Nasty Gal se acerca a la bancarrota

La tienda online Nasty Gal se ha acogido al capítulo 11 de la ley de bancarrota de Estados Unidos después de emergieran rumores sobre su complicada situación financiera. El expediente protegerá a Nasty Gal de cualquier acción legal mientras rediseña su plan de negocios. 

Courtesy Nasty Gal

Nasty Gal nació en 2006 de la mano de su presidenta ejecutiva actual Sophie Amoruso como una tienda de ropa vintage dentro de la plataforma Ebay. La popularidad del sitio llevó a que Nasty Gal se convirtiera en una tienda por sí misma poco después de su lanzamiento.

La empresa tiene dos tiendas físicas en Los Ángeles, California, las cuales han sido un éxito. Reconociendo este potencial, Nasty Gal se unió con una firma de inversiones a principio de este año para liderar la creación de más tiendas.

A lo largo de los años, Nasty Gal se ha convertido en un imperio de moda evaluado en 100 millones de dólares. La tienda vende ropa femenina con detalles arriesgados a precios asequibles. Además de ofrecer ropa su marca propia, Nasty Gal ofrece ropa de otras marcas.

En febrero de este año, Nasty Gal despidió a un 10% de su plantilla de empleados como parte de una medida de “reestructuración estratégica”.

Amoruso dejó su posición de CEO de la firma en 2015 y fue reemplazada por Sheree Waterson, una ex ejecutiva de Lululemon. La salida de Amoruso estuvo relacionada con sus intereses personales y sus ganas de enfocarse en su show de Netflix, sin embargo varios medios han dicho que Amoruso está dejando la compañía de manera definitiva.

Sophia Amoruso fue incluida en la lista de las mujeres más ricas del mundo de Forbes con una fortuna estimada de $280 millones de dólares.

Traducido por Barbara Santamaria

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER