×
Publicidad
Por
Europa Press
Publicado el
27 ago. 2010
Tiempo de lectura
4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Philip B el milagro capilar de las famosas de Hollywood

Por
Europa Press
Publicado el
27 ago. 2010

¿Cuántas veces hemos soñado con tener el estilista de alguna de las celebrities que vemos en las portadas de las revistas de moda y belleza del planeta?Yo...muchas.

Pensaba que eran secretos sólo aptos para ellas, que no podría jamas a compartir productos de tocados pero el gurú de la belleza ha escuchado mis plegarias y las ha hecho tangibles para el resto de las mortales.

¿Quieres descubrir el secreto de las melenas de las más famosas?

Lee atentamente, no tiene desperdicio y no me deis las gracias...lo hago porque creo que la belleza es un valor en alza y del que de debemos disfrutar siempre que podamos. En una era como la que vivimos en que los must son la juventud y la espectacularidad...no podemos permitirnos el no compartir los pequeños secretos de belleza las unas con las otras.

Te diré tres productos estrella y tres famosas. ¡Siéntete as a star y elige el que mejor te va!

Shakira: Rejuvenating Oil

Nicole Kidman: Lovin' Leave-in Conditioner

Rania: White Truffle Shampoo

Philip B. es, desde hace más de dos décadas, el experto en tratamientos capilares de referencia en Hollywood. Propietario de un prestigioso y conocidísimo salón donde cuida personalmente a algunas de las 'cabezas' más famosas del Star System (Charlize Theron, Penélope Cruz, Keanu Reeves, Katie Holmes, Melanie Griffith, Calista Flockhart, Kevin Costner, Meg Ryan, Sophia Coppola, Madonna, Barbra Streisand, Keith Richards o el mismísimo Steven Spielberg* Por citar sólo a unos pocos) y creador de una línea de productos de culto -presente en las peluquerías y tiendas de belleza más cool del planeta-. Aunque a Philip B. le sigue gustando auto-designarse como <> quizás a estas alturas, convendría ampliar su definición.

Forbes Magazine ha incluido sus productos en <>.

Vogue América ha dicho de su tratamiento 'Four Step Hair & Scalp Treatment' que <>.

"Más que cortes o peinados, adoro realizar tratamientos capilares y ver a las personas (y a sus cabellos) instantáneamente trasformadas. Mis clientas siempre me dicen 'si todas las mujeres pudieran ponerse en tus manos' Pero es que, en realidad, todas pueden: porque no soy yo, ¡son los productos!"

"Todos han sido 'testados' en mis propios clientes, muchos de los cuales son personajes muy famosos: personas que 'tienen que tener' (incluso por contrato) un pelo fabuloso cada día. Por eso, la primera vez que vi el efecto de los extractos botánicos puros de mi el

'Rejuvenating Oil', supe que estaba en algo grande. El feedback de clientes, colegas peluqueros y todo tipo de expertos en belleza ¡me lo confirmó! Así, aunque yo no esté físicamente realizando el tratamiento, es como si estuviera en espíritu "

Philip B.

HISTORIA: En busca del 'Santo Grial' Capilar

"Tratar el pelo como una prolongación de la piel"

Con múltiples premios de belleza y pioneros en el uso para el cabello de extractos naturales, los productos Philip B. están desarrolladas a base de potentes aceites esenciales y extractos botánicos puros -en concentraciones inéditas en la industria- con fragancias naturales y libres de parabenos.

En total sintonía con uno de los lemas clave de la firma "tratar el pelo como una prolongación de la piel", el resultado es una completa gama de fórmulas que, desde 1991, ha transformado rotundamente la percepción del cuidado capilar de lujo.

Philip comenzó como aprendiz de estilista en Boston, pero pronto decidió trasladarse a Los Ángeles (esa ciudad dónde la estética es considerada un 'bien-de-primera-necesidad').

Eran los años 80, una década en la que sin una gran permanente, un decolorado a lo Madonna o un fastuoso cardado 'no eras nadie'*

Y allí estaba Philip, en pleno Beverly Hills, preocupado por los cueros cabelludos de sus clientas: mujeres que llegaban a él "con el pelo 'frito', con melenas tan sobre-tratadas que no respondían a ningún acondicionador habitual*". Aquello le llevó a meterse en la

cocina (si, has leído bien) para intentar dar forma a sus propios remedios: fórmulas caseras desarrolladas casi por intuición.

Philip había empezado a trabajar por aquel entonces como estilista y colorista 'de cabecera' de la plana mayor de la industria de Hollywood. De rodaje en rodaje y de shotting en shotting, aprovechó sus múltiples viajes alrededor del mundo para dar rienda suelta a una personal 'cruzada' en pos del 'Santo Grial capilar'. Su obsesión: encontrar los ingredientes perfectos, aquellos con los que elaborar los mejores tratamientos del mundo. El experto se hallaba en estado de shock con los productos disponibles: la gran mayoría de los champús -incluso los de las líneas de lujo-, resultaban ser "predecibles formulaciones a base de detergentes, agua y fragancias"; los acondicionadores "demasiado 'pegajosos' y pesados*" Se estaban pasando por alto los verdaderos ingredientes de calidad, esto es: "probados extractos botánicos, con un alto nivel de actividad, capaces de asegurar un máximo nivel de regeneración y unos resultados visibles e inmediatos".

Se puso manos a la obra con un claro objetivo: revolucionar la industria capilar. Regresó a L.A., reunió el arsenal de ingredientes naturales meticulosamente recolectado durante sus viajes alrededor del mundo, 'montó' un laboratorio de química en su casa y se puso a formular sin descanso -prueba-error-prueba-error-, sus propios "brebajes". Amigos, familiares y clientes-voluntarios se convirtieron en sus 'conejillos de indias': "Era genial -recuerda Philip - entrabas en mi casa-laboratorio y te los encontrabas caminando de la cocina hacia la ducha con su botellita de plástico sin marca*".


Por Gloria Vázquez Sacristán

Copyright © 2021 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.