×
Publicidad
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
4 mar. 2022
Tiempo de lectura
6 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

París vuelve a la ligereza con Coperni, Gauchere, Ludovic de Saint Sernin e Isabel Marant

Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
4 mar. 2022

El ambiente en las pasarelas parisinas parecía haberse aligerado un poco de la gravedad que marcó los primeros días de la Semana de la Moda. Aunque la guerra en Ucrania preocupa mucho a los diseñadores y la influencia de la pandemia sigue presente en muchas colecciones, el jueves pudimos respirar un poco de ligereza a través de las colecciones de otoño-invierno 2022/23 que mezclan estilismos clásicos invernales y otros mucho más sexys y desenfrenados. Como en Coperni, Gauchere, Ludovic de Saint Sernin e Isabel Marant.
 

Coperni, otoño/invierno 2022/23 - DR


Coperni nos catapulta a un colegio estadounidense con pasillos ruidosos y filas de casilleros, al otro lado de la carretera de circunvalación de París, mostrando a una adolescente que poco a poco se va emancipando. Con medias de lana negras que llegan hasta los muslos, apareció inicialmente con trajes sobrios. Vestidos, chaquetas y abrigos de sastrería, en lana oscura o en espiga, sujetos a la cabeza a modo de capucha. Lo cual a veces la hace parecer una monja.

Pero no os fiéis de esta falsa ingenua, que se pasa el tiempo garabateando en su bolso o en sus zapatos de tacón y trata por todos los medios de personalizar su look, con picardía mediante un chaleco con capucha diablesca o llevando, por ejemplo, los vaqueros tan bajos, que acaban agarrados a una polaina justo por encima de la rodilla.

Las camisas celestes con un escudo y minifaldas cruzadas pronto dan paso a un espíritu más rebelde y gótico con bodys de punto retorcido y guantes a juego, pantalones pirata atados con un lazo por debajo de la rodilla, o crop tops y vestidos de látex ultra ceñidos, disponibles en tonos pastel (amarillo, rosa, celeste, blanco). Deja ver el costado y el ombligo en los trajes cruzados característicos de la marca. Para la noche, saca a relucir encajes, blusas con volantes, grandes prendas de piel de colores y un bolsito de cristal, al estilo de Cenicienta.

La recoge su novio, el hombre presente desde hace unas temporadas en Coperni, a través de cápsulas. Viaja, no en una motocicleta, sino con un casco de esquí de velocidad futurista. La única seña futurista visible de la colección.

“Esta temporada hemos puesto menos énfasis en la innovación y la tecnología. Queríamos estar en un espíritu más tranquilo y puro, más que técnico”, explican en el backstage los estilistas Arnaud Vaillant y Sébastien Meyer.

“Esta colección está dedicada a Ucrania, en particular a nuestro equipo allí. Durante el año pasado, hemos estado trabajando con un taller en Kiev para la parte de sastrería. No hemos podido comunicarnos con ellos durante una semana. Pero acabamos de enterarnos de que están a salvo”, dijo el dúo.

 

Gauchere, otoño/invierno 2022/23 - DR


Volvemos al corazón de la capital, bajo los bulliciosos arcos de la rue de Rivoli, frente a las Tullerías. Gauchere quería salir a la calle "para reconectar con la vida real y conectarse con el exterior".

“Es una colección muy emotiva. Todavía es difícil proyectarnos hacia el futuro. Quería vestir a una mujer muy, muy real”, subrayó la estilista alemana Marie-Christine Statz, justo antes de mandar a la pasarela siluetas muy masculinas.


Los modelos destilan gran fuerza y ​​energía, con camisetas sin mangas o sostenes de seda empolvada, con vaqueros de cintura baja o pantalones holgados de pinza, flotando con grandes chaquetas masculinas con hombros anchos a rayas de banquero. El look oscila entre el estilo underground berlinés y el rigor minimalista, con looks totalmente monocromáticos que alternan amplios volúmenes, ceñidos al cuerpo o más fluidos, con sedas impalpables que apenas rozan la piel.

El cuerpo se desnuda en pequeños toques, a través de minivestidos y tops con hombros descubiertos o una abertura y un escote profundo en la espalda de un vestido austero. Los tops y faldas de color nude se funden con la piel. La suavidad de la seda de doble cara o el cachemir se une al cuero, el vinilo o el denim, inyectando al conjunto una profunda vitalidad, mientras que la lana bouclé se ve en un vestido con capucha o a chalecos y vestidos de felpa.

Como en Coperni, los chicos están presentes en este desfile, donde llevan los mismos trajes que las mujeres. "¡Los hombres quieren llevar mi ropa! Desde hace casi dos años, por tanto, comencé a ampliar mi gama de tallas", explicó divertida por el hecho de que, por lo general, "son más las mujeres las que usan el vestuario masculino".


Ludovic de Saint Sernin - DR


Ludovic de Saint Sernin sigue la misma lógica, pero llevada al extremo. Sus looks, desde los más sexys y femeninos hasta los más neutros, son llevados ​​por hombres y mujeres por igual y sin distinción de género, siendo uno el reflejo exacto del otro. El creador, que se divide entre París y Londres, lleva a sus invitados a un sótano, que se convierte en discoteca en cuanto los focos iluminan la pasarela.

Para esta vuelta a un desfile físico, se divierte desfilando (casi) de incógnito entre las modelos, presentando una colección equilibrada entre el día y la noche, mezclando el típico vestuario invernal, en una paleta oscura de marrones, grises y negros, con estilos mucho más claros y atractivos.

Abrigos, maxifaldas y pantalones de lana o lona, ​​cerrados con cordones, se combinan, tono sobre tono, con bonitas camisas, que se pueden llevar también como un vestido, con las piernas desnudas calzadas con botas. Del mismo modo, el gran suéter canalé de cuello alto se transforma en un vestido de punto. El punto, nuevamente, se utiliza para confeccionar tops cruzados, faldas rectas, pantalones y chalecos con o sin mangas, que acarician el cuerpo con delicadeza.

Para la noche, las prendas pierden peso, como un diáfano conjunto blusa-pantalón en seda transparente, los vestidos que se encogen dejando completamente la espalda al descubierto, o los minivestidos bustier en pitón con aberturas laterales muy altas en los muslos. La cota de malla cubre el torso, como pañuelo colgado de una cadena alrededor del cuello en el hombre y como sujetador sostén en la mujer. Los diamantes de imitación iluminan las prendas de punto y las camisetas sin mangas de malla. Un mono de punto ancho revela ropa interior chic. También mostró un vestido largo negro transparente que no escondía nada...


Isabel Marant, otoño/invierno 2022/23 - DR


Las mismas ganas de ligereza y de divertirse se ven en Isabel Marant, con una colección de mucha energía. “Es la balada de una chica a gusto consigo misma. Se pone un vestido con una chaqueta grande o un bomber encima, ¡y se va a caminar por el asfalto! Es la chica que quería mostrar”, resumió la creadora en el backstage. Como banda sonora se escuchó una pieza de Kazu, la cantante del grupo neoyorquino de culto Blonde Redhead, verdadera musa de Isabel Marant.

Los modelos salen con botas de siete leguas de cuero blanco, amarillo u óxido, con estampado de tapicería, pero también en azul metalizado o plateado. Se ponen un mono de motorista en blanco roto o con lentejuelas, vaqueros o un magnífico mono de cuero. Pero lo mejor es llevarlos con las piernas descubiertas con vestidos vaporosos, afelpados o micro outfits muy ajustados en terciopelo elástico. Mejor aún, simplemente con un suéter de cuello en V sobre una camisa, olvidándose de ponerse la falda.

"Pensé en prendas fáciles de llevar, casi deportivas. La idea es ir a lo esencial. Es sencillo, no demasiado embriagador, con texturas desenfadadas y mucho trabajo en el color", continu lóa diseñadora, que da rienda suelta a los colores vitaminados (naranja vivo, azul eléctrico, frambuesa, ocre) integrándolos en una paleta más clásica (negro, crema, azul marino).

Al final del desfile, Isabel Marant salió con un suéter azul y amarillo, los colores de Ucrania. "Estamos con los ucranianos de todo corazón, pero desafortunadamente no podemos hacer mucho, excepto ayudarles materialmente. Pero eso es muy poco. El desfile es un paréntesis porque tenemos que ir hasta el final. Pero mañana, será el duro regreso a la realidad”, puntualizó.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.