×
Por
AFP-Relaxnews
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
6 jul. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La falta de información es uno de los principales frenos de la moda sostenible

Por
AFP-Relaxnews
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
6 jul. 2022

Más que un fenómeno de moda, la ropa ecorresponsable se ha ido incorporando a los hábitos de compra de europeos y estadounidenses, y se ha convertido en un elemento imprescindible. Un nuevo estudio internacional revela que ya suponen un tercio del presupuesto de moda de los franceses y casi la mitad del de los italianos. El único problema ya no es el precio, sino la falta de información, el último obstáculo para un consumo (verdaderamente) más racional.



La moda sostenible ya no es una utopía. Comprometidos y concienciados con los problemas relacionados con la emergencia climática, los consumidores se decantan poco a poco, pero con seguridad, por un vestuario más ecológico. Aunque hay quienes aún dudan sobre pasar a la acción, se debe admitir que los europeos y los estadounidenses sí le han hecho un espacio a la moda sostenible en sus armarios. Esta es la conclusión de un nuevo estudio realizado por el Instituto Francés de la Moda (IFM) y Première Vision, que ha encuestado a nada menos que 7000 personas en Francia, Reino Unido, Italia, Alemania y Estados Unidos.


Un tercio del presupuesto para ropa

 

En tres años, la moda sostenible ha logrado imponerse en los hábitos de compra de los consumidores de Europa y Estados Unidos. Mientras que poco más de cuatro de cada 10 europeos dijeron haber comprado al menos un artículo de moda ecorresponsable en 2019, casi dos tercios han dado el paso, frente al 58 % de los estadounidenses. Pero es en Italia donde el atractivo de la moda sostenible es más palpable. El porcentaje de la población que ha sucumbido a comprar al menos un artículo de moda ecorresponsable ha pasado del 45 % en 2019 a más del 78 % en 2022.

En contra de lo que se podría pensar, no se trata de compras (solo) puntuales. Por el contrario, la moda sostenible parece ser una parte creciente del presupuesto de moda de los encuestados. La proporción de artículos de moda ecorresponsable representa una quinta parte del gasto en moda de los estadounidenses, un 30 % del de los alemanes, un tercio para los franceses y hasta un 45 % del presupuesto para ropa de los italianos. Estas cifras tienden a demostrar que la moda sostenible es todo menos una tendencia pasajera, y que se está convirtiendo en una parte permanente de los hábitos y el comportamiento de los consumidores.


Materiales y producción locales, la base



¿Qué es la moda sostenible y/o ecorresponsable a los ojos de los consumidores? Para los británicos (30 %), los alemanes (31 %) y los italianos (39 %), los materiales son considerados la principal palanca para una moda más sostenible y, por tanto, su principal motivación para comprar un artículo de este tipo. Sin embargo, los franceses (33 %) y los estadounidenses (43 %) dan más importancia a la producción local, es decir, a la noción de "made in", que ven como la garantía de una moda que tiene menos impacto en el medio ambiente y es más transparente, gracias, entre otras cosas, a las regulaciones nacionales que se perciben como "intransigentes".

Ahora queda por ver qué marcas responden a las preocupaciones medioambientales de los encuestados en todos los aspectos. Y aquí es precisamente donde radica el problema. El estudio revela, sin nombrarlas, que las "multinacionales textiles" más populares, entre las que se encuentran las marcas deportivas y de fast fashion, se ubican entre las cinco primeras enseñas ecorresponsables citadas por los encuestados de los cinco países. Una clasificación que atestigua el éxito de las campañas de comunicación realizadas por estos gigantes del sector, así como un déficit de información que los encuestados no ocultan.


La educación, la clave para empezar



Hasta ahora, los estudios eran unánimes: el precio era el principal obstáculo para la compra de artículos de moda ecorresponsables. Está claro que esto ya no es así. El estudio muestra que la falta de información es ahora el principal obstáculo para el 40 % de los franceses que aún no han dado el paso y el 49 % de los estadounidenses. Casi un tercio de los encuestados afirma incluso no saber dónde encontrar este tipo de productos. Esta es una barrera que hay que superar para ayudar al 90 % de los encuestados que quieren cambiar su forma de comprar ropa para construir un vestuario más sostenible.

Entre las consecuencias de este déficit de información se encuentran las numerosas ideas erróneas que rodean al cuero. Se destaca especialmente el impacto medioambiental y el sufrimiento de los animales en la fabricación del material, sobre todo en Europa. El estudio muestra que la mayoría de los encuestados desconoce que el cuero procede principalmente de animales destinados al consumo de carne y que es un material derivado directamente de los residuos de la industria alimentaria. No obstante, la piel sigue ocupando un lugar destacado en los armarios de los consumidores: más del 50 % de las mujeres italianas y el 58 % de los hombres estadounidenses han comprado al menos un artículo de piel en los últimos 12 meses.

Copyright © 2022 AFP-Relaxnews. All rights reserved.