Nina Ricci confía su dirección creativa a Rushemy Botter y Lisi Herrebrugh

Los ganadores de la edición de 2018 del Festival de Hyères, Rushemy Botter yLisi Herrebrugh, han sido nombrados directores creativos de una de las firmas más prestigiosas de París: Nina Ricci. Su primer trabajo para la firma será la precolección de toño de 2019, que generalmente se presenta cada mes de enero. Habrá que esperar al próximo marzo para ver su primera colección completa, la del otoño-invierno de 2019-2020, en la semana de la moda de París.


Rushemy Botter y Lisi Herrebrugh, nuevos directores creativos de Nina Ricci - Leon Mark

El dúo neerlandés, entre cuyos méritos figuran sus estancias en Anthony Vaccarello y Viktor&Rolf, saltó a la fama el pasado mes de abril al hacerse con el Gran Premio del Festival de Hyères, el más codiciado por los jóvenes creadores en Europa. Lo hicieron con una colección masculina salpicada con figuras de pescadores caribeños y lucida por modelos de raza negra. Una estética lúdica revestida con un mensaje social y basada en prendas deconstruidas y motivos intrépidos pintados directamente sobre el tejido: una visión subversiva de la moda con un toque de humor absurdo. En suma, una estética que nada tiene que ver con el universo refinado y romántico de la diseñadora Nina Ricci, quien lanzara su firma homónima en 1932.
 
“Es un inmenso honor para nosotros entrar a formar parte de este fantástico proyecto. Nina Ricci encarnó una moda verdaderamente femenina y simboliza para nosotros el resplandor y el saber hacer de las grandes casas de moda. Nuestra intención es utilizar ese ADN suyo para crear una nueva bocanada de aire fresco: la de una mujer de su tiempo, fuerte y optimista”, declaraban Rushemy Botter y Lisi Herrebrugh en un comunicado de la firma.

Por su parte, Charlotte Tasset, directora general de Nina Ricci desde la pasada primavera, afirmaba: “Me siento feliz por acoger a Rushemy y Lisi en nuestra casa. Su universo creativo es pura expresión de su época y exuda una fuerza emocional, una honestidad y una impertinencia verdaderamente singulares. Inherentemente delicada y poética, esta estética única marcará el nacimiento de una nueva mujer Nina Ricci”.
 
La casa de moda francesa está controlada por la familia Puig, basada en Barcelona, que controla también otras cuatro firmas de lujo: Jean-Paul Gaultier, Paco Rabanne, Carolina Herrera y Dries Van Noten, que la familia readquirió este verano.  A pesar de tratarse de una firma reconocida, cuyos directores creativos han sido las más veces laureados por la crítica, Nina Ricci ha visto pasar por sus filas a nada menos que seis directores creativos el presente siglo, entre los que figuran Lars Nilsson, Olivier Theyskens, Peter Copping y Guillaume Henry.
 
El grupo Puig es conocido principalmente por sus perfumes y no acostumbra a invertir masivamente en grandes casas de moda. De hecho, el grupo español puso fin a las colecciones de prêt-à-porter de Jean-Paul Gaultier apenas un año después de tomar el control de la firma, conservando únicamente su atelier y su desfile de alta costura. Dada la inexperiencia del dúo neerlandés, se especula que Nina Ricci ha preferido optar por una opción relativamente poco costosa antes que por un creador de renombre.

Dicho esto, lo que no se le puede reprochar a Puig es haber confiado una firma de moda tan reputada a dos neófitos del diseño; muy al contrario, se trata de una manifestación de su audacia. 

Traducido por Carmen Cocina

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

LenceríaNombramientos
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER