×

Manolita Faldotas, moda sin tallas y con la licra por bandera

Publicado el
today 7 oct. 2019
Tiempo de lectura
access_time 3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Manolita Faldotas, firma de moda española con sede en Valencia, nació como una tienda monomarca en la que vendía sus diseños, producidos en Tailandia. Pero en 2015 su historia cambió: dio el salto a la distribución wholesale y, hoy, es una marca de diseño español y producción portuguesa que vende sus prendas en un centenar de puntos multimarca.


Manolita Faldotas fabrica en tallaje único y con la licra como principal material - Manolita Faldotas - Facebook


La enseña, desde sus inicios, apostó por prendas de tallas únicas y con la licra como fibra estrella, una seña de identidad que mantiene actualmente. “Fabricamos tallas únicas, pero no todo son S o XL. Cada prenda tiene un estilo, una tela distinta, y se adapta a un tipo de cuerpo”, puntualiza Marian Boned, fundadora y diseñadora de la marca.

Manolita Faldotas, que tiene un target de lo más variado, pues viste a mujeres “desde los 35 hasta los 75 años”, produce el 100 % de sus prendas en Portugal, y trabaja dos tipos de licras, “la lisa y la sublimada”, detalla Boned. “La licra es un punto que no se pega, que tiene mucha caída, lo usamos como material de continuidad durante todo el año, y es complicado confeccionarlo bien”, agrega.

En la actualidad, y con aquella primera tienda cerrada, la marca centra sus esfuerzos en dos vías de negocio: la venta online al cliente final a través de su e-commerce y la venta a través del canal multimarca, su principal vía de facturación. Hoy, Manolita Faldotas está presente en un centenar de puntos de venta: la mayoría se encuentran en España, pero también cuenta con representación en Portugal, Italia y Grecia.


Manolita Faldotas vende sus diseños en un centenar de tiendas - Manolita Faldotas - Facebook


La marca se lanzó al canal wholesale con su colección para la primavera-verano de 2015, una colección que presentó en la edición estival de 2014 de la feria madrileña Momad. Desde entonces, Manolita Faldotas ha acudido regularmente al salón, también a la última edición, que se celebró el pasado mes de septiembre.

“Hemos estado muy contentos siempre, pero esta última edición ha sido desastrosa. Muchos expositores ya no están, las marcas grandes hacen showrooms fuera… Esta es la primera feria que nos hace cuestionarnos nuestra participación. A Momad vas para llegar donde no puedes tú solo, pero no hay nuevos clientes”, comenta Boned sobre su último paso por el salón.

“Eso sí, estamos muy agradecidos a Momad porque nos ha puesto en el mapa y, además, creo que este es un sentimiento internacional con las ferias”, añade la fundadora de Manolita Faldotas.

¿Responde ese sentimiento a una crisis general del sector multimarca? “Lo que oímos es negativo, pero los números, para nosotros, son positivos. Nuestra tendencia es al alza, hemos subido: por ejemplo, antes no teníamos reposiciones, y ahora sí”, explica Marian Boned.

Manolita Faldotas, que prefiere no comunicar su cifra de negocio, produce entre 7000 y 10 000 prendas por temporada, y sus prendas tienen un precio medio de entre 50 y 75 euros.

Próximamente, la firma lanzará su segunda marca, Punto Pelota. “Vimos que en Manolita, la división de clientas que está muy contenta con los productos a veces no puede usar nuestras prendas, así que lanzamos una nueva marca centrada exclusivamente en las tallas grandes”, cuenta Boned.

Punto Pelota, igual que su hermana mayor, tendrá la licra y el tallaje único como principales puntos diferenciales. Su primera colección en el mercado será la de la próxima primavera-verano, que también se presentó en la última edición de Momad. “La acogida ha sido buena, aunque no tanto como cuando presentamos Manolita Faldotas por primera vez”, detalla la fundadora de ambas firmas.

Punto Pelota, además de en el canal wholesale, se distribuirá a través de su propio e-commerce, que verá la luz en la campaña estival de 2020.