×
195
Fashion Jobs
Por
EFE
Publicado el
4 may. 2021
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Las cadenas textiles se aplican el bisturí electrónico

Por
EFE
Publicado el
4 may. 2021

Las grandes cadenas de la moda ya contabilizan de media una cuarta parte de su facturación desde el escaparate electrónico, lo que ha intensificado la competencia virtual y la implementación de estrategias pero ha estrechado la red de tiendas y las plantillas.


Una clienta recoge una bolsa de manos de una dependienta en un comercio del centro de Barcelona - EFE


El negocio conectado en España ya no solo es "una cosa para jóvenes", hábiles en el manejo virtual. Se trata de una línea empresarial repleta de músculo, que venía gestándose y que se ha multiplicado durante la era covid. Es una realidad que revoluciona el concepto tradicional de las tiendas y los planes de los grandes grupos del sector.

No hay cadena de moda que no esté agilizando su transformación digital, ya que comprar una camisa, un par de zapatos o un cinturón desde la pantalla del ordenador o el móvil ya es un hábito fiable también para los más mayores.

Inditex, que agrupa marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti o Bershka; H&M, Adolfo Domínguez o Tendam (antes grupo Cortefiel) son ejemplos del impacto de este acelerón digital en la facturación, la mercadotecnica y la planificación.


Las grandes se reinventan



El nuevo rostro de Inditex lleva marcado los rasgos de la transformación digital. Sus ventas "online" crecieron un 77 % interanual en el último ejercicio, casi un tercio del total, pero cerrará entre 250 y 300 tiendas en España (el 17 % de la red).

Para el gigante sueco H&M, el comercio conectado generó el 36 % de los ingresos en los nueve primeros meses de su año fiscal. Al dato le acompaña un plan de ajuste a escala mundial que afecta a 350 puntos de venta, 30 en España de los 155 abiertos.

Otra buena noticia de la venta por Internet la dio Adolfo Domínguez. En los resultados del último ejercicio fiscal este segmento aumentó el 25,1 % (el 20,7 % de la facturación de la cadena), si bien ha reducido en 48 los puntos de venta en todo el mundo (casi el 50 % fuera de España).

En Tendam, que mantendrá sus tiendas de Cortefiel, Pedro del Hierro, Springfield o Women'secret, las ventas digitales crecieron un 79 % en su tercer trimestre fiscal (hasta noviembre de 2020), lo que supone un 20 % de las ventas globales del grupo en España.


El empleo en tienda se resiente



No hay rosa sin espina y en la línea de otros sectores afectados por las crisis del coronavirus, las grandes cadenas acompasan su despegue digital con ajustes de plantillas y reconversión de labores.

Desde el segundo trimestre de 2020 (inicio de la pandemia) en el textil, la confección y el calzado han desaparecido 33 900 puestos de trabajo, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El empleo en el sector de la moda se situó en 131 200 personas en el primer trimestre de 2021, según la EPA, frente a las 138 400 del trimestre anterior, lo que significa un descenso del 5,2 %, el mayor desde el segundo trimestre de 2020, cuando se declaró el primer estado de alarma.

En 2021 los nubarrones de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) se ciernen sobre las plantillas de H&M (un máximo inicial de 1100 empleados, el 17 %) y Adolfo Domínguez (300 trabajadores en España, el 30 %), en tanto que Inditex pactó reubicar a los empleados afectados por los cierres de tiendas.

En el extremo opuesto se ha situado en solitario Primark. El gigante irlandés, tercero en el "ranking" de ventas de 2019 por detrás de Zara y Mango, venderá sus productos en tienda y no incurrirá en gastos asociados a la venta por Internet o a la red de entregas.

Su objetivo es conservar el "low cost". De hecho, la cadena prepara un crecimiento de su red de tiendas con siete nuevas aperturas en España entre este año y el próximo, que creará 650 nuevos empleos.


Más empleos en el canal online



Las encuestas planteadas por la consultora Oliver Wyman entre abril y diciembre de 2020 reflejan que en España por cada empleo en "e-commerce" se crean 1,8 empleos indirectos.

Además, este canal virtual genera más puestos indirectos que el canal físico y también más directos que el modelo "offline" pero en otras áreas distintas (gestión de logística, recepción o entregas de última milla).

Otro asunto para la competitividad a futuro en el sector textil y de moda es el avance imparable de el "marketplace" o plataformas de distribución para la venta de productos (Amazon, Alibaba o AliExpress).

Un estudio de la misma consultora asegura que será el canal dominante en el futuro cercano del comercio electrónico, lo que será otro caballo de batalla con el que tendrán que lidiar las grandes cadenas.

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.