La evolución dialéctica de Dolce&Gabbana

Dolce&Gabbana bautizó su última colección de hombre ‘Evolución’, aunque también podría haberse llamado ‘Contradicción’.
 

Dolce & Gabbana Primavera 2019 Hombre - Photo: PixelFormula

Telegrafiaron su concepto enviando un montaje de vídeo junto a cada invitación en el que se relataba que los opuestos se atraen: lo sagrado y lo profano, lo erótico y lo católico, el bautismo y el funeral y, lo mejor de todo, el dulce Gabbana y el agrio Dolce. Todo ello, acompañado con la preciosa música Cavalleria Rusticana de Mascagni.

En el desfile de este sábado por la tarde aparecieron los contrastes del streetwear y la sastrería chic; trajes de campeones de boxeo con esmóquines de seda y paisley; pantalones de camuflaje rematados con logos de compras italianas. La mitad de los estilismos, además, aparecían blasonados con enormes piezas en las que se podía leer ‘rey’ o ‘realeza’.

Inevitablemente, la amada Sicilia del dúo, que abría el vídeo, figuró en antiguos mapas estampados en túnicas de lino, así como una serie de sonrientes títeres y feroces dibujos animados. Mucha socarronería, que fue rematada con una pareja asiática vestida con telas de seda y un macarrón gigante estampado. 

Incluso se coló un sátiro en la pasarela, que apareció con pantalones cortos de yute raídos y bordados con pan de oro, los pectorales adornados con pintura del mismo color y la cabeza cubierta con una corona de laurel al estilo de un César.
  
Todo ello, en una barroca pasarela localizada frente a un enorme altar dorado, también barroco, con espejos descoloridos y angelotes, y con un trono rojo en el centro. 

El desfile se completó con exóticas parejas paseando de la mano: dos mujeres en esmóquines al estilo Marlene Dietrich o dos caballeros con las batas de seda de Playboy. Hubo también cuatro señoras septuagenarias con pijamas a todo color y chaquetas deportivas y señoras latinas que caminaban como raperas. También una pareja con un niño pequeño, que resultaron ser el veterano Lothario Enrique Palacios y su pareja, Veronica Schneider, con su hijo.

Tradicionalmente, en sus desfiles de prêt-è-porter, Dolce&Gabbana elige una temática y la explota al máximo. En esta ocasión, aunaron todo su ADN y presentaron un tremendo golpe visual. Se trata de una muestra del optimismo y joie de vivre del dúo. 

Cameron Dallas y Monica Bellucci dieron paso a la acción con su entrada en el escenario, para la que la blogger Americana vistió con un traje bordado dorado digno de una heroína de Delacroix. Pero la auténtica estrella de la cita fue Naomi Campbell, que desfiló con un traje de raya diplomática de estilo 100% gánster. El público se vino arriba con ella y se escuchó un atronador aplauso cuando posó con el dúo creativo, Bellucci y la veterana modelo holandesa Marpessa Hennink.

Y, a tener en cuenta, Dolce&Gabbana tienen otro desfile planeado para este mismo sábado. Ellos nunca paran. 

Traducido por Eva Gracia Morales

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - OtroDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER