×
308
Fashion Jobs
STARLITE
Director(a) Comercial
Indefinido · MADRID
LUXE TALENT
Recruitment Consultant Mode et Retail H/F
Indefinido · BARCELONA
KALEOS
Senior Buyer
Indefinido · BARCELONA
LOUIS VUITTON
Stock Associate - Barcelona Paseo de Gracia Global Store
Indefinido · BARCELONA
STARLITE
Comprador(a)
Indefinido · MADRID
LUXE TALENT
Sales Assistant 30h Con Chino (Las Rozas Village)
Indefinido · MADRID
CONFIDENCIAL
Coordinador Retail
Indefinido · MADRID
PAGE PERSONNEL
Sales Assistant Joyería. Perfil Asiático. Eci Serrano
Indefinido · MADRID
LUXE TALENT
Sales Assistant Tailoring Specialist (Eci)
Indefinido · ALICANTE (ALACANT)
LUXE TALENT
Sales Assistant Tailoring Specialist (Eci)
Indefinido · SANTA CRUZ DE TENERIFE
ASICS
Key Account Manager
Indefinido · BARCELONA
RETAIL TALENT GROUP
General Management Stores (3 Stores Moda Premium)
Indefinido · LA ROCA DEL VALLÉS
BUTTON WATCH
Marketing Manager
Indefinido · MADRID
YOU ARE UNICORN
Comprador Senior Circular - Barcelona
Indefinido · BARCELONA
SCALPERS
Store Manager - Outlet Mallorca
Indefinido · PALMA
CONFIDENCIAL
Assistant Store Manager
Prácticas · PALMA
CHRISTIAN DIOR COUTURE
Showroom Assistant Intern
Prácticas · MADRID
MURPH
Digital Marketing Junior
Prácticas · MADRID
LVMH PERFUMES Y COSMÉTICOS
Beca Administrativa Dior
Prácticas · MADRID
STUART WEITZMAN
Store Manager
Indefinido · LAS ROZAS DE MADRID
ANTONY MORATO
HR Business Partner - Espana
Temporal · BARCELONA
ADOLFO DOMINGUEZ
Director/a de Arte-Produccion
Temporal · SAN CIPRIÁN DE VIÑAS
Publicidad

Se exige que las marcas de moda paguen más por las confecciones, a 6 años del desastre de Rana Plaza en Bangladesh

Por
Reuters
Traducido por
Rocío ALONSO LOPEZ
Publicado el
today 25 abr. 2019
Tiempo de lectura
access_time 4 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Los trabajadores de la confección en Bangladesh enfrentan salarios más bajos y explotación ya que las marcas de moda no han compensado a las fábricas por las mejoras de seguridad respaldadas por grandes enseñas, dijeron líderes sindicales este miércoles, seis años después del desastre de Rana Plaza.



El colapso de la fábrica a las afueras de la capital, Dhaka, en abril de 2013, causó la muerte de más de 1100 trabajadores, haciendo un escrutinio en las principales marcas y generando demandas de mayor seguridad en el segundo mayor exportador mundial de prendas de vestir confeccionadas.

Sin embargo, según un nuevo informe de Human Rights Watch (HRW), las empresas de moda presionan constantemente a los proveedores de prendas de vestir de Bangladesh para mantener los precios bajos y hacer que la ropa se haga de forma más rápida, lo que resulta en la reducción de costes de seguridad y salarios y el maltrato a los trabajadores.

Dos acuerdos después del desastre de Rana Plaza hicieron que los minoristas participaran en iniciativas para mejorar las condiciones en las fábricas: el Acuerdo de Bangladesh sobre incendios y seguridad en la construcción, firmado por unas 200 marcas y sindicatos importantes, y una alianza sobre la seguridad de los trabajadores.

Pero muchos de los propietarios de fábricas de Bangladesh dijeron que las marcas no habían cubierto el coste de las mejoras de seguridad que habían realizado.

"Aunque hemos tenido que invertir (...) los precios de producción no han subido", dijo Rubana Huq, la recién elegida presidenta de la Asociación de Exportadores y Fabricantes de Prendas de Vestir de Bangladesh, una organización comercial nacional de 4000 miembros.

“Principalmente nos hemos quedado sin dinero”, agregó Huq, también directora gerente de Mohammadi Group, que posee una serie de fábricas que suministran marcas desde H&M a Primark en Bangladesh.

“Los compradores podrían haber ayudado siendo un poco generosos, en lugar de aprovechar la imagen de Bangladesh después de lo de Rana Plaza”, expresó.

Según el informe de HRW, a medida que las fábricas de prendas de vestir competidoras son empujadas a tener precios más bajos por las marcas de ropa globales, los márgenes de ganancias se reducen y esto hace que los salarios de los trabajadores se reduzcan o paguen con retraso, que se restrinjan los tiempos de descanso y aumenten los objetivos de producción.

Esto también deja a las fábricas que habían hecho mejoras de seguridad sin poder competir u obligadas a forzar los costes sobre sus trabajadores al recortar los salarios, según HRW, que instó a las marcas a ser más transparentes y crear contratos más justos con los propietarios de las fábricas.

La banda pop británica Spice Girls dijo en enero que financiaría la investigación de una fábrica de Bangladesh sobre su tratamiento de las mujeres que confeccionan camisetas para una campaña de caridad que apoya la igualdad, tras informes en los medios sobre largos días de trabajo, bajos salarios y abuso.

Se informó que los trabajadores ganaban tan solo 40 céntimos por hora, pero Huq dijo a principios de este año que las fábricas luchan por pagar salarios más altos, ya que no obtienen un precio justo de las marcas.

Syed Ahmed, secretario adicional del Ministerio de Trabajo, dijo que los precios pagados por las marcas habían bajado a pesar de las grandes inversiones de las fábricas para mejorar las condiciones después del colapso de Rana Plaza.

“Las inversiones deberían tener beneficios", manifestó, agregando que respaldaba el estudio de HRW. “Tiene que haber una solución sostenible".


Competencia

Kalpona Akter, lideresa laboral de Bangladesh, indicó que los dueños de las fábricas deberían trabajar juntos para rechazar las marcas que hacen demandas irrazonables y solicitan precios cada vez más bajos.

"Hay mucha competencia entre fábricas, el precio por producir ropa sigue bajando y eso es perjudicial para los trabajadores", sostuvo Kalpona Akter, fundadora y directora del Centro de Solidaridad con los Trabajadores de Bangladesh, un grupo de defensa.

“Los propietarios de fábricas en Bangladesh, junto con los propietarios de otros países, deben aprender a decir que no a las marcas. Eso ayudará mucho a los trabajadores”, remarcó Akter a Thomson Reuters Foundation.

La Iniciativa de Comercio Ético (ETI, por sus siglas en inglés), una organización que representa a marcas, proveedores y sindicatos, señaló que alienta a todas las compañías a seguir las pautas globales de las Naciones Unidas y garantizar que los trabajadores estén seguros, pagados de manera justa y libres de abuso.

“Todos los trabajadores deberían estar libres de explotación y discriminación y gozar de condiciones de libertad, seguridad y equidad”, aseguró una portavoz de ETI en un correo electrónico.

El Tribunal Supremo del país está considerando una apelación del Acuerdo contra una resolución el año pasado que ordenó su cierre, con un organismo regulador nacional preparado para asumir el control.

© Thomson Reuters 2020 All rights reserved.