×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
17 mar. 2021
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La industria francesa del esquí estima un déficit de 1000 millones de euros para los comercios y fabricantes

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
17 mar. 2021

Puede que la nieve haya caído en los últimos días sobre los macizos alpinos, pero la temporada de esquí ha terminado. Una temporada blanca para el sector del esquí. La paralización de los teleféricos en la montaña, vinculada a las medidas sanitarias para combatir la propagación del Covid-19, provocó una pérdida de alrededor de 1000 millones de euros en facturación para todas las tiendas y estaciones de esquí.


El mercado del esquí ha vivido una temporada muy complicada y espera una una cantidad de reservas muy baja para la próxima temporada - Shutterstock


"La situación es crítica" para toda la industria, dijo este martes en una rueda de prensa Virgile Caillet, el director general de la Union Sport et Cycle (USC), que representa a un sector muy afectado por las consecuencias en cascada de la epidemia de Covid-19 en la economía del sector de montaña, muy dependiente del esquí alpino.

En detalle, la USC argumenta que el déficit es de entre 50 y 100 millones de euros para las tiendas de esquí de fondo, 550 millones de euros para las tiendas de montaña y 300 millones de euros para los proveedores de equipos deportivos.


El análisis de la USC sobre el mercado del esquí en Francia - Union Sport et Cycle


Para los negocios de deportes de montaña, la temporada de invierno, que está llegando a su fin, muestra una disminución en la facturación del 73 % respecto a la temporada 2018-2019, la última que no fue frenada por la pandemia, según la estimación de la USC (que indica que representa a 1200 empresas de montaña y el 90 % del mercado de equipos de esquí).

"Eso viene de la mano de la pérdida de actividad del 17 % el año pasado", cuando el primer confinamiento paralizó de lleno el final de la temporada, explicó Julien Gauthier, vicepresidente de la USC y director de desarrollo de las tiendas Skiset.

“En estos dos ejercicios, ha desaparecido casi un año de facturación” y, frente a esto, estima que las distintas ayudas estatales que reciben las tiendas representan solo el 5 % de la actividad.

Según el sindicato, un tercio de estos comercios especializados se encuentran en "absoluta urgencia" por su flujo de efectivo, en un sector donde la mayor parte de los ingresos se obtienen durante los cuatro meses de invierno, pero los cargos se extienden durante todo el año. Nada menos que el 14 % de estas empresas declararon que habían utilizado completamente su efectivo.

El crédito garantizado por el Estado ciertamente sirvió como amortiguador, pero el 22 % de las empresas no lo suscribió, según la USC. El 19 % ya lo ha consumido por completo. Sin embargo, el 39 % aún no han podido beneficiarse de él, y deberá ser reembolsado en unos meses.

Con una actividad lenta este invierno, estas tiendas de esquí han vendido muy poco material nuevo o usado material de alquiler, por lo que difícilmente realizarán pedidos a sus proveedores.


Se espera que los pedidos de esquís para el próximo año caigan un 70 %

Una situación "que nos está matando", enfatizó en esta rueda de prensa Bruno Cercley, CEO del grupo Rossignol, líder del mercado en Francia. Él presentó sus cifras de ventas de material deportivo de invierno en el país: alrededor de 60 millones de euros en 2019, 26 en 2020 y 18 en 2021, según sus previsiones. La USC estima que se espera que los pedidos de esquís para el próximo año caigan un 70 %.

Con costes fijos estables, "operar fábricas en estas condiciones es completamente imposible", estimó, y dijo que había recibido poca ayuda. "El fondo solidario es una broma", dijo.

“Los pedidos de pretemporada para el próximo invierno serán inexistentes y las fábricas están paradas. Pero nuestros costes fijos permanecen y se han vuelto insostenibles, mientras que debemos asegurar la sustentabilidad de nuestro modelo al continuar desarrollando productos y manteniendo nuestras herramientas industriales y nuestra capacidad de innovación, en particular en nuestras fábricas francesas. Necesitamos medidas de emergencia a corto plazo para superar esta crisis sin precedentes y prepararnos para la próxima temporada", añadió.


Ante estas dificultades, la Union Sport et Cycle quiere "alzar la voz" contra el Gobierno, con el que tiene intercambios habitualmente, y pedirle prorrogar el fondo solidario y la actividad parcial hasta diciembre de 2021, pero también las exenciones de cotización social para su sector.

Con AFP
 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.