×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
3 mar. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La moda de mosquetero moderno de Chanel

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
3 mar. 2020

Chanel tuvo un momento puramente parisino, con toda la facilidad, seguridad e impertinencia elegante que eso implica, en un alegre show este martes donde presentó su colección.


Chanel - otoño/invierno 2020 - Womenswear - París - © PixelFormula



Teniendo como escenario una fría mañana en el Grand Palais, esta colección otoño-invierno 2020/21 pareció un estallido de optimismo muy necesario, ya que la temporada de pasarela internacional de cuatro semanas terminó bajo la sombra del coronavirus.

Una selección de bandas sonoras de películas francesas preparó la escena, comenzando con Peau d’Ane (Piel de asno), la comedia musical de Jacque Demy de 1970 grabada alrededor de los castillos del Loira. Sin embargo, aunque se inspiró en las imágenes clásicas francesas con toda una serie de pantalones de mosquetero y rechazó las botas de pirata, no había nada demasiado literal en la colección, que parecía decididamente contemporánea.

La directora creativa de Chanel, Virginie Viard, ya había creado el ambiente con un ingenioso vídeo de avance grabado por Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin. Lanzado un día previo al show, este mostraba en el Pont des Arts a dos modelos paradas, Rianne Van Rompaey y Margaret Qualley, y donde la cara de la primera se transformaba mágicamente en la segunda.

Von Rompaey abrió así el show con un traje verde lima de tres piezas completado con botas, desfilando con la modelo italiana Vittoria Ceretti en un conjunto negro de pantalones en jodhpur, desabrochado de la rodilla hasta abajo, chaqueta de béisbol y un pequeño top de encaje terminado con múltiples hebras de perlas. La pareja conversaba animadamente y fue la primera de múltiples grupos de dos o tres modelos que caminaban como viejas amigas, a menudo cogidas del brazo, hablando y sonriendo.


Chanel - otoño/invierno 2020 - Womenswear - París - © PixelFormula


Vestidas con boleros de seda con estampados de caballos alados, vestidos negros sin tirantes de calicó, abrigos-vestido cruzados de lana rizada muy estrictos con 12 botones y una variedad de jodhpurs y chaquetas de jinete. Además, Viard mostró una selección de nuevas formas de chaqueta, desde pequeñas versiones cruzadas con enormes cuellos extendidos hasta abrigos de doble botonadura con grandes bolsillos de parche.

Casi todos los looks se complementan con joyas bizantinas en brillantes colores de mosaico: cruces, pendientes, collares y pulseras.

“Romántico, simple, parisino”, explicó Viard, notablemente relajada en el backstage después del show.

El elenco paseaba alegremente sobre un suelo de espejos gigante, cubierto de hielo seco. Las 2600 personas del público se sentaron cómodamente en las laderas de una montaña de magia blanca. A mitad de camino, el estado de ánimo se volvió dramático, ya que la banda sonora era de Les Biches, la oscura historia de Claude Chabrol sobre el amor bisexual condenado, que incluía a la belleza glacial de Stéphane Audran lanzándole melancólicamente una nota a un artista callejero, también en el Pont des Arts.

El ambiente, sin embargo, fue en todo momento despreocupado, realzado por el pelo brillantemente suelto, el maquillaje naturalista y las modelos radiantes.

“¿Sabías que Coco Chanel tenía un caballo de carreras llamado Romantica?”, sonrió Viard.

Al preguntarle por su punto de partida al crear la colección, sacó su móvil y mostró una vieja foto en blanco y negro de Karl Lagerfeld y la redactora de moda italiana Anna Piaggi. Su predecesor estaba vestido con botas de pirata. “¡Comencé con esto!”, rió, señalando el calzado.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.