La moda británica se encoge ante el Brexit, con la activación del artículo 50 por Theresa May

Hace un año, los diseñadores británicos de moda tomaron una posición bastante pública contra Brexit. Se estima que un 90% de los creadores londinenses estaban horrorizados ante la idea de abandonar Europa y muchos de ellos se pronunciaron con firmeza contra cualquier separación. Hoy, esperan el divorcio con temor.

Gareth Pugh - otoño-invierno 2015 - mujer - Londres - © PixelFormula

El 23 de febrero de 2016, cuatro meses antes del referéndum del 23 de junio, Burberry fue tan lejos que publicó una carta en The Times, respaldando a quienes querían permanecer. Unas semanas antes de la votación, Vivienne Westwood llevaba una playera de propaganda de agitación que llamaba a la gente a registrarse para votar y quedarse. Ella fue una de las 282 figuras líderes creativas en firmar una carta abierta que se oponía al Brexit. Incluso los carteles pro-Unión Europea (UE) realizados por el fotógrafo alemán Wolfgang Tillmans adornaron las paredes de la zona de recepción del British Fashion Council (BFC) durante las colecciones de Londres en junio.

Pero este miércoles en la mañana, con la activación del artículo 50 por parte de la primera ministra Theresa May, la industria de la moda británica está verdaderamente temerosa por la dramática prisa por salir de Europa. Las conversaciones con diseñadores y ejecutivos de moda revelan una considerable cautela sobre el resultado final junto con una sensación general de tristeza acerca de lo que parece ser una separación muy desordenada.
 
La carta de May entregada al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, inicia un proceso de dos años de negociaciones para ver de qué manera el Reino Unido abandonará la Unión Europea, poniendo fin a un vínculo que ha durado 44 años.

Entre los fashionistas, no hay duda de que el Brexit tendrá enormes consecuencias para nuestra industria, desde la educación hasta las exportaciones. Gran Bretaña cuenta con la escuela de moda más famosa del mundo -—Central St Martin— que literalmente suministra a decenas de casas de moda en el continente con talento de diseño. Aunque, por medio del Partido Tory, los "Brexiteers" han pedido restricciones de visas mucho más estrictas, May ha descartado la idea de eliminar a los estudiantes de los números netos de migración.

El primer problema que ya está en la mesa de negociación es el estatus de los ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido. ¿Su derecho de permanecer como residentes será respetado? ¿Se les concederán los mismos derechos a los recién llegados?  Uno debe tener en cuenta que el top diez de shows de diseñadores de Londres incluye a Erdem Kurtoglu (canadiense-turco); Roksanda Ilincic (serbia de Belgrado); Marques'Almeida (dos portugueses) y Mary Katrantzou (nacida en Atenas).
 
Y, como pueden atestiguar asistentes de las pasarelas en Londres, prácticamente todas las colecciones cuentan con ropa y accesorios fabricados en Europa continental.
 
"Como todos, estuve sorprendido por el resultado del referéndum. Sin duda alguna, soy leal a Europa. Tengo tiendas y showrooms en todo el continente, he mostrado mi colección para hombre en la Semana de la Moda de París desde 1976, y compramos tejidos de Italia y de otras partes de Europa", dijo Sir Paul Smith.

"Es imposible anticipar qué efecto tendrá la salida en la compra de artículos y servicios o en la confianza del consumidor, pero como compañía independiente somos lo suficientemente flexibles para hacer frente a la tormenta. Hemos estado en el negocio por mucho tiempo y hemos sido testigos de distintas crisis", lamenta el caballero de la moda.

Antes, para que un joven diseñador de Londres o una marca de moda de gran alcance vendiera a grandes almacenes o boutiques en cualquiera de los otros 27 países de la UE, tenía que hacer simplemente un envío. Ahora con el Brexit, estas mercancías se convierten en exportaciones. También están las editoriales de moda. Cualquier estilista sabe que pedir ropa de Milán o Londres para un rodaje en París era sólo cuestión de realizar un envío por DHL o Fedex. Después del Brexit, conseguir la ropa de Londres requerirá un carnet elaborado, lo que costará tiempo y dinero.
 
Por otra parte, muchos diseñadores británicos presentan sus desfiles en el continente. Tan sólo en París está Vivienne Westwood, Stella McCartney, Alexander McQueen y Paul Smith. Además, cada temporada el British Fashion Council patrocina los London Showrooms en el Marais.

Literalmente, cientos de colecciones londinenses presentan sus líneas de pasarelas y pre-colecciones en los showrooms de París  cada temporada. Con el Brexit, estas operaciones se convertirán en dolores de cabeza logísticos. 

Alice Temperley, que presenta su pasarela en Londres y siempre ha tenido un showroom en París durante la temporada francesa de ready-to-wear, afirmó: “Europa juega un papel importante. Temperley London vende en Europa, trabajamos con fábricas europeas, muchos de nuestros empleados y socios en la industria provienen de Europa".
 
Desde el Brexit, la libra británica ha caído, lo que ha hecho que la producción sea más cara para las marcas británicas como Temperley, aunque esto ha sido un tanto compensado por el gasto internacional del consumidor en el Reino Unido.
 
Siempre he creído que juntos somos fuertes. Sin embargo, el Brexit pronto será una realidad y necesitamos actuar rápidamente para proyectar y fortalecer nuestro negocio en este nuevo mundo. Soy diseñadora y una mujer de negocios. Al ser la directora creativa de una compañía dinámica y en crecimiento, no creo en las barreras", dijo Temperley a FashionNetwork.
 
La débil libra esterlina también ha tenido un efecto en grandes marcas como Burberry. “Aunque el Brexit no era el resultado que esperábamos, también es cierto que la debilitada libra esterlina ha impactado positivamente los flujos turísticos del Reino Unido, y ha dado a Burberry un cambio de divisas en términos contables", dijo Andrew Roberts, vicepresidente de relaciones corporativas.


Instagram: Vivienne Westwood

 
La Unión Europea es el mercado único más grande del mundo. Según un reciente informe de la Cámara de los Lores, la UE fue el mayor mercado para Reino Unido en cuanto a textiles y prendas de vestir, representando el 74% de estas exportaciones. La cifra de exportación a la UE aumentó de 4.900 millones de libras en 2012 a  6.700 millones en 2016, un crecimiento del 36% en el período de cinco años.
 
"Es demasiado pronto para hacer comentarios hasta que conozcamos el resultado de las negociaciones. Seguimos centrándonos en lo que podemos controlar. Claramente tenemos equipos en todo el negocio que buscan cómo y dónde podríamos ser impactados y hemos dicho que trataríamos de mitigar cualquier impacto adverso en los costos como resultado del Brexit. No hace falta decir que como marca con orgullo británico, seguimos comprometidos con la fabricación en el Reino Unido", agregó Roberts.
 
En el posreferéndum, el surgimiento del jingoísmo en toda Gran Bretaña ha sido sombrío, con los disidentes del Brexit etiquetados como "Remoaners" y los jueces de la corte más alta del país atacados como "enemigos del pueblo" por The Daily Mail, después de que dictaminaran que el parlamento de Westminster tenía derecho a votar en el Brexit. Esta actitud está en fuerte contraste con la naturaleza hiper-cosmopolita de la escena de las pasarelas en Londres.
 
Irónicamente, May votó por permanecer, pero desde que se convirtió en primera ministra se ha embarcado en una política de "Hard Brexit", con controles rígidos sobre inmigración y la posibilidad de que el Reino Unido salga tanto del mercado único como de la unión aduanera.
 
Caroline Rush, CEO del British Fashion Council, argumenta: “Todavía existen muchas preguntas sin responder sobre nuestra salida de la UE, y la activación del artículo 50 por parte de Theresa May este miércoles, no las resolverá inmediatamente. La comunidad de la moda británica se mostró abrumadoramente en contra de nuestra salida de la UE en el período previo al referéndum, pero ahora que la decisión ha sido tomada, debemos centrarnos en asegurarnos de que veamos las necesidades de nuestra industria representadas en cualquier acuerdo. A través de una serie de mesas redondas más amplias con diseñadores, el BFC ha establecido algunas áreas claves de preocupación, que incluyen visas, talento, tarifas e IP. El conjunto de las industrias creativas supera regularmente el promedio nacional de crecimiento económico. y trabajar junto con otros sectores creativos es la mejor manera para que la moda mantenga su posición competitiva en el mercado".

En junio pasado, cuando el BFC llevó a cabo su encuesta a 500 diseñadores pidiendo su opinión sobre el Brexit, sólo el 4.3% dijo que votaría para salirse. Desde el referéndum, el BFC ha mantenido muchas reuniones con ministros del gobierno y mesas redondas con parlamentarios, y para la Semana de la Moda del Reino Unido en septiembre hizo el lema: "Londres está abierto para los negocios". Incluso realizó una recepción en 10 Downing Street para celebrar "la inclusión y educación" de la moda, aunque el estado de ánimo en la fiesta estaba muy alejada de la celebración.
 
El voto de los "Outers" en junio pasado fue estrecho, con 52% frente a 48%. Sin embargo, de acuerdo con las encuestas, con un aumento en el número de británicos a favor del Brexit, las casas de moda más jóvenes y sus diseñadores han sido cada vez más discretos acerca de sus puntos de vista sobre esta separación internacional.

Por último, un día antes de que May mandara su mortal misiva a Tusk, el parlamento escocés votó para pedir un segundo referéndum de la independencia. El 23 de junio, tanto Escocia como Irlanda del Norte votaron en contra del Brexit. Un 56% de los votantes de Irlanda del Norte votaron en contra del Brexit, ya que uno de sus miedos era que esto pudiera llevar al establecimiento de una frontera dura con la República de Irlanda para recolectar aranceles aduaneros e impedir una ruta de la puerta trasera al Reino Unido para los inmigrantes. Esta sería la única frontera terrestre entre la UE y el Reino Unido. En cualquier caso, esto afectará inevitablemente el Proceso de Paz y los dividendos de la paz en el Ulster, que terminó 25 años de sangrienta guerra civil hace apenas una década.
 
Pero el siguiente ejemplo es el más claro de cómo el Brexit ha silenciado las lenguas de los diseñadores. La lista de los diez mejores shows en la reciente temporada londinense de acuerdo con Vogue Runway, fue coronada por J.W. Anderson (Irlanda del Norte); Christopher Kane (escocés) y Simone Rocha (sur de Irlanda). Los tres negaron hacer comentarios para esta historia.

Traducido por Francelia Rodriguez Ceballos

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

ModaLujoBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER