Las ONG temen que el Fashion Pact sea solo una estrategia de "greenwashing"

El Fashion Pact presentado el 23 de agosto en el Palacio del Elíseo y tres días más tarde durante el G7 en Biarritz no tiene precedentes dado el número de importantes grupos involucrados en él, que van desde actores de la moda rápida como H&M e Inditex, hasta los grandes nombres del lujo como Kering y Hermès, pasando por marcas deportivas como Nike y Adidas. Sin embargo, organizaciones no gubernamentales cuestionan un acuerdo que se basa exclusivamente en la participación voluntaria y cuya implementación aún no ha sido definida.


Presentación del Fashion Pact en el Palacio del Elíseo el 23 de agosto - Elysée.fr

Por ejemplo, la organización de defensa del bienestar animal WWF, citada por los promotores del pacto, se muestra particularmente cautelosa sobre el alcance del texto, uno de cuyos tres aspectos es la preservación de la biodiversidad. "Hemos visto una duplicación del consumo de ropa en el mundo entre 2000 y 2014", dijo a la AFP Pierre Cannet, codirector de WWF France.

"Si se trata de vender cada vez más, usando energías renovables, eso no es suficiente. Se debe revisar el modelo, reducir la producción, hacer que la ropa se pueda usar por más tiempo, que ya no emita microplásticos cuando se lava y que se produzca de manera sostenible", enfatizó.

Esta perspectiva se suma a la del colectivo Ethique sur l’Ettiquette, más involucrado en la responsabilidad social corporativa. "Durante tres décadas, las multinacionales han multiplicado los compromisos voluntarios de este tipo sin considerar el rediseño de un modelo devastador", mencionó la organización.

"Nike ha firmado el Fashion Pact pero está lanzando una suscripción (...) para recibir hasta 10 pares por año; H&M incluso refuta el término ‘moda rápida’; Inditex se niega a rendir cuentas ante los consumidores o la sociedad civil. Este pacto apenas convence por la brecha entre las declaraciones y los actos", añadió.

Para Greenpeace, el Fashion Pact no es más que una "enésima estrategia de distracción" sin una mirada independiente al progreso que las empresas afirmarán en las reuniones que se supone que se celebrarán cada año.

"Es esencial regular esta industria”, dice la ONG.

“En cambio, Emmanuel Macron ha confiado en unos 30 actores de la moda para que establezcan sus propios estándares, creando una situación de evidente conflicto de intereses. Depende principalmente del Estado regular este mercado, por ley”, expresaron desde Greenpeace.


"El mejor policía no es el Estado"

Estas posiciones poco sorpresivas son diametralmente opuestas a las afirmaciones de Kering, cuyo líder François-Henri Pinault es el director del proyecto del pacto.

"En la moda, el mejor policía no es un Estado, sino el consumidor, el ciudadano", explicó la semana pasada Marie-Claire Daveu, directora de Desarrollo Sostenible y Relaciones Institucionales Internacionales de Kering, frente a los periodistas que se sorprendieron por esta falta de control independiente sobre los avances futuros.

"Lo que nos importa no son los medios, sino los resultados. Desde el momento en que los directores ejecutivos pongan su nombre en este documento, tendrá que haber resultados", manifestó.


François-Henri Pinault y Emmanuel Macron el 23 de agosto en París - Jean-François/Modds pour Kering

Según Marie-Claire Daveu, la sanción por incumplimiento de los compromisos vendrá primero de las redes sociales, con daños potencialmente "muy significativos" para la imagen de las marcas. Un argumento reiterado por el propio Ministerio de Transición Ecológica, que confía en "influencers y ONG, muy vigilantes sobre la posible brecha entre el discurso y la acción". ONG que, sin embargo, no fueron consultadas en el desarrollo del proyecto. Sin embargo, Kering dice que podrían tener un papel que desempeñar, ya que ya están involucradas en algunas iniciativas ecológicas que el pacto pretende unir.


¿Un pacto precipitado?

Entre la presentación del proyecto ante la prensa el 22 de agosto y ante el presidente de Francia al día siguiente, el número de signatarios aumentó de 30 a 32, con la llegada a último minuto de la empresa Karl Lagerfeld y el portal de ropa de lujo MatchesFashion. Esto es señal de lo que en última instancia podría ser la verdadera debilidad del pacto: su precipitación. A mediados de mayo, Emmanuel Macron había confiado a François-Henri Pinault la realización del proyecto. No obstante, desde entonces, la presentación del pacto tuvo que modificarse en función del calendario del G7. "El Sr. Pinault ha trabajado fuertemente todo el verano", afirmó Marie-Claire Daveu.

Sin embargo, esta velocidad, notable para un proyecto de esta magnitud, introduce el riesgo de tener consecuencias negativas. Muchos consumidores, ante el gran volumen de marcas “ecológicas” o polémicas como la que golpeó a la Iniciativa Better Cotton Initiative en 2017 en Francia, han desarrollado una desconfianza casi instintiva ante las declaraciones ecológicas de las marcas de moda, aún si su control suele confiarse a organizaciones independientes. No obstante, dado que este pacto no impone ninguna restricción o control, nada parece haber sido preparado en términos de imagen para desmentir las sospechas previstas de greenwashing, práctica que consiste en hacer declaraciones exageradas o falsas sobre las prácticas ambientales de una empresa.

Hay mucho en juego detrás de pacto, ya que en este tema hay una gran brecha entre los consumidores y las marcas, como lo señaló a finales de 2018 el Institut Français de la Mode. Tras una investigación, la agencia indicó que solo el 8 % de las marcas había dado un rol preponderante al desarrollo sostenible en su estrategia para 2019. Por otro lado, no menos del 20 % de los consumidores indicaron haber comprado un producto de moda responsable en 2018.

La Fashion Pact podría ser una respuesta a esta compleja situación. Queda por ver cuáles serán los compromisos concretos que se producirán. Es por esto que el próximo mes de octubre François-Henri Pinault convocará a todos los signatarios del pacto para definir el modo en que será puesto en marcha.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - OtroLujo - OtroBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER