×
671
Fashion Jobs
Publicidad
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
28 abr. 2022
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Le Coq Sportif lucha por recuperar su nivel de ventas prepandemia

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
28 abr. 2022

Elegido como socio olímpico y paralímpico del equipo francés, Le Coq Sportif apuesta por los Juegos de París 2024 para impulsar su negocio. La marca, que pertenece a la compañía de inversiones suiza Airesis, ya ha vestido y calzado a los atletas franceses este invierno para los Juegos Olímpicos de Pekín, todo ello con prendas cuyos materiales se han teñido y tejido en Troyes, en sus socios industriales, Aube Tricotage y France Teinture.


Le Coq Sportif cuenta con numerosos campeones entre sus embajadores, como aquí, en primer plano, el boxeador Tony Yoka y detrás el extenista Yannick Noah. - Le Coq Sporif


La marca francesa tiene grandes expectativas para el evento parisino. "A partir de 2022 y para todas las competiciones organizadas bajo la égida del COI (Comité Olímpico Internacional), los atletas olímpicos y paralímpicos franceses llevarán la ropa de marca Le Coq Sportif. Esta asociación permitirá a Le Coq Sportif aumentar significativamente su visibilidad y consolidar su reputación en todo el mundo", afirmó Airesis, accionista mayoritario de Le Coq Sportif, con el 78 % de las acciones de la compañía con sede en Aube.

"El horizonte de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2024 en París es una oportunidad para acelerar las transformaciones positivas preparadas y estructuradas desde 2005", agregó.

El año pasado, la marca se apoyó en la apertura de un nuevo almacén central de 50 000 metros cuadrados cerca de Troyes, donde se encuentra su sede histórica, que tiene sus raíces en 1882. Le Coq Sportif también comenzado la construcción de un nuevo centro de producción.

"La marca deportiva francesa ha puesto en marcha la construcción de una nueva fábrica textil, contigua y ampliada a su sede histórica de Romilly-sur-Seine (Aube). Con la construcción de este edificio de 3000 metros cuadrados, la marca ha dado un nuevo paso en su estrategia de reubicación. Moderna y equipada con paneles solares que la hacen autosuficiente en términos de energía, su finalización está prevista para diciembre de 2022", indicó Airesis en un comunicado.

"A partir de 2023, en estas instalaciones se realizarán los trajes de los equipos olímpicos y paralímpicos franceses clasificados para los Juegos Olímpicos de París 2024. Esta actividad permitirá la contratación de 80 empleados que se sumarán al centenar que ya está activo en la fábrica actual", detalló.


Estos proyectos deberían dar un nuevo impulso a la marca, que lucha por recuperar sus niveles de ventas prepandemia. En 2021, Airesis anunció que Le Coq Sportif había alcanzado una facturación de 124 millones de euros. Es un 40 % más que en 2020... pero aún está lejos de los 132 millones de euros registrados en 2019. Sus ventas de ropa aumentaron un 47 % y las de calzado un 20 % en comparación con el mismo periodo del año anterior. La marca redujo sus pérdidas con respecto a 2020, pero presenta una pérdida de explotación de 1,2 millones de euros y una pérdida neta de 9 millones de euros.


Un comienzo de año complicado



Sobre todo, la capacidad de recuperación de Le Coq plantea interrogantes. Mientras que la mayoría de los fabricantes de material deportivo han experimentado un aumento de su actividad con los confinamientos, la marca, que produce desde hace tiempo el maillot amarillo del Tour de Francia y es el proveedor de equipamiento de la selección francesa de rugby, el AS Saint-Etienne y la selección nacional de fútbol de Camerún, no parece haberse beneficiado de una dinámica deportiva en 2021.

Su oferta textil, para la que la marca asegura contar con un 90 % de materiales de origen francés, parece ser una ventaja, al igual que una relación privilegiada con 600 puntos de venta. Pero lo que es cuestionable es su oferta de rendimiento. La ausencia de productos técnicos en calzado, excepto quizás en tenis con su modelo All Court, parece ser un obstáculo importante para el reconocimiento de su legitimidad entre los deportistas.


Una oferta orientada hacia el sportswear, aquí con un modelo de zapatillas R1000 - Le Coq Sportif


Airesis, que señala que las incertidumbres sobre la producción y la logística, así como el contexto internacional con las medidas para combatir la pandemia del Covid-19 y la guerra librada por Rusia en Ucrania, pueden alterar sus previsiones de resultados, ha anunciado que tiene como objetivo un beneficio neto de un millón de euros para Le Coq Sportif en 2022. Sin embargo, el grupo ha admitido el 27 de abril que para su primer trimestre la marca está por debajo de su previsión de 27,2 millones de euros de facturación.

"Esto se justifica por un retraso en la entrega de calzado de unos 3 millones debido a la demora en la entrega de más de un mes. Esto se compensará entre abril y mayo. Así, el resultado neto a finales de marzo de 2022 se sitúa en 1,7 millones de euros por debajo del presupuesto. El contexto geopolítico en Ucrania, con las consecuencias que ello conlleva, podría frenar la recuperación económica iniciada el año anterior. Sin embargo, Le Coq Sportif considera que el impacto en el ejercicio seguirá siendo limitado y que un efecto rebote ligado a la flexibilización de las restricciones, combinado con el control de los gastos, podría atenuar estos efectos". Airesis afirma que apoya la actividad de Le Coq Sportif a través de una ampliación de capital. De hecho, ya se han transferido 1,5 millones de euros a la marca francesa.

 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.