Los almacenes londinenses Harrods se reinventan de cara a las nuevas generaciones

Los minoristas se ven obligados a ceder frente a la tendencia actual, que reclama la espacios de venta llamativos que ofrezcan al cliente una experiencia única y atrayente, bajo peligro de distanciarse del campo, en permanente transformación, de la moda y el lujo. O se trata, en todo caso, de la opinión del dueño de Harrods, Michael Ward, quien ha precisado que los grandes almacenes londinenses están llevando a cabo una profunda reflexión sobre la experiencia de compra, con el objetivo de atraer a los consumidores de la generación Y, al mismo tiempo que se centran en convertir Harrods en una tienda única.


Harrods

Según ha afirmado Michael Ward en el marco de la conferencia Millennial 20/20 celebrada en Londres la semana pasada, “el sector de la venta física se ha perdido en el camino” y ahora la gente quiere lo “excepcional”.

Para Harrods, “excepcional” significa mezclar experiencias, productos y servicios. “Para nosotros se trata de tres simples factores”, explicó Ward. “Disponemos del mejor espacio de venta, productos increíbles y ofrecemos los servicios más avanzados. Creamos una verdadera experiencia, nos aseguramos de que sea como un teatro con el objetivo de que la gente venga a Harrods y vivan una experiencia excepcional”, añadió.

Algunos ejemplos de esto son el recientemente creado espacio TechnoGym, el desfile Dolce & Gabbana organizado en el último minuto o la colaboración con el colectivo Vetements, que amontonó cientos de prendas no vendidas en las vitrinas de los almacenes londinenses.

La idea, en este último, era subrayar la superproducción del sector de la moda y los daños causados al planeta, más del 30% de la producción no llega a ser nunca utilizada y termina en los vertederos. Las prendas expuestas fueron donadas por empleados y clientes de Harrods para ser posteriormente entregadas a una organización benéfica por los derechos infantiles.


Harrods/Vetements

En lo que se refiere al importe que Harrods ha previsto para la renovación de varios millones de tiendas en Knightsbridge, Ward afirma que el objetivo ha sido llevar a cabo una transformación que responda a las necesidades de los consumidores actuales.

“Estamos a punto de invertir 200 millones de libras (227 millones de euros) para pasar de lo que hacíamos en el pasado a algo que sobrepasa los límites y que haga cambiar de opinión sobre nosotros como marca”, ha precisado. Este gasto incluye la renovación física de la tienda, así como un verdadero cambio de mentalidad en los empleados.

La idea implicarse de una manera más activa con nuestros clientes, sin necesariamente venderles aquello que creen que necesitan. “queremos que el cliente venga con una idea precisa de compra en mente y que acabe encontrando un estilismo que puede irle mucho mejor. Algo en lo que posiblemente nunca hubiese pensado. Es muy importante, sobre todo en los hombres”.

Este cambio de mentalidad ha de comenzar antes de que el producto llegue al punto de venta. “Cuando nuestro departamento de compras hace los pedidos, les pido que apaguen la herramienta de gestión de stock. Quiero que sean completamente creativos para comprar lo mejor, lo que los clientes tendrían verdaderamente ganas de comprar”.


Harrods/Dolce & Gabbana

Los clientes de los almacenes londinenses son cada vez más jóvenes y originales y llegan de fuera de Reino Unido. Ward está “verdaderamente entusiasmado por los próximos cinco años” y piensa que su equipo está capacitado para colocar a Harrods en el camino de los clientes, que cambia continuamente. Un “33% de los clientes (de Harrods) son de la generación Y”, la franja de edad a la que todos tratan ahora de llegar.

“Somos capaces de crear experiencias increíbles, ir a otros lugares del mundo y atraer a los consumidores, dándoles ganas de volver una y otra vez”.

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Lujo - OtroDistribución
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER