×
Por
EFE
Publicado el
2 may. 2012
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La diseñadora Sarah Shotton cree que "cada mujer debería tener un liguero"

Por
EFE
Publicado el
2 may. 2012


Agent Provocateur primavera-verano 2012 / Foto: Agent Provocateur
MADRID - La diseñadora Sarah Shotton, directora creativa de la marca de lencería de lujo Agent Provocateur, que combina un fuerte sentido del humor con ciertas dosis de controversia, está convencida de que el humor de la mujer mejora "cuando lleva algo divertido bajo la ropa".

Para Shotton esta diversión comienza por el liguero."Si solo se pueden comprar una prenda interior debería ser un liguero, cada mujer debería tener uno, por la cantidad de mezclas increíbles con las medias que se pueden hacer", dice la diseñadora en conversación telefónica con Efe, con motivo de la tienda que esta marca acaba de abrir en la Milla de Oro de Madrid.

La firma de lujo Agent Provocateur abrió su primera tienda en 1994 en su Londres natal y cinco años después Shotton, recién salida de la escuela de diseño Sant Martins, entró como aprendiz en esta marca fundada por el hijo del icono de la moda británica Vivienne Westwood, Joe Corre, y por su entonces mujer Serena Rees.

"Para mí, antes de trabajar aquí, era complicado encontrar ropa interior", afirma Shotton. "Al contrario que otros diseñadores que se dirigen a una única clase de mujer, nosotros pensamos en todo tipo de mujeres con todo tipo de diseños".

Esto lo consiguen con conjuntos "diseñados por mujeres, para mujeres", ideados en unas oficinas centrales situadas en la capital británica en las que trabajan féminas de todas "las formas y tallas", para asegurar que cada diseño se adecúe a todos los cuerpos.

"Cuando piensas en Marilyn Monroe -la referencia constante de Shotton- no lo haces tanto en lo guapa que era, sino en lo "sexy". Todas las mujeres que visten nuestra marca tienen algo que las hace increíblemente 'sexys' y poderosas".

Con sus trece años de experiencia y como responsable de lo que se muestra en 67 tiendas a lo largo del mundo, Shotton ha optado por "adoptar riesgos" apostando no solo por incluir "telas pensadas para la costura y no para la lencería", como los encajes de chantilly, sino por elementos más eróticos.

"Hemos incluido objetos fetichistas, una línea completa que buscamos siga siendo glamurosa y elegante" con accesorios como latiguitos engastados en cristales, máscaras o sus conocidos cubrepezones.

Estos nuevos productos los ha introducido por la percepción de que en este tiempo "la gente es más abierta con el sexo y la experimentación".

Pero no todo el mundo parece estar de acuerdo según las denuncias recibidas por algunas de sus campañas publicitarias, como la que protagonizó Kylie Minogue sobre un toro mecánico o los comentarios a las fotos de la actriz Paz de la Huerta.

Recientemente, el asesinato que dramatiza su vídeo "Les fleurs du mal" ha pasado por las autoridades reguladoras británicas, que le han dado el visto bueno a su emisión tras recibir una denuncia por "misógino y perturbador".

Aunque Shotton se muestra cómoda con la polémica que acompaña a la marca desde su propio nombre. "La controversia es algo que la gente espera de nosotros, nos gusta salirnos de la norma pero simplemente desde el sentido del humor".

© EFE 2022. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.