×

Primavera informal de Marc by Marc Jacobs centra la NYFW

Por
EFE
Publicado el
today 11 sept. 2013
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Nueva York - El diseñador estadounidense Marc Jacobs jugó al despiste con su concepto primaveral, apostando por una temporada holgada, informal y de colores apagados que, con todo, destacaron en una jornada de la Semana de la Moda de Nueva York en la que los locales Vera Wang y Badgley Mischka decepcionaron.

Si Marc Jacobs apareció en la gala Met con temática punk con un chándal de lunares, era fácil prever que, en su presentación de la temporada primavera-verano 2014 de su marca más accesible, Marc by Marc Jacobs, lo más probable era que no se ciñera a lo esperado.

Marc by Marc Jacobs P/V 2014 | Foto: Pixelformula


La sangre no se le altera en primavera al también director creativo de Louis Vuitton, sino que parece más afectado por la astenia. Sus colores pierden viveza, los tallajes tienden a lo holgado y sus modelos enseñan poca carne en una extensa colección.

Con unos diseños iniciales que repetían vagamente la misma temática cinética que el día anterior presentó Carolina Herrera, Marc Jacobs no insistió mucho en esa vía de inspiración y se pasó a los estampados de unas mariposas que parecen conscientes de que en menos de un día morirán y de que la mayor parte de su vida han sido orugas. Se visten de colores como rosa palo o incluso negro y desfilan con abulia.

Mientras sus trajes de chaqueta dicen adiós al slim fit y se acercan al oversize en lo referente a la silueta, apuestan por el estilo aburrido por excelencia: la raya diplomática que, con todo lo anterior, desafía los protocolos y pierde conscientemente su saber estar.

Sin embargo, cuando mira a la moda "high school" lo hace con un plus de lujo, con sedas brillantes y patronajes más cercanos al traje de noche, y no duda en ponerse otoñal para las gabardinas de color marrón.

Jacobs, considerado uno de los genios de la moda actual, disfruta borrando las líneas que separan las categorías. Sus hombres llevan bolsos y portan colores femeninos, los trajes de chaqueta se funden con los pijamas. De la misma manera que no teme que, llegada la noche, su inspiración sea algo tan obvio como las estrellas y aplique el plata sobre negro y viceversa.

Vera Wang P/V 2014 | Foto: Pixelformula


Rehuyendo la coherencia, Jacobs introdujo sin motivo aparente la fantasía de lentejuelas aguamarina, los plateados galácticos o el colorismo "candy" de manera consecutiva en un fragmento de la colección. Y, en conjunto, sus diseños parecen destinados a influir en la moda que se verá en la calle en cuestión de meses.

La estadounidense de ascendencia asiática Vera Wang, en cambio, decepcionó en esta ocasión. Conocida como la reina de los vestidos de novia, no haría de ninguna mujer el día más feliz de su vida con una colección a la que le faltó nervio, a pesar de estar atravesada por elementos tan agresivos como la rejilla o la cinta en la cabeza.

Con Anne Wintour como una de las asistentes, comenzó la mañana en negro y acabó la noche en blanco. Entre medias jugó con casi toda la paleta de colores. Partiendo de los colores puros, en las intersecciones entre los cruzados que protagonizan su propuesta es donde se alumbran los colores intermedios.

Su primavera se cuela por la espalda de sus vestidos, donde nacen flores, o en la unión del negro y el amarillo, los colores de la avispa. Sus ombligos al aire buscan la frescura en los modelos negros, pero en general lo veraniego llega de la lado de los tejidos vaporoso y caída suave. A veces sofisticados, a veces tediosos, con excepcionales concesiones al desmelene, con divertidos juegos de azules.

Badgley Mischka P/V 2014 | Foto: Pixelformula


Por su parte, el dúo Badgley Mischka (formado Mark Badgley y James Mischka en 1988) presentó una colección deudora de Audrey Hepburn y Givenchy, en la que el día estaba tomado por el jaspeado o las rayas horizontales, casi siempre en blanco y negro, mientras la noche, que en su escala de tiempo dura más, se llenó de vestidos con miras a las alfombras rojas.

Pese a que James Mischka empezó como biomédico, poca investigación reflejó en el patronaje (con preponderancia de palabras de honor y tirantes), pero caídas elegantes, tejidos como gasas y terciopelos, y la aparición puntual de los flecos, protagonizaron un desfile tan correcto como olvidable, tan infalible como poco trasgresor. Sin una línea clara pero sin apostar con decisión por la variedad.

© EFE 2019. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.