre todo, de suma importancia para la industria textil de Argentina, uno de los tres principales productores mundiales de esta materia prima.

Junto a las grandes firmas, la BAAFWeek mantiene un espacio abierto para los estudiantes de moda de la Universidad de Buenos Aires, que esta vez estarán representados por las jóvenes diseñadoras Rita Koniaieva y Lucía Dubiansky.

Como en anteriores ediciones, el público podrá visitar los cerca de 40 "showrooms" instalados en el recinto de La Rural, donde los asistentes podrán adquirir la ropa de sus modistos favoritos si sus bolsillos se lo permiten.

En las tiendas improvisadas en las instalaciones de la BAAFWeek, los clientes pueden encontrar cazadoras de marca por unos 300 pesos (unos 85 dólares); vestidos y camisolas de entre 350 y 1.300 pesos (de 100 dólares a 370 dólares); bolsos de 300 a 600 pesos (de 85 a 170 dólares) y cinturones por 100 pesos (menos de 30 dólares).

Mucho más les costará alguno de los diseños exclusivos que se exponen en La Rural y que el miércoles se convirtieron en la atracción de los cientos de personas que acudieron a la inauguración de esta cita con la moda.

En la pasada edición, la BAAFWeek ofreció piezas inspiradas en la madera y el cartón, trajes de corte quijotesco, moda urbana neoyorquina adaptada al estilo porteño e incluso una colección inspirada en las piezas del "Tetris", en 30 desfiles que convocaron a unas 50.000 personas.

Elena Arsuaga

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.