×
Publicidad
Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
18 nov. 2021
Tiempo de lectura
5 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Transformar la cadena de suministro es una prioridad para el sector de lujo

Traducido por
Diana León Banda
Publicado el
18 nov. 2021

Las lecciones aprendidas de la pandemia llevarán a las empresas de moda y lujo a revisar a fondo su cadena de suministro, acercándose a sus proveedores para ganar flexibilidad, al tiempo que integran más sostenibilidad. Una revolución destinada a acelerar la racionalización de todo el sector textil y de la confección. Estas son las conclusiones de un estudio presentado el miércoles en Milán por Sistema Moda Italia (SMI), que federa a las empresas del sector, con motivo de su asamblea pública.


Uno Maglia, el fabricante de punto comprado por Holding Industriale - holdingmoda.it


En los primeros nueve meses de 2020, la industria mundial del lujo perdió 13 000 millones de euros, es decir una contracción del 31 % en relación con 2019. Este descenso ha afectado a las empresas de forma desigual. Así, el 40 % de ellas se vio afectada por una caída de más del 35 % en sus ventas. En los bienes personales de lujo, la caída de la demanda se elevó a un 20-25 %. En este periodo de recuperación, la gama alta del mercado se recuperará con más fuerza y rapidez que el segmento premium.
 
Como señala el autor del informe, Luca Bettale, socio de Long Term Partners, la oficina italiana de OC&C, la recuperación es sólo parcial, ya que los mercados europeos y japoneses están aún muy lejos de sus niveles previos a la pandemia y los flujos turísticos siguen siendo escasos, al tiempo que surgen nuevos aspectos críticos que añaden incertidumbre, como la explosión de los precios de la energía y las materias primas. A esto se suman las grandes tendencias de fondo, que se han acelerado con la pandemia: la explosión de las compras locales; el aumento de poder de las generaciones más jóvenes, con gustos de ropa orientados hacia una moda más cómoda en detrimento de la ropa formal; la personalización cada vez más solicitada de los productos y servicios; el aumento de poder de la digitalización, que ha pasado del 5 al 20 % de la facturación de las marcas; la sostenibilidad, que se ha convertido en un requisito previo en la mayoría de las compras de lujo; y, por último, la importancia de la tecnología.

"Con el Covid-19, los agentes del mercado han tomado conciencia de la extrema vulnerabilidad de su modelo ante la discontinuidad de la demanda. También tienen que tener en cuenta nuevos parámetros, como el crecimiento en todos los mercados de la gran atención a las cuestiones ecológicas, que determina cada vez más la compra de un bien de lujo, especialmente entre los jóvenes. Estos últimos quieren circularidad y acuden a las marcas que la aplican", afirmó el investigador.
 
En este contexto, es urgente que la industria del lujo adopte un proceso de toma de decisiones más rápido y, sobre todo, que revise su modelo operativo, empezando por su organización interna, su compromiso con los proveedores y su logística ascendente y descendente. El objetivo es protegerse mejor contra las situaciones de riesgo, por ejemplo, dejando de llenar los almacenes y las boutiques al principio de la temporada para guardar los productos en un lugar central y así distribuirlos cuando sea necesario. Las marcas deben integrar dos nuevos elementos fundamentales en su modelo de negocio, según Luca Bettale: el valor del tiempo, que se ha vuelto mucho más importante, y la sostenibilidad.
 
Según Bettale, esta reorganización radical llevará a las empresas a optimizar su cartera de proveedores, identificando las deficiencias de su cadena de suministro y la forma de remediarlas. "Todas las empresas están evaluando un cambio de proveedores para elegir a los más receptivos y capaces de adaptarse a las limitaciones de la producción sostenible. Nos dirigimos a una selección muy fuerte, en la que inevitablemente habrá ganadores y perdedores. En este tema, Italia está en primera posición y debe seguir estándolo. Por lo tanto, habrá un acercamiento necesario con los proveedores y programas compartidos por ambas partes en términos de sostenibilidad y responsabilidad social", señaló.


La asamblea pública de SMI donde se presentó el estudio - SMI


"Para iniciar ese cambio, la tecnología y la gran escala son esenciales. Esto significa crear todo el proceso con un aporte tecnológico fundamental y una conexión entre todas las partes interesadas. Se necesitan grandes inversiones, así como un enfoque a gran escala, que puede ser horizontal, por ejemplo en torno a la producción de un mismo tipo de producto, o vertical, ofreciendo un servicio completo", explicó Luca Bettale.
 
En concreto, esta nueva visión implica que los proveedores deben ofrecer una creatividad continua y un rápido desarrollo de prototipos, siendo capaces de dar ideas constantemente a las marcas más demandadas. También necesitan planificar y gestionar la demanda mediante la producción de lotes económicos más pequeños que se entregan con mayor frecuencia. La entrega ya no debe verse como una fecha límite, sino como una cita.
 
Introducir la flexibilidad en todo el proceso en estos nuevos modelos de producción significa también compartir los costes con los clientes. Del mismo modo, los proveedores tendrán que compartir los objetivos y los costes con las marcas en términos de inversiones plurianuales para la sostenibilidad. Un desarrollo que empujará al sector a ser más agregado. Esto se traduce, por un lado, en la verticalización, con cada vez más casas y grupos de lujo que compran a sus proveedores, y por otro, en operaciones de agregación dirigidas por fondos de inversión.
 
"En resumen, debemos centrarnos en la proximidad de la producción. Así que olvídate de China, Vietnam, Bangladesh e India, en favor de una plataforma europea y un poco más de Turquía. Tenemos que centrarnos en modelos más eficientes para establecer una relación más flexible con proveedores más reactivos, manteniendo una atención extrema al medioambiente", concluyó Luca Bettale.
 

Copyright © 2022 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.