×
Por
EFE
Publicado el
4 mar. 2010
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Oliveira Baptista impregna de naturaleza antártica sus modelos invernales

Por
EFE
Publicado el
4 mar. 2010


Felipe Oliveira Baptista Otoño-Invierno 2010/11
París, 3 mar (EFE).- El modisto portugués Felipe Oliveira Baptista impregnó de naturaleza antártica su Prêt-à-Porter para la próxima temporada invernal, que presentó en París, en la segunda jornada de colecciones otoño-invierno 2010-2011.

Blanco y blanco roto, o marfil; crema y blanco antártico; negro y azul gris y azul noche; y marrón entre chocolate y café, fueron las combinaciones de colores predominantes en sus conjuntos aparentemente monocolores, pero con una paleta de sutiles combinaciones.

Tan delicada como la manera de superponer prendas para proteger del frío más polar a sus potenciales clientas, mediante chalecos de visón, faldas cortas, vestidos túnica rectos y cortos, "leggings" con aplicaciones de cuero, y pantalones muy ajustados, casi leotardos, a menudo de cuero.

Cada conjunto siempre sobre botines negros con plataforma y altísimo tacón apenas perceptibles, ocultos bajo volantes de flecos también negros, sobre los tobillos y en muchos casos hasta por encima de las rodillas.

De modo que los muslos se convirtieron en una de las partes más realzadas del cuerpo femenino con este artista que ha trabajado en Londres y Milán, y que está presente en París desde 2005, primero como miembro invitado de la alta costura, desde hace dos temporadas en el calendario del Prêt-à-Porter

Un espacio en el que su objetivo de internacionalizar la marca, encuentra ahora "más visibilidad, más prensa y más compradores", explicó a Efe.

En su desfile, el color vino como un guiño, hecho de rosa palo, verde, amarillo mostaza, lila, blanco y negro, fundamentalmente, sólo en los últimos modelos de su colección.

Eran vestidos de cóctel, cortos por encima de las rodillas; o de noche, largos hasta el suelo, que podían desnudar los hombros y parte de los brazos; o hacerse asimétricos y abrirse con audacia para descubrir las piernas.

Se adornaba con motivos ópticos, asimétricos y generalmente tricolores, en ocasiones enteramente bordados de azabache y lentejuelas.

Oliveira Baptista quiso ir a lo esencial, y crear una "nueva forma de expresión indumentaria", inspirada en el Antártico pero también en los exploradores pioneros y en los paisajes desérticos, combinados a un sinfín de influencias, entre ellas la danza de Pina Bausch.

La modernidad vino del minimalismo buscado, pero también del tratamiento técnico dado a sus creaciones, trabajadas con nuevas tecnologías, como los bordados "termosoldados", calentados y transformados en caliente, cortados y aplicados sobre el modelo, explicó el artista.

Abierta anoche por la modista Fatima Lopes, la vena portuguesa de la moda más francesa continuo también hoy aunque fuera del calendario oficial de la Federación Francesa de la Costura con el desfile Luis Buchinho.

Transparencias, asimetrías, texturas doradas y plateadas y plisados estratégicos fueron algunos de sus elementos característicos.

Además del lugar elegido para presentar su desfile, el Liceo Turgot, Buchinho coincidió con su compatriota Baptista Oliveira en la idea de dejar los muslos al descubierto sin recurrir a las habituales botas altas, ni a las medias, como hizo también su colega japonesa Limi Feu.

Donde Baptista Oliveira superpuso volantes de flecos, Buchinho colocó sendos volantes laterales, uno en cada pierna, estrategia que, en su versión corta, hasta mediada la pantorrilla, dieron a la mujer todo el espíritu alado del dios Mercurio.

Lola Loscos

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.