×
Por
Europa Press
Publicado el
10 ene. 2014
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Propietarios del sector textil de Camboya demandan a los sindicatos tras dos semanas de huelga

Por
Europa Press
Publicado el
10 ene. 2014

PHNOM PENH - Los propietarios de muchas de las compañías de la industria textil de Camboya presentarán diversas demandas contra los sindicatos después de las protestas que tuvieron lugar las últimas semanas para exigir un incremento de los salarios mínimos.

"Las demandas se centrarán en los cargos de incitación a la huelga, daños a los bienes y propieddes, coerción y amenazas contra los trabajadores que querían ir a trabajar", ha asegurado el secretario general de la Asociación de Fabricantes de Textiles en Camboya (GMAC por sus siglas en inglés), Ken Loo.

Enfrentamientos entre la policia y trabajadores textiles en Phnom Penh el 3 de enero de 2014 | Foto: AFP/ Tang Chhin Sothy


Uno de los abogados que representa a las compañías del sector textil contra los seis sindicatos involucrados en la huelga, Khieu Sambo, ha asegurado que más de 150 compañías han presentado sus demandas y que están en proceso de presentar más.

Por su parte, el presidente del Sindicato Libre, Chea Mony, uno de los sindicatos objeto de las denuncias, ha segurado que el poder judicial de Camboya está muy politizado, pero que seguirá luchando contra los cargos de que se le acuse ante los tribunales.

"Nos demandan porque quieren intimidarnos para que no hagamos más huelgas pero nosotros ayudaremos a los trabajadores", ha asegurado Mony. "No tenemos miedo", ha añadido.

Al menos 50 trabajadores de diferentes compañías con sede en la zona económica especial de la provincia de Svay Rieng, en el sureste de Camboya, han sido despedidos o suspedidos por participar en las protestas, según el diario local 'The Phnom Penh Post'.

"Las acusaciones contra nosotros no son ciertas, porque no hemos hecho nada malo", ha asegurado uno de los trabajadores, Chorn Thieng, que asegura haber sido suspendido y que cobrará la mitad de su sueldo hasta que la demanda que la empresa ha interpuesto contra él llegue a los tribunales. "Sólo hemos pedido (un aumento del salario mínimo), y lo seguiremos pidiendo", ha añadido.
PROTESTAS

La principal formación de la oposición, el Partido de Rescate Nacional Camboyano (PRNC) ha asegurado que las últimas elecciones generales, que tuvieron lugar el pasado mes de julio, habían sido un robo del Partido Popular de Camboya (PPC), liderado por el primer ministro Hun Sen --en el poder desde hace casi tres décadas-- y han exigido que se repitan.

Las protestas del PRNC y su boicot a la formación del Parlamento durante las semanas posteriores a los comicios no obtuvieron grandes resultados hasta que convocaron una nueva protesta para el pasado 15 de diciembre, que alcanzó su punto álgido el día 24, cuando los trabajadores del sector textil se unieron a la manifestación.

A la huelga se unieron en torno a 350.000 personas, una cifra que amenazó con paralizar la principal industria de la exportación de Camboya, que ingresa más de 3.670 millones de euros anuales y que suministra a grandes marcas internacionales como Adidas, Gap o H&M.

El pasado viernes, la Policía Militar abrió fuego contra los trabajadores que se estaban manifestando en un complejo industrial de la capital, Phom Penh. Como resultado de la actuación policial, cinco trabajadores perdieron la vida, aunque el Gobierno sólo ha confirmado tres de los fallecimientos.

Un día después, las autoridades desmantelaron el campamento de protesta del PRNC que se había instalado en un parque de la ciudad y el partido acabó efectivamente su protesta.

AUMENTO DEL SALARIO MÍNIMO

El PRNC se comprometió durante el período de campaña electoral a duplicar el salario mensual mínimo en las empresas de la industria textil, hasta alcanzar los 117 euros mensuales. El Gobierno ofreció en primer lugar un aumento hasta los 69 euros, para ofrecer posteriormente 73, lo que supondría un incremento del 25 por ciento, sin embargo, los sindicatos rechazaron esta oferta.

Mony, ha asegurado que los trabajadores volverán a las calles el próximo 14 de enero, el día en que tanto el líder del PRNC, Sam Rainsy, como su 'número dos', Kem Sokha, se tendrán que presentar en un tribunal para responder a las acusaciones de haber incitado a los trabajadores a la huelga.

Rainsy, exministro de Finanzas, ha asegurado que el caso presentado contra ellos está motivado políticamente y que eso supone un intento de intimidar a los opositores de Hun Sen.

Copyright © 2021 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.