Nueva York, en una temporada memorable, celebra la vuelta del optimismo en la moda

En una América dominada por tweets polémicos y el conflicto, los diseñadores han producido una temporada memorable en Nueva York con optimismo, elegancia y positivismo.
 

Ver desfile
Rodarte - Primavera-verano 2019 - Womenswear - New York - © PixelFormula

La Fashion Week de Nueva York ha celebrado esta temporada el civismo y la clase, con desfiles llenos de ropa extremadamente femenina y refinada.

Nunca una temporada había sido tan diversa, con una selección de modelos de diferentes etnias, ya que los diseñadores habían escogido cuidadosamente a personas de un amplio rango cultural. Sin muros por ninguna parte.

Si bien los diseñadores no mencionaron a Donald Trump durante la temporada, sus prendas exclusivas y elegantes parecían ser una fuerte crítica a los discursos vulgares e hirientes del presidente.

Moda refinada y correcta

Muchos diseñadores clave han enfatizado en moda muy refinada que parecía diseñada para clientas sumamente femeninas. Por ejemplo las hermanas Mulleavy, en Rodarte, que vistieron a la mayoría de sus modelos con telas con flores reales, de una forma híper refinada y con vestidos de noche etéreos y diáfanos. O también Marc Jacobs, con sus abrigos over-size y vestidos voluminosos de los años 50. Con gran trabajo de peluquería. Sin olvidar a Tory Burch, cuya elección de vestidos Amish y versiones ligeras de chilabas inspiradas por su madre, Reva, una mujer refinada que le enseño a amar las culturas extranjeras y exóticas. Por otra parte, Jason Wu añadió un toque de seriedad con algunos trajes de noche de raya tiza.


Ver desfile
Tory Burch - Primavera-verano 2019 - Womenswear - New York - © PixelFormula

 
Diversidad

Desde que Ralph Lauren consiguiera una ovación en el evento de su 50 aniversario, con dos preadolescentes mestizos con grandes rastas cayendo sobre sus brazos, la temporada en Nueva York ha tratado sobre el respeto por las diferentes razas. Su colección, una nueva versión de sus otros estilos (preppy chic, elegancia Old English, Cowboy cool, Four Corners funky y Navajo arreglado) portados por modelos de múltiples culturas.

O Brandon Maxwell, que consiguió unir lo diverso y lo refinado. Destacando su look estrella, un vestido rosa acompañado por una chaqueta trucker llevados por la modelo Imaan Hammam, la bella holandesa con ascendencia egipcia y marroquí y portada estrella de Vogue Arabia.

Moda de mensaje mixto

Tal y como dijo Michael Kors: "ha habido una gran normalización en la ropa de noche y, de forma contraria, una glamurización de la ropa casual". Viendo la colección más prominente de Kors, con destellos esmeralda y rombos dorados sobre vestidos playeros de picnic y no en grandes trajes. O un despliegue brillante de Proenza Schouler en su vuelta a Nueva York, con una colección entera de gala, ideal para la inauguración de una galería de arte, compuesta por algodón y denim japonés.


Ver desfile
Proenza Schouler - Primavera-verano 2019 - Womenswear - New York - © PixelFormula

 
El “athleisure” todavía presente

El “athleisure” nunca se ha ido y esta temporada podría estar alternativamente a la moda, siendo original y lujoso. Como en Christian Cowan donde, en un despliegue brillante, mostró gorras de baseball de triple capa sobre sugerentes vestidos negros de terciopelo, llevados inesperadamente con botas de plataforma Pinball Wizard de plata y riñoneras a rayas verdes.

Incluso Boss mostró una serie entera de pantalones de chándal con grandes rayas en los lados. Dicho esto, fue una colección poco convencional, en una paleta de color extraña para Nueva York, guiada por prendas de un color burgundy muy poco favorecedor.

Un mal apunte en la que, por lo demás, ha sido una temporada de gran distinción.

Traducido por Rocío Alonso Lopez

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterDesfiles
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER