Las negociaciones entre China y EE.UU podrían concluir en semanas, haya un acuerdo o no

Estados Unidos y China podrían estar en las últimas semanas de negociaciones para lograr un acuerdo que ponga fin a la guerra aduanera, según señaló el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer. Washington y Pekín se han impuesto mutuamente aranceles de importación que han costado miles de millones de dólares a las dos economías más grandes del mundo, así como mercados arruinados y cadenas de fabricación y de suministro interrumpidas.


El gobierno de Estados Unidos busca terminar las prácticas y políticas que, según dice, han dado ventajas injustas a empresas chinas, incluidos los subsidios a la industria, los límites de acceso para empresas extranjeras y el presunto robo de propiedad intelectual - Reuters

El gobierno de los Estados Unidos está presionando para que se ponga fin a las prácticas y políticas que, según argumenta, han otorgado a las empresas chinas ventajas injustas, como el subsidio a la industria, los límites de acceso para empresas extranjeras y el presunto robo de propiedad intelectual.

"Esperamos que estemos en las últimas semanas para lograr un acuerdo", dijo este martes Lighthizer, el principal funcionario de comercio de Estados Unidos, durante una audiencia en el Comité de Finanzas del Senado de dicho país, aunque advirtió que aún quedan problemas importantes por resolver. "Si esos problemas no se resuelven a favor de Estados Unidos, no tendremos un acuerdo", añadió.

Los legisladores presionaron a Lighthizer para obtener detalles sobre si la administración Trump tiene la intención de mantener sus aranceles vigentes para garantizar que China cumpla con cualquier acuerdo. "El enfoque de la negociación desde el lado chino es la eliminación" de los aranceles estadounidenses, dijo Lighthizer. "Si eso es una concesión, eso es algo que se está debatiendo", agregó.

Estados Unidos está abordando problemas estructurales sobre los derechos de propiedad intelectual "con precisión" en las conversaciones y está cerca de alcanzar un acuerdo para abordar la manipulación de divisas, agregó el funcionario.

El progreso en las negociaciones del mes pasado llevó a la Casa Blanca a retrasar indefinidamente el aumento de los aranceles sobre productos chinos por un valor de 200 000 millones de dólares que debían entrar en vigor el 2 de marzo. Esto aumentó las expectativas de que se estaba llegando a un acuerdo, aunque funcionarios del gobierno de Trump dijeron el día viernes que aún no estaba programado otro encuentro entre los dos países.

Lighthizer y el principal negociador comercial de China, Liu He, conversaron este martes, según informaron los medios de comunicación estatales de China, y el representante comercial de Estados Unidos dijo durante la audiencia en el Senado que tenía otra llamada programada para el miércoles. "Estamos trabajando más o menos continuamente", dijo Lighthizer.


Aranceles, negociaciones comerciales y la OMC

El representante comercial estadounidense indicó que su país está trabajando para encontrar una solución para eliminar los aranceles al acero y el aluminio de Canadá y México. Washington había citado razones de seguridad nacional para imponer estas restricciones.

Sin embargo, han complicado el esfuerzo de la administración Trump para impulsar la ratificación final del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá acordado el año pasado. Este acuerdo es una versión revisada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte de 1994.

Estados Unidos está trabajando para lograr un acuerdo que elimine los impuestos sobre el acero y el aluminio y le dé a Canadá y México acceso al mercado de los Estados Unidos, a la vez que mantiene los beneficios del programa de aranceles, dijo Lighthizer, destacando las cuotas como una forma de lograrlo.

Reelaborar el TLCAN fue uno de los objetivos clave del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien había atacado el acuerdo trilateral calificándolo de destructivo para la economía estadounidense y su fuerza laboral, particularmente en el sector de la manufactura.

Trump se ha comprometido a reequilibrar el sistema de comercio global a favor de Estados Unidos como parte de su política de "América primero". Además de impulsar cambios importantes en China y de volver a negociar el TLCAN, Trump ha iniciado negociaciones comerciales con la Unión Europea, Japón e Inglaterra.

Lighthizer dijo que Estados Unidos se encuentra en un "punto totalmente muerto" en los negociaciones con la UE respecto al acceso agrícola.

"Estamos trabajando en otras áreas con la comprensión de que no habrá ningún (acuerdo comercial) sin agricultura", dijo Lighthizer.

Si bien los funcionarios estadounidenses han dicho que la agricultura debe ser incluida en cualquier acuerdo, la UE ha dicho que no apoyará un acuerdo integral que incluya dicho sector.

Lighthizer también defendió las acciones de la administración Trump para presionar a otros países para fomentar reformas en la Organización Mundial de Comercio (OMC), y mencionó en la audiencia que Estados Unidos está trabajando "diligentemente" para negociar nuevas reglas para que el organismo global siga siendo una organización "relevante para un mundo en cambio constante y acelerado".

El gobierno de Trump manifestó a principios de este mes que Estados Unidos no permitiría que el organismo internacional dictara la política comercial y defendió el uso de aranceles para presionar a los socios comerciales.

Los funcionarios de los Estados Unidos han argumentado durante años que los jueces de la OMC han excedido sus mandatos de manera rutinaria, imponiendo nuevas obligaciones a los miembros.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

© Thomson Reuters 2019 All rights reserved.

Moda - OtroIndustria
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER