×
Publicado el
14 jul. 2014
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Lencería: ¿cuáles son los productos que prefiere la clientela china?

Publicado el
14 jul. 2014

Con motivo de las ferias Mode City e Interfilière Paris, se dieron a conocer los primeros resultados de una encuesta realizada por Eurovet entre las consumidoras chinas de lencería. Una investigación, cuyo resultado completo se dará a conocer en el Interfilière Shanghai de octubre, que muestra clientes que se muestran cada vez más, que buscan ante todo prendas cómodas, que sean mesuradamente sexy.

No es sorprendente que los push-up sean los modelos más apetecidos por la clientela china. Más sorprendentemente es que los sujetadores de escote pronunciado ocupen el segundo lugar, en un país en el que los escotes no son particularmente populares. Las coreanas son las únicas consumidoras asiáticas que lo usan sin inhibición.

Aún más sorprendente, los sujetadores de media copa ocupan la tercera casilla, mientras que los modelos completos llegan en cuarta posición. Sin embargo, estos últimos siguen siendo particularmente importantes para los pechos más pequeños, ya que evitan cualquier desliz del sujetador. Por último, los modelos sin tiras ocupan el quinto lugar.

En la parte de abajo, las bragas descaderadas y bikini son sin duda las más populares, preferidas por las consumidoras por su mezcla de comodidad y moda. Los modelos clásicos y de corte alto también son muy apetecidos, mientras que los boyshorts comienzan a encontrar su público poco a poco. Por otro lado, las marcas no deben tratar con las tangas en el mercado chino, ya que todavía no son muy aceptadas por la clientela.

"No obstante, hay un deseo de probar algo diferente", advierte en todo caso Marie-Dominique de Fondaumière, directora de los salones Interfilière Shanghai y Shanghai Mode Lingerie. "Los cuerpos están cambiando, ya que los hábitos alimenticios evolucionan y la cirugía estética también influye. Además, las consumidoras viajan cada vez más, y aprenden otros hábitos de consumo".

Desafíos para las marcas extranjeras

En cuanto al ritmo de compra, el 60% de las consumidoras compra ropa interior entre 3 y 5 veces al año. Solamente el 10% lo hace más de 5 veces al año, y un 28% solo lo hace una o dos veces. "En términos de precio, hay un umbral psicológico real de 1.000 yuanes (120 euros aproximadamente), especialmente para los modelos coordinados", dijo Marie-Dominique de Fondaumière. "Pero si bien en el pasado a la clientela le bastaba con sustituir los modelos viejos, ahora hablan de complacerse y de compras impulsivas. Pero no porque un modelo esté de moda, o sea parte de las nuevas colecciones".

Para una marca internacional, un detalle que es a la vez obvio y sorprendente puede obstaculizar la conquista del mercado chino: el nombre. Al ser cuestionadas acerca de su conocimiento de las marcas extranjeras, si bien las clientes mencionan sobre todo a Victoria’s Secret, confiesan que les es difícil recordar el nombre. Sería entonces aconsejable usar nombres simples de recordar para las marcas, en lugar de un nombre complejo y demasiado occidental. Por otro lado, otro reto para las marcas extranjeras es hacer conocer su punto de venta, ya que los clientes que conocen marcas extranjeras admiten sin embargo que ignoran dónde encontrarlas.

En China, los colores sólidos son preferidos por encima de los motivos, al ser asociados con una clientela más madura. Y los conjuntos no son particularmente populares: el 89% de las chinas solo tienen entre uno y cinco, contra el 43,5% que tienen entre 6 y 10 sujetadores independientes. Y el color de estos se alinea principalmente con la prenda de la parte superior. Los tonos más apetecidos son el negro, carne, blanco y rosa, por encima del fucsia, rojo, beige y gris. En cambio, el manzana verde, burdeos, amarillo-naranja y lavanda deberían ser evitados.

Y en un mercado en el que el 70% de la clientela prefiere los modelos más ligeros, Marie-Dominique de Fondaumière sugiere la venta de pasties junto a los sujetadores más claros.