Los nuevos creadores hacen oír sus voces en Milán

A la sombra de Gucci, tenor del primer día de la Semana de la Moda de Milán este miércoles, junto a otros nombres habituales como Alberta Ferretti, No. 21, Jil Sander o Moncler, el relevo del made in Italy ha mostrado toda su fuerza creativa, desde Calcaterra hasta Arthur Arbesser, pasando por la china Anna Yang de Annakiki.


La ropa envuelve el cuerpo suavementeen Calcaterra - DR

Fue Calcaterra quien destacó con una colección otoño-invierno 2019-20 muy inspiradora, con siluetas femeninas y masculinas, al mismo tiempo fluidas y consistentes. Calma y voluptuosidad. Estas son las dos palabras que mejor lo resumen.

Abrigos de kimono o capas sueltas de lana llevados con tops con volúmenes drapeados o tejidos ajustados sobre pantalones que se deslizan en las piernas hasta el infinito. Estos looks elegantes y cómodos, ofrecidos en una paleta que va desde blanco hasta colores terrosos (chocolate, bronce, verde, gris), tienen algo extremadamente tranquilizador.

“Para mí la belleza se encuentra en lo cotidiano y en el bienestar. Una mujer puede ser elegante desde la simplicidad, con una camiseta blanca y un blazer. Esta temporada, justamente he jugado con la chaqueta masculina, transformándola para mujeres como vestido, abrigo o accesorio", explicó Daniele Calcaterra en el backstage.

Inspirado por la famosa aviadora estadounidense Amelia Earhart, que cruzó sola el Atlántico en el siglo pasado, el creador nos embarca en un vuelo de larga distancia entre el cielo, con los volúmenes aéreos de vestidos de múltiples capas y largas túnicas con tejidos impalpable, y la tierra, donde estas heroínas de aire, provistas de gorros de aviador con solapas, aterriza, en sofisticadas combinaciones de cuero satinado o tweed, o vestidos paracaídas.


Asimetrías y volúmenes caracterizan la colección de Calcaterra - DR

Arthur Arbesser también celebra la belleza cotidiana. Para su show, organizado en una enorme sala de escalada, invitó a algunos de sus amigos a desfilar, "amigos que llevan mis creaciones en sus vidas cotidianas". Su moda femenina oscila entre la burguesía milanesa y la artista de Europa oriental, entre rigor geométrico y fantasía colorida, en una explosión de tonalidades saturadas de turquesa, lila, marrón, rojo y dorado.

Las chicas llevan botas que llegan hasta el muslo en tonos vibrantes. En sus orejas cuelgan finas esculturas de metal, obras de la diseñadora de joyas Nathalie Jean. Las elegantes y en ocasiones austeras cinturas, con faldas largas y plisadas y blusas clásicas, se alternan con siluetas más delirantes, donde los cuadros multicolores de una túnica de seda chocan con los rombos negros y blancos de un suéter pequeño, mientras que un vestido de color mandarina flúor sobresale de un abrigo negro con un brillo inesperado.

Para concebir esta colección, el diseñador se centró en su universo, también a través de su recorrido vienés trasplantado a Milán, a partir de sus primeras colecciones, y a través de la intimidad de su taller de Sant'Ambrogio, ubicado en el centro histórico de la capital lombarda, donde crea su ropa con tres colaboradores.

El viejo ábaco de madera colocado sobre el escritorio es el protagonista de micromotivos impresos en un corpiño de seda. Un trozo de loden austriaco se transforma en una falda asimétrica, las granadas rojas de una vieja colección están reinventadas en un vestido.


Arthur Arbesser juega con las geometrías - DR

Este es otro tipo de belleza que celebra Annakiki en una colección que es un himno a la imperfección. "You are beautiful", proclama en letras blancas sobre sudaderas blancas con dos collares, la diseñadora china Anna Yang, que trabaja entre Shenzhen y Milán, donde acaba de abrir un estudio con una docena de empleados.

"La chica Annakiki ciertamente no es la chica más guapa de la clase, pero tiene una personalidad verdadera. Cuando la conoces, quieres saber quién es. Sus imperfecciones forjan su estilo, potente y auténtico”, explica la diseñadora en el backstage.

Los volúmenes son oversized, los colores llamativos y los materiales ultra brillantes o translúcidos. Las siluetas mezclan alegremente los estampados leonados con vestidos de guepardo sinuosos, abrigos o trajes de cebra y trajes o pantalones, polainas y minifaldas efecto pitón. Las mangas se hinchan en un vestido de noche o una blusa blanca, los hombros se hinchan en abrigos, las mangas de un traje a cuadros en lana de mohair se deforman en extrañas formas redondeadas.


Un look firmado por Annakiki - ph Dominique Muret

En otras partes, las costuras se agitaban en relieve como ampollas en un gran abrigo rosa o una chaqueta roja, mientras que una multitud de capullos de terciopelo rojo se erizaban en un abrigo para dar un efecto de coral. Un armario ecléctico para llegar al mayor número de personas.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterDiseño
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER