La inocencia salvaje de McQueen

¿Hemos entrado en la era de la inocencia salvaje?
Esa era la sensación en el último desfile de McQueen, en el que el estilo mafiosos londinense se mezclaba con el de los Pony Boys de Dublín.


McQueen - Otoño 2018 - PixelFormula

 Parecía que un equipo de sastres de Savile Row hubiera estado trabajando a destajo durante un mes para preparar esta colección tan elaborada. Lo cual era correcto, ya que su fundador Alexander McQueen se formó como aprendiz en el taller de Anderson & Shepherd durante su adolescencia.
 
El resultado fue una colección de ropa elegante; cortada con la precisión exacta de la marca McQueen y elaborada con gran variedad de tejidos: estampados de rosas gigantes, cuadros grandes y rombos rojos. 
 
No es frecuente ver una temporada de desfiles tan abrigada en Europa. Y la solución más tranquilizadora para el invierno de la directora creativa de McQueen, Sarah Burton, fue una trenca roja.
 
También había un cierto aire amenazador en el desfile, con abrigos de lana negra acabados con elementos de la armadura de un caballero hechos con piel de vaca. Pero la inocencia era evidente, pudimos ver a jóvenes modelos lucir abrigos con estampado de tigre combinados con bufandas universitarias de mohair. Una de las varias referencias claras a la serie de fotografías de Perry Ogden sobre niños pobres irlandeses de clase obrera con caballos en sus diminutas casas. Una especie de inocencia salvaje en versión celta.

 
 

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER