×
Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
26 may. 2022
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Ted Baker mejora sus resultados, pero aún le queda camino por recorrer hasta la recuperación

Traducido por
Ana Ibáñez
Publicado el
26 may. 2022

Los resultados preliminares para el año de Ted Baker y las cifras del primer trimestre muestran "un aumento de ventas, una mejora del margen bruto y un apalancamiento de costes operativos".


Ted Baker

 
Las cifras no son perfectas, pero demuestran que la marca va en la dirección correcta. Durante el primer trimestre del año fiscal (las 12 semanas hasta el 22 de abril), los ingresos del grupo aumentaron un 20 % en comparación con el año anterior, pero cayeron un 37 % respecto al primer trimestre del año fiscal 2020, por lo que la empresa necesita mejorar sus resultados.

Los avances fueron notables en el Reino Unido y la Unión Europea, aunque sufrió dificultades en Norteamérica y de momento parece que el panorama va a continuar así durante el segundo trimestre. El inicio del segundo trimestre ha sido alentador, con una mejora en la tendencia de ventas físicas y electrónicas con respecto al primer trimestre en los mercados del Reino Unido y la Unión Europea. Sin embargo, la venta minorista en Norteamérica se ha visto "afectada negativamente por la disponibilidad y los problemas en la plataforma de comercio electrónico".

En el primer trimestre, la empresa declaró que los ingresos por ventas minoristas aumentaron un 28 % durante el año y cayeron un 32 % respecto al ejercicio anterior a la pandemia, mientras que las ventas en tienda aumentaron un 137 % y cayeron un 37 % respecto a esos periodos. El comercio electrónico bajó en ambos casos, un 36 % y un 20 %, respectivamente. Aunque la venta mayorista aumentó un 2 % interanual, descendió hasta un 49 % con respecto al ejercicio de 2020. Sin embargo, los ingresos por licencias aumentaron un 40 % en el ejercicio y solo cayeron un 2 % con respecto al primer trimestre previo a la pandemia.

La empresa sigue avanzando en sus ventas a precio completo, con un aumento de 1500 puntos básicos en el primer trimestre, aunque sigue por debajo de los niveles de antes de la crisis sanitaria. El margen comercial también mejoró en 360 puntos básicos con respecto al año anterior.

Este aumento global de ingresos del 20 % estuvo propiciado por la vuelta de los consumidores a la oficina, la celebración de bodas y la recuperación de los viajes, que impactó positivamente a la empresa. Sin embargo, son "conscientes" de la presión de los consumidores por la inflación y el coste de la vida, por lo que el futuro sigue siendo incierto.

La empresa también ha puntualizado que el lanzamiento de su nueva plataforma digital, con una experiencia de usuario mejorada, está ofreciendo una mejor tasa de conversión, aunque la interrupción prevista por este nuevo lanzamiento está afectando negativamente a las ventas electrónicas del primer semestre.

Sus colecciones de primavera-verano 2022 han tenido una gran acogida, la colección de mujer mantiene la fuerza de la temporada de otoño-invierno 2021 y las ventas de vestidos, bolsos y calzado han sido positivas. También han mejorado los resultados en camisas, prendas de punto y jerséis para hombre.

Un año en positivo


 
Ahora vamos a por los resultados para todo el año. En las 52 semanas transcurridas hasta el 29 de enero (ejercicio 2022), los ingresos del grupo aumentaron un 20,5 % hasta los 428,2 millones de libras (unos 502 millones de euros) y un 23,2 % a tipo de cambio constante.

Siguió siendo deficitario, aunque la pérdida subyacente antes de impuestos se redujo a 38,4 millones de libras (45 millones de euros) desde los 59,2 millones del año anterior (69,4 millones de euros).

La aceleración del crecimiento de ventas se produjo con mejoras secuenciales durante el año y las ventas de las marcas del grupo, que ascendieron a 918 millones de libras (1077 millones de euros), aumentaron un 21 % en comparación con el ejercicio de 2021.

El año fue insólito, teniendo en cuenta los múltiples cierres en los distintos mercados, las reaperturas con cautela, la variante ómicron y las recuperaciones completas de los consumidores, a lo que hay que sumar las preocupaciones que surgieron tras el cierre del ejercicio (debido a la invasión rusa de Ucrania, el aumento de la inflación y una crisis de la cadena de suministro que parecía no tener fin).

A lo largo del año, las ventas minoristas sufrieron interrupciones, pero aun así aumentaron un 17,2 %, y las ventas electrónicas representaron el 44,3 % del total (frente al 57,5 % del año anterior, cuando los cierres tuvieron un impacto aún mayor).

En general, la demanda digital se mantuvo por encima de los niveles históricos, con un aumento del 12,7 % en dos años, pero "cayó por debajo de los niveles que vimos durante el primer confinamiento, ya que revisamos nuestro enfoque promocional en función de los niveles de stock y liquidez". Los resultados de las ventas electrónicas fueron buenos en las concesiones, y algunos de los socios, como John Lewis y Next, "han obtenido muy buenos resultados".

Desde el punto de vista del producto, el repunte de la ropa de fiesta en la segunda mitad del año, junto con la ropa formal y los trajes, "fue una señal alentadora de que la gente está lista para volver a la normalidad".

Ted Baker obtuvo buenos resultados en los accesorios y el calzado para mujer. Sin embargo, la ropa de hombre no obtuvo tan buenos resultados como se esperaba, en particular, la ropa de abrigo, "donde algunas de las propuestas no tuvieron tan buena acogida entre nuestros clientes principales como esperábamos", explicó la compañía.

También apuntó que "cuando se recuperó la confianza del consumidor en la primera mitad del año, vimos una mejora significativa de ventas en nuestras concesiones norteamericanas y en los centros comerciales de Norteamérica y el Reino Unido". Algo que también se reflejó en el retorno de la afluencia de público en la primera parte del cuarto trimestre. "Aunque no se alcanzaron los niveles previos a la pandemia, sí que vimos un aumento, con muchos más clientes saliendo de compras. Hemos obtenido buenos resultados en las seis semanas de actividad desde principios de noviembre".

Pero la variante ómicron y las restricciones de principios a mediados de diciembre hicieron que la afluencia de público disminuyera, primero en Europa y luego en el Reino Unido y Estados Unidos. "Con el cambio de ánimo que supuso el levantamiento de las restricciones en el Reino Unido a finales de enero, y con un mayor optimismo sobre el cambio de mentalidad, esperamos ver un retorno similar a la recuperación del tráfico en tiendas", apuntó la empresa.

En cuanto a las licencias, la empresa sostiene que los ingresos aumentaron un 21,7 % hasta los 15,2 millones de libras (17,8 millones de euros), con un fuerte crecimiento en gafas, además de buenos resultados en la ropa infantil y en la lencería en colaboración con Next. Sin embargo, las ventas de ropa formal "siguieron siendo bajas", especialmente en el primer semestre.

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.