Loewe: la artesanía que sigue siendo cool y cinética

Un trabajo de artesanía sensual en Loewe en otro memorable show de la marca con sede en Madrid organizado por su director creativo, el irlandés Jonathan Anderson. 
 

Ver desfile
Loewe - Spring-Summer2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

Organizado, como de costumbre, en la UNESCO, un espacio dividido en media docena de habitaciones. Con un estilo de galería de arte londinense de principios de los sesenta, donde la gente tenía algo en común…disfrutar de la idea de hacer cosas y experimentar con ellas, explicaba Anderson.

Una colección cinética, en la cual casi todos los looks tenían fragmentos, cuerdas y flecos colgando, mientras que había plumas brotando de los tobillos, muñecas y hombros. Y, extrañamente para un irlandés, media docena de los conjuntos de plumas eran verdes, blancas y naranjas, como la bandera tricolor. Las modelos caminaban al lado de dos grandes esculturas de cepillos de lavado de coches girando sobre unos platos de metal, creadas por la artista italiana Lara Favaretto, un ejemplo perfecto de arte cinético, que empezó en los años 20 y resurgió en los 60.

Cada espacio era diferente, reflejando la falta de un tema común en las prendas. Una habitación  contenía 35 tocadiscos Dansette, donde un rubio Adonis con pantalones de marinero y sin camiseta se paseaba cambiando los álbumes como un DJ sacado de Blow Up. Cada espacio incluía múltiples versiones de zapatillas con forma de concha, hechas de madera de haya, pino de pantano y varillas de sauce de cosecha propia y formando moluscos hechos a mano por el irlandés Joe Hogan. El finalista del Loewe Craft Prize, también ayudó a inspirar muchas de las nuevas y excelentes series de bolsos.


Ver desfile
Loewe - Spring-Summer2019 - Womenswear - París - © PixelFormula

Bolsos con forma de concha de piel de serpiente en color beige, bolsos de paja oversize con el logo de Loewe en cuero o algunos bolsos para llevar al hombro de tonos primarios.

Así, la colección tenia múltiples actitudes. Desde ondulantes pijamas de seda azul plumaje pastel en la zona del pecho, hasta vestidos moriscos compuestos de grandes extensiones de ante dorado crudo o un notable vestido asimétrico de rayas horizontales. Una mezcla de texturas en todo su splendor.

Todo esto acompañado por una gran serie de botas envueltas en lazos y hebillas hechas de ante rugoso que Anderson ha convertido en material de culto  de Loewe.

“Totems en un espacio cinético. La artesanía es una de las cosas más características de esta marca. No creo que debamos ser inquietos y estar en todas partes. Para mí es una casa de cuero, en la que trabajñe muy duro para llevar a los bolsos al nivel en el que deben estar”, dijo Anderson en el backstage.
 
“Prendas con movimiento, volándose hacia un lado, como alguien corriendo hacia un autobús, o sacudido por una descarga eléctrica. Una celebración de lo bonito y lo sensual”, concluía el irlandés, cuya invitación era la imagen del irlandés más famoso exiliado a París, Oscar Wilde. Cubierta de besos con pintalabios rojo.

El arte de Favaretto es considerado un comentario sobre el coste y la muerte de la vida moderna, la moda de Anderson se trata de gozarla.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - Prêt-à-porterLujo - ComplementosDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER