×
Publicidad
Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
26 jul. 2022
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Las condiciones laborales y salariales cuestionables en las fábricas de Leicester

Traducido por
Hernandez Sebastian
Publicado el
26 jul. 2022

Tras dos años, las fábricas de ropa en Leicester siguen explotando a sus trabajadores e incumpliendo con los pagos, según revela un estudio. La Low Pay Commission (LPC) ha afirmado que, a pesar de que el sector ha cambiado “sustancialmente” tras la pandemia, el incumplimiento con las leyes de salario mínimo es “un problema grave que afecta a demasiados trabajadores” y que “no había sido detectado”.


Photo: Pexels/Public domain


El informe dice que en el centro de la evidencia actualizada hay una desconexión: "Los organismos encargados de hacer cumplir la ley han encontrado un incumplimiento relativamente modesto en Leicester, mientras que los comisionados hablaron con otros organismos e individuos que creían que el incumplimiento era generalizado y flagrante".

La actualización se produce después de que las condiciones laborales en las fábricas de Leicester fueran el centro de atención en 2020. En ella se revela que la cultura de incumplir en el pago a los trabajadores "sigue siendo común porque la mayoría tiene miedo de perder su trabajo si presenta una queja".

Los hallazgos son tan críticos que el presidente de la LPC, Bryan Sanderson, ha pedido al gobierno que tome "medidas integrales".

“La evidencia que escuchamos de los trabajadores en Leicester fue sorprendente. A pesar de algunos avances positivos recientes, la inseguridad laboral, una cultura laboral venenosa y las bajas expectativas dejan a los trabajadores atrapados en trabajos de mala calidad y vulnerables a la explotación. Estos mismos factores significan que es poco probable que denuncien abusos, lo que socava los esfuerzos para hacer cumplir los derechos de los trabajadores", indicó Sanderson.

“El caso del Leicester no es único. En todo Reino Unido, los trabajadores en puestos precarios enfrentan los mismos obstáculos con las mismas consecuencias para el cumplimiento de la ley. El problema exige una acción integral, que incluya brindar a estos trabajadores mayor seguridad sobre sus horarios e ingresos”, añadió.

Varios trabajadores de Leicester le dijeron a la LPC que los empleadores amenazaron con asegurarse de que los "alborotadores nunca vuelvan a trabajar". Otro dijo que los gerentes capacitaron a los trabajadores sobre qué decirles a los inspectores.

Según los hallazgos, los operadores deshonestos también eluden el escrutinio al reportar menos horas que las que trabajan los empleados por una determinada cantidad de salario, o al pagar el salario mínimo, pero obligando a los trabajadores a devolver parte de su salario en efectivo a los gerentes.

La actualización llega varios años después de que las condiciones de trabajo en las fábricas de Leicester fueran noticia por problemas relacionados con fábricas que abastecían a múltiples empresas de renombre, y también después de hace dos años, cuando se culpó a las condiciones de trabajo inseguras por la propagación del Covid-19 en la ciudad.

Aunque los organismos encargados de hacer cumplir la ley han aumentado el número de visitas de inspección desde entonces, y los minoristas, incluido Boohoo, han iniciado investigaciones y medidas correctivas, la LPC advirtió que la escala de los abusos sigue siendo "imposible de determinar".

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.