×
Publicidad
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
15 mar. 2022
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

La política china de "cero Covid" podría frenar la recuperación de la industria textil

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
15 mar. 2022

Cuando China se resfría, toda la industria textil siente los síntomas. En un nuevo contexto epidémico delicado en el país asiático, la política de “cero Covid”, enfocada en confinar amplias zonas en cuanto se registra un brote de nuevos casos, no es bienvenida de forma unánime y hace temer a los fabricantes textiles por los posibles retrasos en el ritmo de producción, como es el caso actualmente en las regiones textiles de Shenzhen y Shanghái.


Shutterstock


Al norte de Hong Kong, en la provincia de Guangdong, 17 millones de personas han vuelto a ser confinadas debido a 66 casos confirmados. Esta información estremeció a los contratistas internacionales, ya que, poco a poco, la provincia ha concentrado una gran cantidad de industrias textiles-confeccionistas que trabajaban para la exportación. Al inicio de la crisis, 28 276 empresas textiles locales exportaban sus productos. Este elevado porcentaje, además, ha llevado recientemente a las grandes ferias internacionales de textil-confección a volcarse a la ciudad local de Shenzhen, ya sea la francesa Première Vision o las grandes ferias chinas Intertextile y Chic, que han instalado allí una versión de su edición principal de Shanghái.

Shanghái también es fuente de inquietud para los clientes de la industria china. La metrópolis china más poblada también ha reconfinado a grandes zonas de su territorio en los últimos días. Sin embargo, la ciudad se encuentra en el corazón de otro bastión de la industria textil-confección. La provincia de Jiangsu, en el norte, y la de Zhejiang, en el sur, tendrían respectivamente cerca de 13 600 y 12 300 empresas exportadoras de textiles, según estadísticas del sector.

Por el momento, Shandong, la cuarta provincia exportadora de textiles, escaparía a las medidas de reconfinamiento.

“Estamos en capacidad de producir respetando las medidas sanitarias, pero estos confinamientos repentinos generan el riesgo de asustar a nuestros clientes”, dijo a FashionNetwork.com el representante de un fabricante de calzado de Jiangsu, quien también señala sus temores por el consumo local por el cierre de los centros comerciales y consumidores con menos ganas de comprar.

“Durante los últimos días, los clientes nos han estado contactando porque están preocupados. Esta solución (la política de ‘cero Covid’) es ciertamente efectiva, pero no debemos perder los pedidos que hemos vuelto a recibir”.

El temor es que el impulso del que ha gozado la industria china desde 2021 llegue a su fin, después de que China impulsara sus exportaciones de ropa en un 24 % durante el año fiscal y registrara un aumento del 16 % en comparación con sus niveles previos a la pandemia. En cuanto a los clientes, quienes tienen que lidiar con la persistente crisis de los fletes marítimos y el elevado costo de fletes aéreos tras la invasión a Ucrania, se temen retrasos adicionales.

El nerviosismo de los clientes es comprensible, especialmente en Europa, donde marcas y distribuidores ya puestos a prueba por la crisis sanitaria se resignan ahora a ver las caídas en el consumo debido a los aires de guerra que corren por el continente. China sigue siendo, por mucho, el principal proveedor mundial de prendas de vestir, con 142 000 millones de dólares (129 700 millones de euros) de bienes exportados en 2020, muy por delante de Vietnam (28 000 millones) y Bangladesh (27 000 millones), según la OMC.

Este repunte del Covid en China también perjudica a los fabricantes de ropa occidentales, que en gran medida obtienen telas y otros materiales del país asiático. Antes de la crisis, China era el principal proveedor de textiles de la UE, con 11 300 millones de euros en materiales, según el Instituto Francés de la Moda, muy por delante de Turquía (4800 millones) e India (2700 millones). Si a esto se le suman los elevados precios del transporte, la ecuación se vuelve aún más complicada para los fabricantes de todo el mundo.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.