×
Publicado el
2 nov. 2020
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Liwe redujo sus ventas un 41 % en el primer semestre y cerró 34 tiendas

Publicado el
2 nov. 2020

La pandemia del Covid-19 impacta con fuerza sobre las cuentas del grupo Liwe, que opera con la cadena de moda Inside. En el primer semestre del ejercicio, cerrado el 30 de junio de 2020, las ventas de la compañía cayeron un 41 % respecto al mismo periodo del año anterior.


Fachada de una de las tiendas de Inside, marca propiedad de Liwe Española - Inside


Así, en los primeros seis meses del año fiscal, la facturación de Liwe fue de 38,7 millones de euros, frente a los 65,7 millones del mismo periodo de 2019. Además, la compañía anotó unas pérdidas de 12,7 millones de euros, que contrastan con los 1,4 millones de beneficios del primer semestre del año anterior.

Por mercados, la reducción de ventas fue mayor en Italia, con una caída del 63 %; en Portugal, este descenso fue del 55 % y en España, del 39 %. “En Grecia, el grupo mantiene aún un número muy reducido de tiendas, encontrándose el proyecto aun en una fase inicial”, sostiene Liwe en su informe de resultados, publicado en el portal de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Otros indicadores económicos subrayan el complejo semestre que ha cerrado Liwe: su deuda financiera neta, a 30 de junio de 2020, había aumentado en 13,8 millones de euros en comparación con el año anterior. 

Cierre de tiendas y previsiones



Una de las medidas adoptadas por Liwe para hacer frente a la situación actual ha sido el cierre “de aquellas tiendas que acumulaban mayores pérdidas o que se consideraban de menor posicionamiento estratégico para el grupo”. La compañía ha bajado la persiana definitivamente de 34 establecimientos, 21 en España, tres en Portugal y 10 en Italia, por lo que cerró el semestre con 413 tiendas (frente a las 447 que mantenía a 31 de diciembre de 2019).

Adicionalmente a la reducción de la red comercial, el grupo está desarrollando “un plan de contención de sus gastos operativos y optimización de la gestión de stock”. Y, pese a la evolución del primer semestre, “el presupuesto del grupo para próximos ejercicios contempla la obtención de resultados positivos y una paulatina recuperación de sus volúmenes de actividad”.

En su informe, la compañía subraya algunos indicadores que incitan a un cierto optimismo: tras el levantamiento del estado de alarma en junio, el descenso de las ventas totales comparables fue de menos del 10 % en el tercer trimestre. “Este descenso no es tan alto como en un principio se podía esperar tras la apertura de las tiendas, sobre todo teniendo en cuenta que los establecimientos ubicados en zonas no turísticas, que son muy numerosas en todos los países, han crecido un 4 %”, sostiene la empresa.

Además, y en datos pertenecientes ya al segundo semestre, Liwe detalla que en los últimos meses ha observado una mejora paulatina de las ventas comparables totales: en septiembre, el descenso fue del 5,1 %; en agosto, del 9,6 %; en julio, del 11,7 %. “Otro hecho muy positivo ha sido que en la última semana de septiembre las ventas comparables han tenido la mejor evolución de todo este período hasta llegar a alcanzar una cifra de crecimiento comparativo del 20,7 %”, agrega la empresa.

Con la previsión de que el segundo semestre del año fiscal se cierre “con unos niveles de cifra de negocio inferiores a ejercicios anteriores” y con la estimación de que en 2021 el grupo “entre en una fase de crecimiento sostenido”, la compañía centra su estrategia para los próximos meses en dos ejes.

Por un lado, una reducción de precios en el catálogo de mujer, un movimiento iniciado a comienzos de 2020 con el que “se están consiguiendo grandes mejoras en las cifras de ventas de este segmento”. Por otro lado, el impulso de la venta online a través del lanzamiento de una aplicación móvil, un club de fidelización y un portal de comunicación. Según Liwe, sus ventas en el canal e-commerce se han cuadruplicado en los últimos meses y las expectativas son “de mucho más crecimiento”.

En paralelo, y para un control del riesgo de liquidez, el grupo ha puesto en marcha otras medidas, como una reducción de costes de personal (su plantilla se ha reducido en 146 personas, hasta la cifra total de 1589 empleados), renegociación de arrendamientos o contratación de operaciones de financiación a largo plazo.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.