×
Por
EFE
Publicado el
1 ago. 2009
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La Paz recibe las nuevas tendencias en la moda de la "cholita" boliviana

Por
EFE
Publicado el
1 ago. 2009

La Paz, 1 ago (EFE).- El orgullo de la "cholita" se ha subido a las pasarelas en la quinta versión del desfile "La Chola Paceña, Tradición Nuestra" en la que se pudieron ver las nuevas tendencias y la belleza de la mujer típica de La Paz.



Las "cholas" se han convertido en un "emblema" del paisaje paceño, tal y como reconoció el sociólogo David Mendoza, que actuó de presentador en un peculiar desfile de moda celebrado este viernes, donde diecisiete jóvenes aimaras lucieron las últimas novedades en la indumentaria tradicional de la mujer andina.

"Esta pasarela no tiene nada que envidiar a otras", adelantó Pablo Zapata, organizador del evento, antes de que salieran las modelos a la pasarela, donde coquetearon con las cámaras y el público.

Con el cabello recogido en dos largas trenzas, las jóvenes modelos exhibieron con gracia y a ritmo de música electrónica las tendencias más modernas de la moda chola, que pasan por los mantones bordados con lentejuelas y colores eléctricos, e incluso algunos que incluyen diseños del conocido pintor aimara Mamani Mamani.

El antropólogo David Mendoza explicó que el traje de la chola es el "resultado del mestizaje de ropas españolas y el imaginario y los materiales andinos" y recordó que la historia de estas mujeres no ha sido sencilla porque "tiene una parte de discriminación".

No obstante, afirmó que "la chola paceña ha cobrado nuevamente vigencia y valor en nuestra ciudad".

Y es que, ajenas a los cánones que dictan los grandes gurús de la moda internacional, la vestimenta tradicional de la mujer paceña, con sus abultadas polleras (faldas), bombín y elaborados mantones, se ha convertido en un distintivo de Bolivia.



"Eventos como este nos enorgullecen a las mujeres de pollera", afirmó a Efe Eugenia Quispe, una de las asistentes al desfile, que recordó cómo cuándo era joven el vestir al modo tradicional andino era un hecho de discriminación para las mujeres en La Paz.

Quispe acudió al desfile con una amiga y su hija Ester, de 18 años, que aseguró que ya no usa pollera en la vida cotidiana porque le resultan "más cómodos los pantalones", pero sí que le gusta vestir de cholita para fiestas y eventos especiales.

En el desfile celebrado en una moderna pasarela instalada en un hotel de La Paz se demostró lo que anunciaron los presentadores del evento: que "la moda de la chola paceña está rescatando en los últimos años la elegancia de la mujer de antaño".

La sorpresa final del desfile llegó de la mano de la diseñadora boliviana Marión Macedo que diseñó un traje de cholita hecho de papel y conmemorativo del bicentenario de la independencia de La Paz.

"No hay límites en las texturas y los colores que puedes utilizar para este tipo de moda", confesó Macedo a Efe que pese a ser la primera vez que diseña un traje de chola consideró "un orgullo" la participación en el desfile".

"Hay un fenómeno en La Paz que es único en el mundo: la moda de la chola paceña. En otras partes del mundo se ha tendido a perder la tradición (..) En cambio aquí, ves que han mantenido sus costumbres", afirmó Macedo.

"Es una ropa bonita, de colores, que cada año pasa de moda y hay que cambiar", dijo a Efe Pacesa, una joven modelo de 21 años que desfilaba por primera vez en una pasarela.

Esta joven estudiante de Comunicación Social viste "de pollera" desde los siete años y luce con orgullo la tradicional indumentaria de chola, pese a reconocer que en una ocasión se planteó vestir con pantalones como el resto de sus compañeras de clase, pero su madre le dijo que tenía que estar orgullosa de "lucir pollera".

Para la concejala de La Paz Rosario Aguilar, organizadora del desfile, este evento ya se ha convertido en una vitrina para los artesanos paceños para "mostrar la calidad de su trabajo a Bolivia y el mundo".

Lorena Arroyo

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.