×
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
22 ene. 2020
Tiempo de lectura
2 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Maison Margiela, deconstrucción desafiante de vuelta a Le Marais

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
22 ene. 2020

John Galliano marcó el regreso a su antiguo barrio, el miércoles por la mañana, con una impresionante declaración de su característica belleza trastornada en Le Marais, el histórico barrio donde vivió durante casi dos décadas en París.


Maison Margiela Haute Couture


El show fue organizado en el Hotel Coulanges, una gran casa que actualmente está siendo renovada. El segundo piso estuvo totalmente pintado de rosa. También hubo huellas rosas pintadas con spray en el segundo piso, donde se reunieron apenas 200 invitados, sentados en sillas de colegio rosas.

Tras una larga espera, Galliano presentó algunas mezclas de moda maravillosas. Hubo piezas de museo instantáneas, pero también algunas grandes ideas de moda asertivas, conjuntos llamativos con deconstrucción ingeniosa.

El modisto de Reino Unido también impresionó con sus abrigos de bandolero con acabados en los que faltan botones y puntadas falsas. Para la noche, se concentró en prendas recortadas, y en gran parte transparentes, de terciopelo o cuero, con ropa interior en tonos a juego, antes de combinar los dos elementos de una manera ingeniosa a modo de broma.

El elenco llevaba la cabeza cubierta por unas redecillas, siendo difícil saber su género. Con sus labios azules y sombreros de macetas boca abajo, todos parecían destinados a asistir a un gran Bal des Victimes, aunque no durante la Revolución Francesa, sino más bien uno a las 5 de la mañana en un club techno de Berlín.

Al igual que la ropa, la banda sonora era una mezcla de varias canciones del difunto Malcolm McLaren, Serge Gainsbourg y Jane Birkin gimiendo Je Tʼaime Moi Non Plus, todo yuxtapuesto con Sonrisas y Lágrimas.

Un regreso a su deconstrucción característica y también al lugar de su caída. Fue en el cercano café La Perle donde su borrachera, grabada con un móvil, lo llevó a ser despedido de Christian Dior.

Tras un gran aplauso, no salió a saludar. Galliano nunca lo ha hecho durante todo su mandato en Margiela, a menudo abandonando el lugar durante el último pasaje. Y cuando un redactor preguntó en el backstage por el paradero del modisto, un miembro del personal de relaciones públicas respondió: “Oh, se fue hace un día”.

Después del show, un grupo de redactores caminó alrededor de la manzana hasta la nueva tienda de belleza Dover Street Market, para el lanzamiento del último perfume de Margiela, Mutiny, creado por Galliano.
 
Digan lo que digan sobre John, nadie podría acusarlo de ser perezoso.

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.