×
Publicidad
Por
Reuters
Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
15 feb. 2021
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Las grandes marcas de moda se suman a la nueva iniciativa bangladesí de reciclaje textil

Por
Reuters
Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
15 feb. 2021

Las más importantes marcas de moda se han sumado a la nueva iniciativa bangladesí que busca impulsar el uso de materiales reciclados en la producción de ropa, así como reducir significativamente las emisiones de gases de invernadero de la industria para 2030.


Foto: Shutterstock


La Circular Fashion Partnership, anunciada esta semana, reúne a más de 30 marcas internacionales y empresas de reciclaje y fabricantes de ropa de Bangladesh en un esfuerzo por reutilizar los desechos textiles de las fábricas de ropa para crear nuevos productos.

Si tiene éxito, la iniciativa podría replicarse en otros países, como Indonesia y Vietnam, y ayudar a reducir las emisiones de la industria de la moda en general, dijo Global Fashion Agenda (GFA), un organismo sin fines de lucro que lidera el programa.

En 2018, las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del sector fueron de poco más de 2000 millones de toneladas, una cifra que debe reducirse a la mitad para 2030 para estar en línea con los objetivos climáticos globales, aseguró GFA.

"La reducción de los impactos ambientales, como las emisiones de GEI y la circularidad, van de la mano", dijo la portavoz de GFA Alice Roberta Taylor en comentarios enviados por correo electrónico.

La asociación reduciría las emisiones de carbono de la producción de ropa y la demanda de materias primas, que incluyen combustibles fósiles, al disminuir la cantidad de desechos y aumentar el uso de materiales reciclados sobre materiales vírgenes, señaló.

En virtud del acuerdo climático de París de 2015, casi 200 países acordaron reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para mediados de siglo y limitar el aumento de la temperatura promedio global a “muy por debajo” de 2 grados centígrados por encima de la época preindustrial.

Según la investigación realizada por GFA y McKinsey & Company en 2020, la industria de la moda produce el 4 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, igual a las emisiones anuales combinadas de Francia, Alemania y Gran Bretaña, y debe intensificar sus esfuerzos para alinearse con objetivos para frenar el cambio climático establecidos en el Acuerdo de París.

El Programa de Medio Ambiente de la ONU de 2019 situó la participación de la industria de la moda en las emisiones globales de carbono en 10 %, más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados, e indicó que era el segundo mayor consumidor de agua.

Bangladesh, una nación de tierras bajas considerada muy vulnerable a los impactos del cambio climático, como la intensificación de las inundaciones, las tormentas y el aumento del nivel del mar, es el segundo mayor productor mundial de ropa y su economía depende en gran medida de la industria de la confección.

Pero la mayoría de los desechos de la industria se exportan o se reciclan para usos menos valiosos, destacó GFA, agregando que el plan circular apunta a cambiar esa realidad al aumentar el valor de los desechos.


Enfoque circular



Miran Ali, director de la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Prendas de Vestir de Bangladesh, dijo que era hora de que la industria de la moda se alejara de un modelo comercial lineal de "tomar-hacer-desechar" y adoptar un enfoque circular.
Como las fábricas de Bangladesh producen artículos en grandes volúmenes, sus desechos están estandarizados, lo que hace que sea relativamente fácil de manejar, señaló.

"Por lo tanto, Bangladesh puede ser un líder mundial en el área de la economía circular", afirmó en un comunicado.

El Green Climate Fund, creado para ayudar a las naciones en desarrollo a adoptar energías limpias y adaptarse al cambio climático, aprobó un proyecto separado el año pasado para ayudar a reducir las emisiones en el sector de la confección de Bangladesh al permitir un uso más eficiente de la energía.

H&M, uno de los mayores clientes de la industria de Bangladesh, declaró a la Fundación Thomson Reuters que está trabajando para transformar todo su negocio para que sea "completamente circular y positivo para el clima".

Para lograrlo, los objetivos de la cadena de moda sueca incluyen hacer que su cadena de suministro sea "climáticamente neutral", lo que significa que no contribuye al calentamiento global, y solo usar materiales reciclados u otros materiales de origen sostenible, ambos objetivos para 2030.

“A medida que avanzamos hacia un modelo de negocio basado en una economía circular, nuestra agenda climática se impulsa. Queremos usar nuestro tamaño y escala para marcar la diferencia”, manifestó por correo electrónico Cecilia Strömblad Brännsten, gerente de sostenibilidad ambiental de H&M Group.

La Fundación Thomson Reuters está asociada con la Fundación Laudes, que está afiliada al minorista C&A.

© Thomson Reuters 2021 All rights reserved.