Pretty Green, la marca de Liam Gallagher, al borde de la bancarrota

Cada semana quiebran en Reino Unido varias marcas de moda. Pretty Green, la marca del cantante Liam Gallagher, pasará bajo la administración judicial la próxima semana; la última víctima de las difíciles condiciones que prevalecen en el mercado de Reino Unido.


Pretty Green

La marca masculina de prêt-à-porter fundada hace 10 años, ha presentado una notificación en la que solicita al administrador judicial, Moorfields Advisory, que se encargue de su proceso de insolvencia, según informan los medios británicos.

El propósito de esta notificación es dar tiempo a la empresa, que ya utilizó a Moorfields como asesor hace poco menos de quince días, para encontrar nuevos inversores. Pero vence la próxima semana y ningún inversor se ha manifestado aún, según ha sabido la prensa británica por fuentes anónimas del mundo empresarial londinense. Si se presentara un comprador, podría alcanzarse un acuerdo tras el período de administración judicial.

La ventaja de este enfoque sería que el nuevo inversor no estaría atado a las obligaciones de arrendamiento de la empresa, que cuenta con una docena de tiendas independientes en Gran Bretaña. Pretty Green también tiene unas cuarenta concesiones y varios socios mayoristas.

Desde que Moorfields comenzó a tantear a potenciales inversores, despertando interés en el sector, no está claro si sus propietarios actuales intentarán comprar la marca.

Según la prensa británica, la empresa ya no sería solvente en el momento de la venta, lo que significa que las participaciones de los accionistas actuales no tendrían valor. Liam Gallagher, excantante de Oasis, no es el único accionista. Rockpool Investments compró una participación minoritaria hace dos años, al igual que el futbolista Joe Cole.

La marca sigue siendo atractiva: en el último ejercicio, finalizado el 31 de enero, logró una facturación de alrededor de 28 millones de libras esterlinas (casi 33 millones de euros). Pretty Green logró un beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones modesto (176 000 libras, o unos 205 000 euros), pero se espera que este resultado mejore en 2020.

Algunos de los problemas recientes de la empresa se atribuyen a las dificultades financieras a las que hizo frente el año pasado la cadena de grandes almacenes House of Fraser, donde Pretty Green tenía varias concesiones; el dinero adeudado por la cadena de distribución no se podrá recuperar.

Y ya que hablamos de House of Fraser, parece ser que su nuevo propietario, el empresario Mike Ashley, podría intentar comprar la marca Pretty Green. Aunque está ocupado en otros frentes (dirigir House of Fraser, tratar de hacerse con el control de Debenhams, Northern Store y LK Bennett), la compra de Pretty Green encajaría perfectamente en su estrategia actual: reunir marcas en dificultades, pero respetadas, y añadirlas a su grupo Sports Direct.

Philip Day, director del grupo Edinburgh Woolen Mill, tiene una estrategia similar: después de comprar una serie de marcas conocidas, como Jaeger y Aquascutum, está siempre al quite cuando surge la oportunidad. Pero también hay empresas de capital privado que podrían estar interesadas en Pretty Green.

Traducido por Ana Ibáñez

Copyright © 2019 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterModa - ComplementosDeporteDenimBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER