×
Publicado el
13 abr. 2020
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La moda nupcial y de eventos, entre el retraso de la temporada y el auge de la venta online

Publicado el
13 abr. 2020

El parón comercial y productivo causado por la crisis del coronavirus ha llegado en plena temporada de bodas, bautizos y comuniones. Las firmas del sector afrontan la situación asumiendo que sus meses de ventas fuertes se trasladarán al otoño y apostando por la venta online como un relativo salvavidas económico.


Sophie et Voilà registra el 60 % de su facturación en el mercado internacional - Sophie et Voilà


“En nuestro atelier a medida, las citas para marzo, abril, mayo e incluso junio se están posponiendo para después del verano o para 2021”, explica a FashionNetwork.com Saioa Goitia, CEO de la firma de moda nupcial Sophie et Voilà. Con ella coincide Virginia Pozo Castro, directora de Coosy, marca especializada tanto en moda para novias como para eventos: “No son cancelaciones, las bodas y demás citas se han pospuesto para finales de octubre y noviembre. Hace unos años que esta temporada iba cogiendo peso, así que, ahora, más”.

“Este parón nos va a traer un problema de liquidez inmediato”, indica Saioa Goitia. La firma que dirige, Sophie et Voilà, encaraba 2020 dispuesta a sellar un año de récord: “Íbamos como un tiro. A mediados de marzo llevábamos casi el 50 % de la facturación total de 2019. Ahora, nuestra previsión de facturación se ajusta en el día a día; si llegamos a lo del año pasado, nos quedaremos contentos. No es lo que esperábamos, pues estábamos duplicando stands en ferias, pero, ahora, aguantar me parece suficiente”.

Sophie et Voilà, que entró a finales de 2019 en el marketplace de lujo Moda Operandi, registra el 60 % de sus ventas en el mercado internacional. Por canales de distribución, también el 60 % de sus ventas corresponde al wholesale. “Japón ha estado aguantando bien, pero habrá que ver qué pasa, pues han tenido que entrar también en estado de alarma. En España y Europa está todo paralizado; en México estábamos vendiendo hasta la semana pasada y Estados Unidos también estaba comprando bien, pero todo se ha parado”, detalla Goitia.

“Aun así, yo me mantengo positiva, la gente no va a comprar tanto como el año pasado, pero creo que aún tenemos una oportunidad. En China y Hong Kong ya están empezando a moverse las compras. Para este año, teníamos un plan de internacionalización para China; cuando todo esto empezó, lo di por perdido. Pero, quizá, al final sea China la que nos salve el año”, concluye la CEO de Sophie et Voilà.


Coosy cuenta con colecciones para novia e invitadas - Coosy - Instagram


“El problema es que, aunque las bodas se retrasen para octubre y noviembre, no sabemos si la gente se va a animar a ir o no. Además, muchas parejas optarán por hacer bodas más pequeñas, con menos invitados. Y lo mismo ocurrirá con las comuniones: algunas clientas ya me han comentado que, aunque se retrasen a octubre, las celebrarán solo con la familia”, comenta Virginia Pozo Castro, al frente de Coosy, que prevé que la facturación de la firma caiga un 35 % este ejercicio.

Pedidos cancelados y producción paralizada



Maria Roch, fundadora de la marca que lleva su nombre y especializada tanto en moda para eventos como para novias, coincide en que una de sus preocupaciones es que “se tenga que reducir el número de invitados”. Y destaca otro problema del sector: la cancelación de pedidos de los clientes multimarca.
“De momento, solo dos clientes me han cancelado pedidos para esta temporada. Lo que sí están cancelando es la compra de la colección de invierno, que se sirve en julio”, detalla.

La producción de las colecciones es otra de las cuestiones que las firmas están replanteando. Algunas, como Coosy, han dejado de fabricar las prendas que pensaban comercializar para el mes de mayo. Otras como Bimani temen, ante la paralización de la actividad no esencial decretada por el Gobierno, no tener stock suficiente cuando reabran las tiendas. 

“Que la producción se haya tenido que parar es lo que más nos ha afectado. Si esto se alarga más de un mes, el problema será que abriremos las tiendas sin tener stock, porque lo hemos llevado todo al online”, sostiene Laura Corsini, fundadora de la marca.


Bimani ha elevado su venta online un 40 % respecto al mismo periodo del año anterior - Bimani - Instagram


Por su parte, Sophie et Voilà confía en reanudar su producción lo antes posible para poder seguir sirviendo pedidos. “Al tener taller propio, los pedidos hasta finales de abril los teníamos listos. Pero esperamos poder abrir de nuevo a partir del 26 para poder volver a fabricar”, explica Saioa Goitia.

Cierto auge de la venta online



A algunas de estas marcas, la venta online les ha permitido seguir generando ingresos y, por tanto, no paralizar completamente la actividad. “En esta época del año, especialmente de mayo a julio, vendemos mucho más en tienda que online. Y nuestras colecciones están enfocadas a ese 75 % de la facturación que generamos en tienda. Pero, este año, estamos vendiendo aproximadamente un 40 % más online que en el mismo periodo de 2019. Eso sí, estamos notando que las compras se inclinan más hacia los básicos, prendas atemporales que pueden servir tanto para una boda de primavera como de otoño. Además, mucha gente está optando por el envío una vez termine la cuarentena”, indica la fundadora de Bimani.

En el caso de Coosy, la venta online “sigue funcionando con normalidad”. “Estamos vendiendo, más o menos, como el año pasado. Hemos lanzado un outlet y está funcionando muy bien”, destaca Virginia Pozo Castro.

Pero la venta online no es tan halagüeña en el caso de firmas cuyos productos implican un desembolso mayor. “Estamos vendiendo algo, pero mi producto hay que verlo en persona. Para intentar suplir un poco eso, estoy asesorando mucho por teléfono o videollamada, que es una cosa que no solía hacer”, explica Maria Roch. 


Maria Roch ofrece asesoría por teléfono o videollamada a sus clientas - Maria Roch / Andres Cardona Mejia - Instagram


¿Hacia un nuevo modo de consumo?



Si bien estas firmas no cuentan con grandes plantillas, tanto Sophie et Voilà como Coosy y Bimani han presentado un ERTE para su personal (principalmente, de atención al público) ante el cierre de tiendas. Y, en la mayoría de casos, renegocian los alquileres con los propietarios de sus locales. 

Todas, además, coinciden en que esta crisis puede vislumbrar un nuevo modo de consumo. “Creo que la gente va a comprar mejor. Estamos más sensibilizados con la moda ‘slow’ y la moda española”, opina Saioa Goitia. “Hay gente muy concienciada con apoyar al comercio de proximidad y a las pequeñas marcas. Esto lo va a potenciar, aunque no en la medida que nos gustaría”, sostiene Maria Roch. “Esto va para largo, así que vamos a cambiar y adaptar nuestros hábitos de consumo”, comenta Virginia Pozo Castro.

Sea en primavera o en otoño, la moda nupcial y de eventos se prepara para dar el “sí, quiero” a sus consumidores tras el parón de la crisis del coronavirus. 

Copyright © 2020 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.